El presidente del Parlament balear de Vox rompe la foto de una víctima fusilada por Franco y echa a dos diputadas socialistas

“¿Ya tienen el espectáculo que han venido a buscar?”, ha espetado Gabriel Le Senne en pleno debate de la derogación de la Ley de memoria democrática balear por parte de la extrema derecha con el apoyo del PP. Los partidos de izquierdas han reclamado en bloque su dimisión

foto-AuroraPicornell-parlamentomallorca

En una escena inédita, el presidente del Parlament balear, Gabriel Le Senne (Vox), ha desatado la polémica este martes al arrancar y destrozar en pleno debate un retrato de Aurora Picornell, icono del republicanismo en Mallorca fusilada por el franquismo, toda vez que ha ordenado retirar las fotografías de otras víctimas del fascismo que los diputados del PSIB-PSOE y los ecosoberanistas de Més han colocado en sus mesas durante la toma en consideración de la Proposición con la que Vox, con el apoyo del PP, pretende derogar la Ley de memoria democrática balear.

Dirigiéndose a la vicepresidenta segunda y la secretaria segunda de la Mesa, Mercedes Garrido y Pilar Costa, respectivamente, Le Senne les ha exigido que retirasen los retratos de Picornell y las ‘Rojas del Molinar‘ que tenían expuestas: “Ya los han tenido un buen rato”, les ha proferido, a lo que Garrido le ha respondido: “Estos retratos están aquí como acto de justicia y como acto de reparación de mujeres asesinadas por verdugos falangistas”. Acto seguido, el presidente del Parlament ha cerrado violentamente el ordenador de Garrido, ha roto las imágenes y ha ordenado la expulsión de las socialistas, lamentándose de que “esto no había sucedido en 40 años. La Mesa debe ser neutral”. “Me hubiera gustado comportarme de otra manera, pero no me han dejado alternativa”, ha espetado.

“¿Ya tienen el espectáculo que han venido a buscar?”, ha continuado el máximo responsable de la Cámara autonómica, mientras el portavoz socialista, Iago Negueruela, le preguntaba “qué desórdenes pueden promover las fotos de mujeres asesinadas durante el franquismo”. Ante la indignación expresada por los diputados de la oposición, Le Senne ha continuado aplacando sus críticas. “Si no aceptan el orden tendré que expulsarlos a todos. Podría ser más estricto y he tenido manga ancha”, ha manifestado entre las risas de sus compañeros de partido y los guiños del portavoz del PP, Sebastià Sagreras, a la oposición. Tanto PSIB como Podemos y Més per Mallorca han pedido en bloque la dimisión del presidente parlamentario.

Los hechos también han provocado la reacción del ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres, quien ha calificado lo sucedido de “lamentable” y ha reclamado la “total condena de cualquier demócrata”. “El presidente de un parlamento es un cargo institucional que está para moderar el debate. Lo que hemos visto es un acto violento rompiendo una foto de personas que han sido fusiladas por defender la libertad y la democracia. Un acto absolutamente aborrecible, lo que acaba de ocurrir en el Parlament Balear, que merece total condena de cualquier demócrata”, ha reaccionado Torres en declaraciones a los periodistas desde el Senado.

El episodio ha tenido lugar inmediatamente después de la intervención del parlamentario del PSIB Omar Lamín, quien ha criticado el “retroceso inadmisible” que supondrá la derogación de la Ley y, con ello, “su compromiso con la verdad, la justicia y la reparación”. “No podemos permitir que la voz de la memoria y de las víctimas sea borrada y silenciada. No podemos permitir que el pasado sea olvidado. Las víctimas del franquismo merecen que su lucha sea reconocida y sus derechos, respetados. No podemos permitir que su memoria sea atacada”, ha recalcado.

