Día Mundial de la Alergia, algunos datos y dudas sobre esta reacción

Se calcula que una cuarta parte de las personas de los países desarrollados tienen alguna alergia, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica

alergias

Hay quienes tienen alergia a sustancias como el polen, los ácaros de polvo, los alimentos o las picaduras de los mosquitos. Los síntomas que causa a veces son muy intensos y evidentes, y otras veces pasan desapercibidos y apenas causan molestias.

¿Por qué aparecen y desaparecen las alergias?

Actualmente, no se sabe.

Por un lado, para que aparezcan, tiene que haber un trasfondo genético, pero también parece necesaria la presencia de otro tipo de señal ambiental como una lesión de un tejido, un momento de estrés o un desequilibrio en la microbiota, los microorganismos que habitan en nuestros cuerpos, que produzca que nuestro cuerpo esté alterado y reconozcamos ese elemento como un peligro.

Con respecto a su cura, en muchos casos estas desaparecen con la edad. La ‘memoria alérgica’ desaparece o se logra atenuar los síntomas debido a una desensibilización del paciente al alérgeno que se ha ido exponiendo poco a poco de forma natural. Aun así, el método sobre el que más evidencia hay (aunque no es efectivo para todos) es la inmunoterapia (vacunas para las alergias).

¿Las alergias afectan a la donación de sangre?

La donación de sangre es muy importante para el sistema de salud y donar salva vidas. Pero, ¿qué ocurre si un donante tiene alergias? Concretamente, nos habéis preguntado por el caso de la penicilina. La respuesta es que sí se tiene en cuenta y los alérgicos pueden donar.

Consolación Martínez Redondo, doctora en Medicina por la Universidad de Murcia y médica especialista en Hematología que nos ha prestado sus superpoderes, confirma a Maldita.es que para donar sangre “se tienen en cuenta las alergias del donante, para no dañarle“: “Por ejemplo, si se es alérgico al látex o al esparadrapo o hay antecedentes de reacción cutánea por algún desinfectante clínico. Ahora bien, que el donante sea alérgico a medicamentos no contraindica la donación”.

¿Es verdad que hay menos problemas con la alergia al polen los días de lluvia?

La respuesta rápida es que , las precipitaciones provocan que los granos de polen se humedezcan, pesen más y se queden en el suelo, lejos de las vías respiratorias. La respuesta completa requiere más espacio para explicaciones, porque hay que mencionar otros alérgenos que pueden aumentar en días de lluvia e incluso algunas situaciones relacionadas con la lluvia que también pueden empeorar las alergias al polen.

¿Qué diferencia hay entre una alergia y una intolerancia alimentaria?

No es lo mismo que te siente mal la lactosa que ser alérgico a la proteína de la leche, como no lo son, en general, las intolerancias y las alergias alimentarias. En las alergias, el mecanismo que actúa es el sistema inmunitario y, en algunos casos, son un serio riesgo para la salud; en las intolerancias no actúa el sistema inmunitario y, por lo general, no revisten gravedad, aunque ocasionan molestias. Nos lo explicaba el tecnólogo de los alimentos Miguel Ángel Lurueña en este artículo.

¿Qué son las trazas, qué relación tienen con las alergias y por qué aparecen en los etiquetados de algunos alimentos?

Crustáceos, moluscos, mostaza, apio… ¿Están estos elementos entre los ingredientes de un mollete de pan? Pues como bien te sugiere tu sentido común, por norma general, no. Sin embargo, es posible encontrar en productos de panadería, junto al listado de los ingredientes habituales, otros como huevo, leche o frutos con cáscara. Esto no quiere decir que formen parte de sus ingredientes como tal sino, como bien especifica el etiquetado, que “puede contener trazas”: cantidades mínimas de un determinado componente alérgeno que forman parte del producto final de forma no intencionada.

¿Y por qué se avisa de ellas? “El etiquetado precautorio es una mención que el responsable de la industria alimentaria hace de forma voluntaria para informar al consumidor de la posible presencia no intencionada de alérgenos“, explica en su blog la dietista-nutricionista Beatriz Robles. Te contamos más en este artículo.

Una persona alérgica al huevo, ¿puede comer carne de pollo o gallina?

También nos habéis consultado si alguien alérgico al huevo puede consumir carne de pollo y de gallina. Pues depende. Para la mayoría no hay problema, pero algunas personas padecen el síndrome ave-huevo y sí pueden experimentar síntomas respiratorios y digestivos tras tomar carne de pollo o de gallina.

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) indica que, “en el caso de los alérgicos a la yema de huevo, se ha descrito, en algunos casos, una relación entre la misma y el desarrollo de síntomas respiratorios y digestivos tras la ingesta de huevo, carne de pollo, gallina, o tras el contacto con plumas, excrementos…”, señala. Se trata del síndrome ave-huevo, que se ha descrito sobre todo en adultos, aunque también puede afectar a niños, según la SEICAP.

¿En qué consisten las pruebas para detectar alergias?

