9 kilómetros de marcha para exigir el cierre de la incineradora de Valdemingómez antes de 2025

  • Más de 300 personas han participado en la IV Marcha por el Cierre de la Incineradora de Valdemingómez organizada por Ecologistas en Acción de Madrid, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA).

  • La marcha ha finalizado ante el polémico depósito de cenizas de la incineradora, que fue denunciado ante la Guardia Civil por esas organizaciones en octubre debido a las pérdidas de residuos tóxicos al medio ambiente. Nadie ha respondido aún ante esa denuncia.

  • La protesta se ha producido tras la publicación, esta semana, de una nueva investigación europea que revela altos índices de contaminación en huevos y plantas del entorno de la incineradora.

Más de 300 manifestantes han desafiado las bajas temperaturas de esta mañana para caminar por la clausura de una de las instalaciones más polémicas y nocivas de la región, la vieja incineradora de Las Lomas del Parque Tecnológico de Valdemingómez. Siguiendo el llamamiento de la Mesa por cierre de la incineradora de Valdemingómez, compuesta por Ecologistas en Acción de Madrid, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), han salido a las 11:00 h. desde la estación de Metro La Gavia, en el Ensanche de Vallecas, para caminar los 9 kilómetros que separan este lugar de la parcela de la incineradora.

Despacio, pero con paso firme, las y los manifestantes, portando pancartas y carteles alusivos a los daños que causan en la salud y el medio ambiente las emisiones de las incineradoras de residuos, han llegado hasta el depósito de cenizas de Las Lomas, un lugar que el pasado mes de octubre saltó a la fama por su temeraria gestión. Entonces, la FRAVM, GRAMA y Ecologistas en Acción denunciaron ante el SEPRONA de la Guardia Civil que miles de sacas de cenizas se hallaban a la intemperie, sin estar enterradas, y, además, un buen número de ellas presentaban roturas, de tal forma que su contenido quedaba a merced del viento y la lluvia. Al término de la caminata de esta mañana, la IV Marcha por el cierre de la incineradora, portavoces de esas organizaciones han informado que aún no habían recibido respuesta alguna de la investigación, y “mucho menos del Consistorio o la Comunidad que, eso sí, en declaraciones a los medios se han dedicado a echar balones fuera, culpándose mutuamente del desaguisado”.

Además, han recordado su exigencia de clausura de la incineradora en 2025, “y si es antes mucho mejor”. “El Ayuntamiento de Madrid se ha quitado definitivamente la careta. Recientemente ha enviado al Consejo Social de la Ciudad y a los grupos municipales un borrador de estrategia de residuos que refleja sin ambages sus planes de preservar la incineradora, en el que se dice textualmente que se propone un Nuevo contrato en la planta de Las Lomas que mantiene la capacidad de incineración actual a partir de 2025. Esta declaración equivale a perpetuar la incineradora funcionando a pleno rendimiento hasta 2030 o más allá, igualando o superando los máximos históricos de incineración. Es decir, que Almeida quiere que la Incineradora siga quemando unas 330.000 toneladas de residuos al año,a escasos dos kilómetros de nuestras casas”, reza el comunicado que representantes de las tres organizaciones convocantes han leído a su finalización.

La marcha finalizó ante el depósito de cenizas de incineradora | FRAVM

“Sólo la incineradora nos costó a las madrileñas y madrileños en 2019 la friolera de 27.254.794,18€, a razón de 53,75 €/tonelada. Con un Gobierno municipal postrado a los intereses empresariales, parece evidente que nuestra salud les resulta algo secundario y canjeable por un buen acuerdo de colaboración público-privada, de esos que tanto les gustan”, han añadido ante un público visiblemente enfadado.

“Y es que Almeida y Carabante siempre han querido que la incineradora siguiera operando a pleno rendimiento, costase lo que costase y de la forma que fuese, con o sin estrategia, con o sin contrato” han remachado, aludiendo al sorprendente hecho de que Urbaser gestionara la instalación durante dos años con el contrato vencido y sin percibir un solo euro.

Los portavoces ecologistas y vecinales también han hecho referencia en su alocución a la última investigación europea sobre la incineradora, cuyos datos hemos conocido esta semana. “Los resultados obtenidos en el biomonitoreo de 2021 por la fundación holandesa ToxicoWatch ya mostraban niveles alarmantes de contaminantes peligrosos para la salud de la población y el medio ambiente. De hecho, los niveles de dioxinas en los huevos recogidos en los alrededores del Parque Tecnológico de Valdemingómez superaron el límite legal de 5 picogramos por gramo de materia grasa establecido por la Unión Europea, alcanzando un nivel de dioxinas de 13 picogramos por cada gramo. Es decir,no sería aconsejable el consumo humano de esos huevos”, han indicado, antes de añadir: “y en 2022 la situación se mantiene con resultados similares, tanto en los huevos de gallina como en las muestras vegetales. El análisis de musgos coincide con los datos de 2021, apreciándose una elevación de dioxinas sobre todo a unos 2 km al suroeste de la incineradora, el mismo aumento de dioxinas que ha mostrado la investigación sobre agujas de pino en 2022”, han asegurado.

“Parece evidente que en Madrid los residuos y la salud importan bien poco a quienes gobiernan. Pero, para su desgracia, han topado con huesos duros de roer y pese a su insistencia en mantener la incineradora y su contaminación, las organizaciones que componemos la Mesa por el Cierre de la Incineradora de Valdemingómez vamos a seguir trabajando para que la ciudadanía conozca el riesgo de la incineración de residuos y concretamente de la vetusta Incineradora de Valdemingómez y no descansaremos hasta verla cerrada”, han subrayado sus portavoces, antes de leer las cuatro exigencias que dieron origen a la movilización de esta mañana:

  1. El diseño y ejecución de un Plan de Cierre de la Incineradora de Valdemingómez, que respete el plazo de cierre definitivo en 2025. Si pudiera ser antes, mejor que mejor. Más años de incineración sería un disparate.

  2. La licitación y puesta en marcha del contrato de mediciones mensuales en inmisión de contaminantes orgánicos persistentes, en el entorno del Parque Tecnológico de Valdemingómez, realizadas por un organismo o empresa de independencia acreditada y que dé público acceso a los datos de forma transparente y continua.

  3. La creación de una Comisión de Seguimiento del Plan de Cierre de la Incineradora de Valdemingómez, participada por entidades sociales, vecinales y ecologistas.

  4. La aprobación de una Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos de la Ciudad de Madrid en la línea de la de 2017-2022, esto es, una estrategia con sus planes correspondientes dedicados a la implementación de políticas responsables de reducción significativa de la generación de residuos y a su gestión enmarcada en los principios de la economía circular, el respeto al medio ambiente y el cuidado de la salud pública.

Entre las personas participantes en la manifestación, junto a ecologistas y miembros de las asociaciones vecinales de Villa y Puente de Vallecas y otros barrios y municipios próximos a Valdemingómez, hemos podido ver a diversos representantes de formaciones políticas de izquierda de la Comunidad de Madrid.
Fuente: tercerainformacion.es

.
Share
También podría interesarte