La tensión ha continuado sobrevolando la sesión plenaria cuando, en otro momento, la diputada de Podemos Cristina Gómez, al subir a la tarima, se ha girado para dirigirse a Le Senne y le ha criticado que “haya empleado la fuerza física” y “permita que [Vox] haya acusado al PSOE de ser los únicos con las manos manchadas de sangre”, como había manifestado momentos antes el diputado de extrema derecha Sergio Rodríguez. “No es que tenga que pedir disculpas, es que está tardando en dimitir”, le ha espetado.

Por su parte, el PP ha dejado este martes el camino despejado a Vox para derogar la Ley balear de memoria y reconocimiento democráticos. Durante el último pleno ordinario celebrado en el Parlament antes del verano, los conservadores han confirmado su apoyo a la supresión de la normativa aludiendo a supuestas “duplicidades, disfunciones y solapamientos” con la Ley de memoria democrática estatal, contra la que los populares votaron en contra.

El PP replica el discurso de Vox: “La memoria, lejos de unirnos, nos separa”

La diputada popular Cristina Gil ha lamentado durante su intervención, recogiendo el testigo de la extrema derecha, que “la memoria, lejos de unirnos, nos separa”, al tiempo que ha apelado a ponerla “al margen de intencionalidades políticas”. En esta línea, ha aseverado que, con la derogación de la normativa balear, continuará teniendo “plenamente aplicable” la Ley estatal 20/2022 de memoria democrática. Asimismo, ha criticado a las formaciones de la oposición que “hablen de derechos humanos” y que aludan “a la opinión personal de unos relatores de la ONU a los que Pedro Sánchez encargó un informe en un supuesto que no es el nuestro”. 

Por su parte, el diputado de Vox Sergio Rodríguez, encargado de defender la iniciativa, ha señalado a los socialistas que “lo primero que deberían hacer, antes de realizar leyes de memoria, es pedir perdón por su parte de responsabilidad en el inicio de la Guerra Civil y en la represión posterior del bando republicano”, acusando al PSOE de ser “el único partido heredero de aquel periodo y el único partido en esta Cámara que tiene las manos manchadas de sangre”. “Podrán derribar cruces e intentar falsear la historia pero no conseguirán enfrentar a los españoles de forma violenta y fratricida”, ha espetado, recriminando que la ley que prevén derogar “cercena libertades”. 

La ya práctica derogación de la normativa balear ha desatado la reacción de organismos internacionales como la ONU y Amnistía Internacional así como de numerosas organizaciones ciudadanas. Esta misma mañana, unas 200 personas han clamado a las puertas de la Cámara autonómica contra la eliminación de una normativa pionera a nivel estatal que ha permitido a las instituciones públicas investigar las violaciones de derechos cometidas por los fascistas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Al grito de “sin memoria no hay democracia”, “fascistas, fuera del Parlament” y “Memoria, justicia, verdad y reparación” y con varias banderas republicanas ondeando, la protesta ha sido convocada por la asociación Memòria de Mallorca con el objetivo de mostrar su rechazo a la iniciativa de la extrema derecha.

A través de una carta dirigida al PP, el colectivo ha exigido de los conservadores su consideración hacia “las más de 2.000 víctimas asesinadas” por el fascismo en Balears, “las más de 10.000 víctimas encerradas en prisión” durante el periodo de la Guerra Civil y la dictadura franquista, las que “sufrieron condenas y sentencias a muerte manifiestamente injustas”, las que fueron “ejecutadas extrajudicialmente” y las que “sufrieron desapariciones forzadas”, además de tener presente “el sufrimiento que están ocasionando de nuevo a sus familias”.

“Todas ellas están reconocidas en la Ley citada y todas ellas tienen la consideración de víctimas de violaciones de los derechos humanos con los derechos a la verdad, la justicia, la reparación, las garantías de no repetición y la memoria”. “Cojan sus nombres y háganlos suyos como personas que nos precedieron en la lucha por la democracia demostrando así que son un partido democrático; posiciónense al lado de las víctimas, defiendan, con la no toma en consideración de la derogación a petición de la extrema derecha de una Ley que sólo ha otorgado derechos y beneficios, que la memoria no es una cuestión de partidos políticos sino de derechos humanos”.