¿Cómo podemos saber si realmente somos alérgicos a esa sustancia que, literalmente, nos pone tan mal cuerpo? La respuesta está en las conocidas como pruebas de la alergia, diferentes pruebas cutáneas que sirven para conocer si una o varias sustancias provocan alergia y de qué sustancias se trata de forma rápida, fácil y con gran sensibilidad, además de cómoda y segura para el paciente. No solo proporcionan un diagnóstico fiable, sino que también sirven para analizar alérgenos menos frecuentes. Eso sí, no son útiles para prever futuras reacciones alérgicas.

Las reacciones al sol, al sudor, al frío… ¿son realmente alergias?

¿Puede que hayamos dado por hecho alguna vez que una reacción ‘X’ se tratase de una reacción alérgica sin serlo realmente? Es probable que sí, sobre todo si atribuimos los síntomas, a una supuesta alergia, por ejemplo, al sol o al frío… Es cierto que estos agentes pueden causarnos reacciones como urticaria u otros cambios cutáneos, pero no por ello deben considerarse sí o sí una reacción alérgica. El motivo es que no siempre está involucrado en ella el sistema inmunitario (el origen de las alergias).

¿Se puede curar la alergia?

La alergia desaparece por completo en algunos casos; en otros, puede permanecer, pero se pueden mejorar muchos los síntomas”, explica en su página web la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). Si hablamos de desaparición, esta se puede dar de manera espontánea o como consecuencia al tratamiento pautado. Hay incluso quienes, con el tiempo, desarrollan tolerancia a la sustancia a la que tenían alergia, y no necesitan ninguna precaución especial con ella. De nuevo, como vemos, la respuesta a si existe una cura definitiva es ‘depende’.

En caso de haberla a partir de un tratamiento, “las vacunas son el único capaz” de conseguirlo. “Su porcentaje de éxito es alto si se escoge bien el paciente y la vacuna que se va a administrar. Por este motivo es muy importante que sea un médico especialista quien las prescriba”, afirma la alergóloga Pilar Cots Marfil en el blog Alérgiate el día.

Por qué la alergia a la penicilina no es un problema para vacunarse contra la COVID-19

Nos habéis preguntado si una persona que es alérgica a la penicilina (o derivados de esta) puede vacunarse con las vacunas de las que disponemos actualmente contra la COVID-19

Lo cierto es que, como recuerda a Maldita.es Jaime Perez Martín, de la Sociedad Española de Vacunología (SEV), en principio ninguna de las vacunas actualmente autorizadas contienen penicilina o derivados, por lo que no podrían originar una reacción anafiláctica a causa de esta. Conclusión: vacunarse es seguro tanto para las personas alérgicas a la penicilina como las alérgicas a otras sustancias que no están presentes en estas vacunas.

¿Cómo distinguir entre los síntomas de alergia y los del COVID-19?

Otra de las preguntas que nos habéis hecho es qué diferencia hay entre los síntomas que padece una persona alérgica o con asma y una persona afecta por COVID-19. Como explica el Ministerio de Sanidad, “algunos síntomas alérgicos se pueden confundir con los del coronavirus”. 

Sin embargo, hay unas importantes diferencias, que también corrobora la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) en un comunicadoLos síntomas de alergia suelen remitir rápidamente una vez se toman antihistamínicos o al entrar en ambientes cerrados, y el asma remite con broncodilatadores. Además, ni la alergia ni el asma suelen estar asociadas con fiebre.

¿Qué sabemos sobre la relación entre la alergia al polen y las infecciones por coronavirus?

Nos habéis preguntado por aquellas personas que tienen alergia al polen: tanto si es más fácil que se infecten como si, en caso de contagiarse, la COVID-19 tendría un curso más grave al tener este problema respiratorio previo.

La bióloga María Asunción García Sánchez explica a Maldita.es que, en principio, la posibilidad de contagio sería la misma entre las personas alérgicas que entre las no alérgicas, puesto que el sistema inmunitario de ambos funciona de la misma forma frente a la infección por microorganismos.Los pacientes que además sean asmáticos sí deben tener más cuidado, puesto que el padecer asma hace que las vías respiratorias sean más susceptibles a las infecciones respiratorias, especialmente las víricas.

Por qué no se detectó en Alicante el primer caso de alergia al semen

Y para terminar, una curiosidad. En marzo de 2019 circuló la supuesta noticia de que se había detectado en Alicante el primer caso de alergia al semen. El origen era un caso recogido en la revista British Medical Journal en el que se contaba que una mujer tuvo una reacción anafiláctica (una reacción médica grave) después de practicarle sexo oral a un hombre, aparentemente ocasionada por la amoxicilina (un antibiótico de uso común) que él habría estado tomando.

Según los autores del texto, esta fue la primera vez, que ellos sepan, que se describía una reacción de este tipo en una persona alérgica a la amoxicilina después de mantener contacto sexual con otra persona que estuviese tomando este medicamento. Pero la clave es la amoxicilina, y no el semen como tal, es decir, que no se ha considerado el semen y las sustancias habitualmente presentes en él como desencadenantes de la reacción alérgica.

Por otro lado, la alergia al semen ya se conocía antes de este caso. Su nombre médico completo es hipersensibilidad al plasma seminal y se trata de una reacción adversa a algunas de las proteínas presentes en el semen.

Fuente: maldita.es

.
También podría interesarte