El movimiento vecinal se une para pedir a los partidos que combatan los discursos de odio que la ultraderecha pretende instalar en las instituciones

Ante la próxima celebración de elecciones generales el domingo 23 de julio, la Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales (CEAV), entidad que agrupa más de 3.000 entidades y más de un centenar de federaciones de todo el territorio español, la FRAVM entre ellas, manifiesta la preocupación que le causa la irrupción de la ultraderecha en el panorama político y mediático, hasta alcanzar espacios parlamentarios y de gobierno…

La llegada de la ultraderecha al poder está comportando el peligro de que se aparquen valores sociales esenciales de protección social y además, se abracen postulados racistas, machistas, misóginos, xenófobos y homófobos con la máxima naturalidad. Ante esta situación, la CEAV pide a todos los partidos políticos que combatan con todos los medios que tengan a su alcance los discursos de odio que la ultraderecha pretende instalar en las instituciones y les recuerda que es una labor de los demócratas detener esa perniciosa construcción intolerante de la sociedad.

Defendemos que nuestras ciudades, pueblos, barrios y calles sean lugares de encuentro y solidaridad, con vecindarios plurales y heterogéneos, donde se asuma y se integre la diferencia sin cuestionamientos ni recelos. Y que el respeto se extienda a todas las personas ya que nadie puede ni debe sufrir discriminación por razón de raza, origen u orientación sexual.

Proclamamos que la Igualdad es un derecho irrenunciable e imprescindible y que hay que agilizar la consecución de derechos a los colectivos más desfavorecidos. Que frente al machismo que mata no puede haber excusas ni trabas. Que hay que acabar con el patriarcado, la lacra que arruina familias, barrios y municipios enteros.

Denunciamos, en la misma línea que la Red Estatal de Mujeres Vecinales que forma parte de la CEAV, aquellos pactos que niegan la violencia machista y los derechos de las mujeres y que pretender derogar leyes que reconocen derechos y protección de este colectivo.

Exigimos poder habitar barrios dignos, seguros, sostenibles y saludables, con servicios y equipamientos públicos suficientes y adecuados. Empujaremos para que todos los gobiernos impulsen medidas concretas y urgentes para conseguirlos.

Rechazamos cualquier posicionamiento partidista que proponga políticas que restrinjan derechos democráticos, que obstaculicen los derechos de igualdad, que sean insolidarias con la población vulnerable o que sean discriminatorias contra de los logros y derechos sociales conquistados con gran esfuerzo durante muchos años.

Invitamos desde las confederaciones, federaciones y asociaciones vecinales a los partidos políticos con representación institucional y a la ciudadanía en general a defender las libertades y a consolidar los derechos humanos frente a los que los desprecian, minimizan o entorpecen con sus actos y proclamas.

Apoyaremos postulados democráticos y equitativos, dialogando y cooperando con las Administraciones Públicas, entidades sindicales, de consumidores/as y colectivos cívicos que propugnen acciones sociales solidarias, feministas, ecologistas, integradoras e igualitarias.

Finalmente, hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos y ciudadanas de este país para que acudan a los colegios electorales el próximo 23 de julio, ejerzan su derecho a votar y conviertan la cita con las urnas, una vez más, en un ejemplo de participación cívica y democrática.

Fuente: aavvmadrid.org

También podría interesarte