En la fase 1 de la desescalada se permitirá que grupos de hasta 10 personas se reúnan en domicilios y las terrazas abran al 50%

Algunas islas canarias que tienen 0 casos desde hace un mes y Formentera, en Baleares, entran este 4 de mayo en la fase 1, y otras provincias que estén listas según los criterios de Sanidad lo harán a partir del día 11.

El Gobierno permitirá reunirse a grupos de hasta 10 personas en casas particulares, terrazas o al aire libre a los ciudadanos de las zonas que pasen a la fase 1 de desescalada.
Las islas canarias de La Gomera, El Hierro y La Graciosa y la balear Formentera iniciarán esa etapa el día 4 de mayo, y el resto de provincias e islas que estén listas lo harán el 11. A partir de ese momento, cada 14 días el Ministerio de Sanidad valorará la situación mediante un informe de la situación epidemiológica que presenten las comunidades autónomas. Aunque haya negociaciones bilaterales, la última decisión la tendrá el Ministerio.

Las medidas que definen la fase 1, entre ellas el límite para las reuniones de grupos de ciudadanos, estarán reflejadas en el Boletín Oficial del Estado de este domingo, para que puedan entrar en vigor el lunes en los territorios correspondientes. El ministerio todavía no ha hecho públicos los criterios por los que se permitirá a las comunidades pasar a la fase 1, pero las islas que lo hacen, en el caso de las canarias, lo hacen con 0 pacientes nuevos confirmados en el último mes; en Formentera, con una ocupación de los hospitales de solo el 41% con personas no-COVID-19. El técnico de Sanidad Fernando Simón ha explicado esta misma mañana que los datos y umbrales no son «únicos», sino que se analizarán en cada zona según sus parámetros.

En un principio, el presidente Pedro Sánchez dijo que las reuniones de grupos reducidos tendrían que ser en las terrazas de bares que abrieran, pero finalmente fuentes de La Moncloa han confirmado que podrán ser en domicilios hasta ese número de 10 personas y manteniendo las debidas distancias físicas de seguridad –2 metros– y la higiene. No tendrán que ser solo entre convivientes, sino que pueden ser familiares, vecinos, o amigos, aunque quedan excluidas las personas que pertenezcan a grupos vulnerables y las que tengan síntomas de COVID-19, estén infectadas o en cuarentena. En la fase 1, el perímetro de movimiento será la unidad territorial sobre la que se tomen decisiones, es decir, en principio, la provincia. Pero el Ministerio está abierto a que, si algún gobierno autonómico propone otra demarcación territorial –como la zona sanitaria, u otra más amplia–, valorarlo y, si está debidamente justificado, aprobarlo.

Este sábado, Sánchez ha avanzado en una comparecencia otros detalles de la desescalada. Las mascarillas serán obligatorias en el transporte público desde este lunes día 4. El presidente ha dado por hecho que el estado de alarma se mantendrá hasta que se inicie la «nueva normalidad» dado que es el instrumento jurídico para poder mantener las restricciones de movilidad, a pesar de que comunidades y grupos políticos cada vez se muestran más lejos de esa decisión dado que reclaman que sean los gobiernos regionales los que piloten la desescalada. «Sabemos que el estado de alarma ha funcionado», ha afirmado.

Terrazas al 50%

Además de las reuniones de grupos, las mismas fuentes de La Moncloa han aclarado otros aspectos de la fase 1. En los establecimientos, durante esta etapa se eliminará el requisito de cita previa, aunque se mantendrá el horario de atención preferente para mayores de 65 años. Las terrazas podrán, finalmente, abrir al 50% de su capacidad en la fase 1 de la desescalada. El Gobierno ampliará el aforo permitido: del 30% que anunció el pasado martes al 50%, según las mismas fuentes. Deberá mantenerse la distancia de dos metros de seguridad.

Además, el único sector de la construcción que no había vuelto al trabajo podrá hacerlo a partir de este lunes, día 4 de mayo. A partir de entonces se permitirá hacer reformas en locales y viviendas, siempre que estos no estén habitados y que no requieran contacto con los vecinos del edificio. Durante los trabajos de reforma, los trabajadores no podrán usar las zonas comunes y deberán cumplirse las normas de precaución y seguridad habituales.

Todo el comercio minorista puede abrir con cita previa a partir del lunes 

El Gobierno permitirá, a partir del próximo lunes día 4 y en todo el territorio español, la apertura de todos los comercios minoristas de hasta 400 metros cuadrados, siempre que sea con cita previa y puedan garantizar atención individual. Los comercios deberán dejar una franja de atención preferente a mayores de 65 años, la misma franja establecida para los paseos de estas personas. Las compras pueden hacerse dentro del término municipal, salvo en municipios pequeños donde no exista la actividad comercial a la que el ciudadano quiera ir (en ese caso, puede desplazarse a otro más grande y no necesariamente colindante).

Los comercios que abran, además, deberán aplicar estrictas medidas de seguridad: higienizar al menos dos veces al día (una, cuando termine la jornada), lavar a diario los uniformes y no permitir el uso de aseos salvo necesidad. En el caso de tiendas de ropa o calzado que tengan probadores, estos deberán limpiarse cada vez que alguien los use. La norma se aprobará mañana en el BOE, indican fuentes de Moncloa.

Desde el lunes también estará permitida la recogida de comida en restaurantes, bajo esta misma norma: solo puede haber un cliente recogiendo por empleado. Hasta ahora, solo se permitía la entrega a domicilio.
Fuente: Analía Plaza Belén Remacha en eldiario.es