Fuente: Esther Ballesteros en eldiario.es
Foto portada: Foto de Aurora Picornell rota por Gabriel Le Senne Presidente Parlamento Balear del X de @AlanBarrosoA

separart

Fuente: Yolanda Rodriguez Gonzalez en mundoobrero.es

Frente al odio, la memoria de Aurora Picornell y de todas las víctimas del franquismo

La ONU proclamó el 18 de junio como día internacional contra el odio. Este mismo día el presidente del parlamento Balear, Gabriel Le Senn de VOX ha destrozado la fotografía de Aurora Picornell “la Pasionaria de Mallorca”.

El control político autonómico de la derecha y la extrema derecha, como abanderados del negacionismo, el revisionismo histórico y la equidistancia han obstaculizado en gran medida el impulso real de las políticas públicas de memoria democrática. La alianza de la derecha y la extrema derecha está derogando en las comunidades autónomas las leyes existentes, y aprobando leyes llamadas de “concordia”.  El Tribunal Constitucional ha suspendido de manera cautelar la derogación de la ley de memoria de Aragón, y es probable que esta suspensión se aplique a otras comunidades.

“Aurora Picornell Femenies, Catalina Flaguer Pascual, Antonia Pascual Fraguer, María Pascual Fraguer, Belarmina González Rodríguez” las rojas de Molinar, fueron militantes comunistas asesinadas por el fascismo durante la guerra civil; hoy un heredero de aquellos asesinos ha roto un retrato de estas mujeres.

La ley de memoria democrática de Baleares permitió la excavación y el hallazgo de los restos de mujeres asesinas durante el golpe militar franquistas, víctimas y represaliadas de la dictadura. En 2022 se confirma la identificación de Aurora Piconell Femenies en la fosa de Son Coletes de Manacor, y con ella el del resto de las “rojas de Molinar”, sus verdugos querían hacerlas desaparecer y borrarlas de la historia.

Aurora Picornell Feminies fundo el sindicato de costureras, militante comunista, lucho por romper el papel tradicional de las mujeres, feminista e impulsora de la celebración del día internacional de las mujeres en Baleares en 1934, tenía 26 años cuando fue violada y asesinada por los falangistas; el 5 de enero de 1937, en un bar de Es Molinar un fascista visiblemente feliz, sacaba un sujetador del bolsillo y anunciaba la muerte de Picornell. “La Pasionaria de Mallorca” había sido nombrada hija predilecta por la Diputación mallorquina; un neofascista rompe sus fotografías (evocando gestas nazis cuando se quemaban los libros), expulsando del pleno a dos diputadas socialistas que formaban parte de la mesa. Gabriel Le Senn, presidente del parlamento balear, con esta actitud demuestra su odio hacia las personas represaliadas del franquismo, luchadoras por las libertades y la justicia social, no puede presidir una institución democrática.

Esta actuación forma parte de la estrategia de la derecha y la extrema derecha de impulsar la memoria antidemocrática y su intento de debilitar la democracia y retroceder en derechos y libertades.

El PCE ante estas actitudes, frente a las falsedades pseudohistóricas, el blanqueamiento de la dictadura abogamos por una respuesta colectiva que sitúe la verdad historia como eje central de la memoria democrática; reforzar la dimensión de la lucha antifascista para combatir cualquier intento de retroceso democrático en nuestro país.

Frente al odio, frente al neofascismo, reclamamos la memoria de Aurora Picornell Femenies y de todas las víctimas del fascismo.

La derecha y la extrema derecha en nuestro país siempre han pretendido borrarlas de la historia, no saben que fueron semilla, que son historia de vida; porque ellas fueron, nosotras somos y otras serán.

Fuente: Yolanda Rodriguez Gonzalez en mundoobrero.es

.
También podría interesarte