12 de Octubre: Urgencias bajo presión, cirugías suspendidas y áreas especiales debido al coronavirus

El sistema sanitario de la Comunidad de Madrid ya afronta de lleno la epidemia de coronavirus. Ante la presión impuesta por el aumento de casos confirmados ya se han suspendido cirugías, reservado espacio en las UCI y habilitado zonas especiales para derivar pacientes desde las cada vez más presionadas urgencias. «Cansancio extremo», resumen algunos profesionales.

Varios centros madrileños han comenzado ya el lunes a parar operaciones quirúrgicas no urgentes. En Puerta de Hierro, 12 de Octubre, Príncipe de Asturias, Valdemoro, Torrejón de Ardoz… En otros centros, las direcciones de los hospitales se han pasado la mañana de este martes decidiendo qué tipo de actividad paralizar.

En Getafe y en Fuenlabrada, por ejemplo, los especialistas aguardaban las instrucciones definitivas, pero coincidían al hablar con eldiario.es: «Es para dejar sitio a todos los ingresados por coronavirus». Por la tarde, en el segundo centro, los profesionales eran informados de que se suspendía la actividad quirúrgica programada que implicara ingreso (manteniendo la oncológica y la mayor ambulatoria) En otros hospitales algunos sanitarios de cirugía han intensificado su actividad al no aliviar las agendas, como en la Fundación Jiménez Díaz.

La diputada regional de Unidas Podemos, Mónica García, considera que «sería más sensato aplazar toda la cirugía programada no urgente que dejarlo a la decisión de cada hospital», algo que, de momento, está ocurriendo.
El problema es conseguir que el sistema absorba un volumen alto de pacientes (y potenciales casos) que necesitan estar lo más aislados posible. La presión se inicia en las urgencias y va subiendo a las plantas hasta la unidad de cuidados intensivos. «Llegan muchos casos», explican este martes en el Puerta de Hierro, en el 12 de Octubre, en La Paz… En Fuenlabrada una decena de personas ya diagnosticadas aguardaban durante la mañana a tener cama para salir de las urgencias.

En Getafe, la dirección ha levantado las sillas de la sala de espera de las urgencias para poder atender casos más comunes y poder dejar la zona de camas para posibles casos de coronavirus.

Ese fue el síntoma que reveló que el hospital de Valdemoro, junto al foco de contagio del centro municipal de mayores, estaba sobrepasado: no había capacidad en la UCI para atender a los pacientes que lo necesitaban.

Precisamente en el Infanta Elena de Valdemoro han vaciado una planta para agrupar allí los positivos con el objetivo de contener la propagación. En otro de los focos de transmisión detectados, en Torrejón de Ardoz, además de haber suspendido operaciones y pruebas diagnósticas no esenciales, «el 90% de la plantilla se ha dedicado al coronavirus», cuentan desde el centro gestionado por Ribera Salud que ha llevado refuerzos de personal desde Valencia y Torrevieja (esta empresa que gestiona la concesión del centro es de la Comunidad Valenciana).

En el Universitario de Getafe, de momento, han reservado una planta para coronavirus, una zona específica en las urgencias y una de las salas de la UCI. En el Puerta de Hierro ha montado un módulo solo para pacientes de coronavirus (que reduce espacio para otras patologías) En La Princesa existe una previsión de camas y reanimación liberadas «por lo que pueda ocurrir», describen los profesionales. En el centro del Sureste en Arganda del Rey también se ha dejado la planta 4b de Medicina Interna vacía para recibir pacientes contagiados. La idea es habilitar espacio para atender pacientes de coronavirus.

También el hospital Carlos III está preparándose para recibir pacientes de coronavirus en alas previstas para otras especialidades y poder así dar apoyo al de La Paz «que está desbordado», comentan algunos profesionales. «todo lo que no es urgente se ha cancelado», añaden al tiempo que describen que hay «cierta normalidad, porque no hay servicio de urgencias».

El pico está provocando desabastecimiento de material de autoprotección para los trabajadores sanitarios de manera bastante generalizada en la Comunidad de Madrid. Se han dado varios episodios en los que se han guardado mascarillas bajo llave tras detectar que estaban siendo sustraídas. En Getafe, los sanitarios aseguran que están teniendo que utilizar mascarillas de quirófano, los del 12 de Octubre escribieron a sus superiores para que solucionaran la escasez de equipos de protección. El sindicato de enfermería SATSE ha reclamado oficialmente ante Sanidad por lo que califica de «desabastecimiento en determinados servicios».
Lista de espera y precariedad

La epidemia de COVID-19 en España está siendo, hasta ahora, más aguda en la Comunidad de Madrid, cuyo sistema sanitario ahora puesto a prueba ha soportado importantes recortes en recursos humanos e incluso materiales, de los que no se ha recuperado totalmente. En 2009, el personal del Servicio Madrileño de Salud llegaba a los 75.304 trabajadores. Para 2015 habían caído a los 69.961. A finales de 2018 aún no se habían recuperado y eran 72.193, según las memorias anuales del Sermas. La Comunidad de Madrid ha informado este martes de que ha contratado a 435 personas «específicas para coronavirus» y reforzado el personal al prolongar 707 contratos del Plan Invierno.

Además, la Cámara de Cuentas de Madrid criticó en 2019 la precariedad de la plantilla sanitaria: «En los centros hospitalarios se realiza un elevado volumen de contratos temporales de personal en todas las categorías, con la excepción de los directivos», describía su informe, que marcaba una temporalidad de hasta el 35% de la plantilla de facultativos y un 28% en el resto de sanitarios.

En cuanto a camas disponibles en los hospitales donde están acudiendo estos días los pacientes, si en 2009 se contabilizaban 14.957 para toda la comunidad autónoma (llegaron a ser 15.531 en 2012), la memoria del Sermas de 2018 informaba de 14.334 -de las que estaban operativas una media de 12.248-.

La suspensión de intervenciones no urgentes para centrar los recursos en el coronavirus llega cuando la lista de espera quirúrgica en la Comunidad de Madrid ha pasado de 76.750 personas en enero de 2019 a 79.236 en enero de este año.

Fuente: Raul Rejón en eldiario.es