Díaz se postula para seguir haciendo “política de la buena” y no se borra de candidata a las generales

La vicepresidenta tercera del Gobierno asegura que “no se va” del espacio político de Sumar. Izquierda Unida llama a un frente amplio y su coordinador cree que hay que superar el personalismo de Díaz para abrir una nueva etapa

carteles-eleccioneseuropa24

Menos de 24 horas después de que Yolanda Díaz anunciase en una breve alocución su salida de los cargos orgánicos de Sumar, la propia vicepresidenta tercera manifestó que no se retirará de la política, que seguirá como presidenta del grupo parlamentario plurinacional e insinuó que se postulará como cabeza de lista en unas próximas elecciones generales. “Ahora Sumar va a dar un trabajo tranquilo desde el jueves y hacemos esto para ganar en las siguientes elecciones generales. Vamos a preservar el Gobierno, seguir dando pasos adelante y en las próximas generales, propiciar que sigamos teniendo un Gobierno de coalición progresista”, ha manifestado.

En un encuentro en el seno de la Organización Internacional del Trabajo, la política ferrolana aseguró “No me voy, me quedo” y dijo que el paso que le llevó a anunciar un paso a un costado el pasado martes es “política de la buena”. Se espera que el jueves 13 la dirección del partido decida los pasos a seguir, pero queda claro que seguirán siendo guiados por su impulsora. No hay aun, eso sí, fecha para la asamblea o congreso fundacional de Movimiento Sumar, en la que se debe votar el órgano de dirección, una ponencia política y una ponencia organizativa.

Dentro del movimiento magenta —que no es lo mismo que la coalición electoral ni el grupo parlamentario— se daba por hecho el lunes que la renuncia de Díaz no iba a generar un proceso de sucesión. Díaz parece hoy decidida a concurrir por segunda vez en la lista de las elecciones generales, cuando sea que se produzcan, y el paso de ayer está más orientado a descargarle de responsabilidad organizativa. En esta faceta, la líder de Sumar ha tenido problemas en el pasado, especialmente en la política hecha en Galicia, y hoy parece claro que tratará de reconectar con el electorado a través del Consejo de Ministros y como líder espiritual —o principal activo, como dicen en Sumar— de la organización que nació bajo su impulso.

Maíllo reclamó que el protagonismo en la nueva etapa sea de las organizaciones y afirmó que la “personalidad de Yolanda ha condicionado el desarrollo del proyecto”

No obstante, las reacciones al anuncio del lunes no son fáciles de embridar. El principal socio de Sumar, Izquierda Unida, que sostuvo los resultados de la formación en las pasadas elecciones europeas en la plaza clave de Andalucía, parece decidido a impulsar un cambio de página. El secretario general de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, expuso en la Cadena Ser su convicción de que el espacio de Sumar —en este caso, la coalición— está “superado”.

Maíllo reclamó que el protagonismo en la nueva etapa sea de las organizaciones y afirmó que la “personalidad de Yolanda ha condicionado el desarrollo del proyecto”. Mensaje que se completaba con la evaluación de los resultados de cara a la militancia, “una gran decepción” para una organización que hasta la fecha nunca se había quedado sin diputados en Bruselas. Maíllo insistió en la entrevista en que la organización que dirige quiere estar en un frente amplio “se llame como se llame”, algo que ha abierto la puerta en canal al debate sobre la unidad de la izquierda. 

Más tajante en su distanciamiento ha sido Compromís que, a través de su portavoz parlamentaria Águeda Micó, ha asegurado que “no formará parte de ninguna reagrupación a nivel estatal de la izquierda española”. Más Madrid, después de que algunos de sus representantes en la Asamblea de Madrid protestaran el domingo por los malos resultados de Sumar, que también dejaron a la formación regionalista lejos de obtener representación, no ha participado públicamente en las últimas horas en la reflexión sobre los pasos a tomar.

El elefante encima de la mesa se llama Podemos. La formación morada no ha emitido mensajes en un sentido o en otro, pero a día de hoy la unidad no parece encima de la mesa, no desde luego mientras no se aclaren las cosas. El portavoz de los morados, Javier Sánchez Serna, manifestó que no se van a meter en cuestiones de índole interna de otros partidos. Ione Belarra, la secretaria general, marcó en otra entrevista —en RNE— la línea política que ha trazado el partido, basada en la crítica a la militarización y el “consenso bélico” de la Unión Europea. 

Fuente: elsaltodiario.com
Foto portada: David F. Sabadell

separacb
.
También podría interesarte