Feijóo lanza una caza de brujas en RTVE

Nueve diputados del Grupo Parlamentario Popular instan a la directora de RTVE a verificar la identidad de los periodistas del ente público que firmaron un manifiesto promovido por CTXT

Feijoo-SilviaIntxaurrondo

Cuando la dimisión en diferido de Pedro Sánchez puso sobre la mesa el debate de los pseudomedios de comunicación, el líder del PP, Núñez Feijóo, abordó la problemática mundial de las fake news de una manera de lo más sorprendente: quieren intimidar a los periodistas, quieren impedir que trabajen en libertad, dijo. Eduardo Inda, Iker Jiménez, Javier Cárdenas y demás profesionales de reconocido prestigio se dieron por aludidos con el señalamiento del presidente y suscribieron la reflexión del líder de la oposición sin imaginar que, semanas más tarde, sería el mismo Partido Popular el que arrancaría una caza de brujas en el seno de RTVE.

Lo ha hecho por escrito y en sede parlamentaria. En una pregunta remitida el pasado 30 de mayo a la mesa del Congreso, nueve diputados del Grupo Parlamentario Popular instan a la directora de RTVE a verificar la identidad de los periodistas del ente público que firmaron un manifiesto promovido por CTXT bajo el título: “Los gobiernos se eligen en las urnas. No al golpismo judicial y mediático”. Como no se llamaría caza de brujas sin una bruja a la que cazar, la pregunta de los diputados populares señala, con nombres y apellidos, a una periodista en concreto. Es Silvia Intxaurrondo, en la diana del PP desde que, en julio del pasado año y en plena campaña electoral, desmintiese en directo una falsedad lanzada por Núñez Feijóo en plena entrevista. Aquel “no es correcto, señor Feijóo” –y tal y como decía la periodista, no era correcto– sigue retumbando a día de hoy en la calle Génova. Con bastante fuerza, a juzgar por las continuas campañas lanzadas desde el PP y sus medios afines contra quien se atrevió a pararle los pies a una información falsa.

El paso adelante dado por el PP, exigiendo en sede parlamentaria conocer la identidad de aquellos periodistas de la televisión y radio públicas firmantes de ese manifiesto, supone un aumento en el grado de acoso contra la autonomía de los profesionales, pero no una novedad formal. Según señala la propia Intxaurrondo, son ya decenas las veces en las que el PP ha utilizado la Comisión Mixta de Control Parlamentario para señalarla personalmente. En la mayoría de las ocasiones, a raíz de informaciones falsas publicadas, precisamente, por medios subvencionados por administraciones en manos del PP. Es un círculo de lo más previsible y es del todo razonable que la cacería, que comenzó como desagravio por un bulo desmentido, alcance su máximo esplendor apoyándose en bulos. Es igualmente razonable que el Partido Popular, que lleva meses poniendo en la diana a una periodista por haber hecho su trabajo, quiera ahora saber cuántos más podría haber como ella en RTVE. Cuántos dispuestos a no ser neutrales en esta batalla entre la información y la desinformación.

Que el PP exija una lista con los nombres y apellidos de los periodistas firmantes de un manifiesto que reniega de la guerra sucia judicial y mediática no parece, desde luego, la mejor de las estrategias para autoproclamarte defensor de la libertad de prensa. Que quienes niegan haber generado un ecosistema mediático cuya materia prima es el bulo persigan, precisamente, a una periodista que se atrevió a desmentir en directo un dato falso, es un fenómeno paranormal que, con toda seguridad, Iker Jiménez tratará en su programa. Visto lo visto, aquel manifiesto tenía todo el sentido. Visto lo visto, es probable que sus firmantes tengan problemas laborales el día que Feijóo llegue a la Moncloa dispuesto a defender la libertad de prensa.

Fuente: Gerardo Tecé en ctxt.es

separacb
.
También podría interesarte