Madrid cancela la gestión de Mensajeros de la Paz en una residencia y promete aumentar el presupuesto

Los familiares de los residentes del centro de referencia en Alzheimer Reina Sofía llevan casi un año denunciando la falta de personal y el incumplimiento del pliego a la ONG del padre Ángel. Ahora se tramita un nuevo pliego de urgencia

AlzheimerReinaSofia

Tal y como explicaba El Salto el pasado verano, la situación entre familiares, trabajadoras y la gestión de la ONG Mensajeros de la Paz en el centro de alzhéimer Reina Sofía de Madrid era insostenible. Hasta la organización del padre Ángel renunció al contrato con la Comunidad de Madrid ante las críticas, pero el Gobierno regional les obligó a mantenerse. Pero esta tensión ha llegado a su fin esta semana, cuando la Consejería de Familia, Juventud y Política Social ha anunciado que iniciará los trámites para resolver el contrato del centro público.

En propias palabras de la consejería para este medio, “la resolución del contrato ha sido aceptada por Mensajeros de la Paz, que ya había manifestado el pasado mes de junio su intención de renunciar a la gestión de este centro”. De manera paralela, informan, están trabajando en un nuevo procedimiento de urgencia que “actualizará la dotación económica para adaptarla a la situación actual y permitirá incrementar el personal de atención directa atendiendo a la especificidad de estas instalaciones, referencia nacional en el tratamiento de personas con Alzheimer”.

La falta de personal en la residencia es uno de los puntos más conflictivos. De hecho, en numerosas inspecciones se ha comprobado que el centro tenía un número de personal efectivo que no cubría el ratio mínimo

Precisamente la falta de personal es uno de los puntos más conflictivos, no solo para las familias, si no para la Administración. De hecho, fuentes consultadas en el portal de Transparencia, evidencian que en numerosas inspecciones se ha comprobado tener un número de personal efectivo que no cubría el ratio mínimo. Un ejemplo es la multa de más de 14.000 euros que recibió Mensajeros de la Paz en junio del pasado año y la detección de ‘deficiencias en atención especializada’ en varias inspecciones producidas a lo largo de ocho meses.

Más gerocultoras, más medios

Esta nueva resolución acerca “esperanza” a los familiares, tal y como confirma Paloma Rodrigo, portavoz del Consejo de Usuarios y familiares. Su madre está en el centro y llevan liderando esta pelea al no ser una residencia al uso, si no al tener, por la enfermedad de Alzheimer que padecen estas personas, necesidades especiales. Sobre todo requieren de más atención, ya que son mucho más dependientes que otras personas en su día a día. Además de lograr que se les reconozca esta figura como Consejo, han logrado tener reuniones todos los meses con el director de Atención al Mayor, Juan José García Ferrer, que les ha ido informando de las problemáticas que veían gracias a las inspecciones periódicas.

“Solo queremos que las nuevas condiciones nos ofrezcan una situación que haga que podamos irnos tranquilos a casa después de visitar a nuestros seres queridos en el centro”

“En ellas vieron las deficiencias que cumplían tanto en el servicios como las que tiene el propio pliego”, comenta Paloma, sobre todo en lo referente al número de gerocultoras por turno. “Aunque estaban más presentes, buscando fórmulas, hemos visto que esto no solucionaba el problema y han tardado ocho meses en llegar a la conclusión que nosotros ya sabíamos”, comenta. Después de avisar que no renovarían en noviembre el pliego actual, han ido recogiendo mejoras pero hasta noviembre de 2023 no parece que ninguna otra empresa se haría cargo. “Pedimos hablar con la consejera -explica- y la solución ha sido quitar la gestión y buscar otra empresa de forma urgente”.

El Reina Sofía, que comparte instalaciones con el centro de investigación de la Fundación CIEN (Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas) dependiente del Instituto de Salud Carlos III, se establece en unidades de convivencia. Una estructura de cuidados y de tratamiento pensado para mejorar la situación de los residentes, pero que exige más personal al estar en estancias independientes. “Solo queremos que las nuevas condiciones nos ofrezcan una situación que haga que podamos irnos tranquilos a casa después de visitar a nuestros seres queridos en el centro”, termina de explicar Paloma, que sigue mirando por el bienestar de su madre cada día.

Fuente: Laura L. Ruiz en elsaltodiario.com
Foto: Protestas frente a un centro para mayores con alzheimer gestionado por Mensajeros de la Paz

sp

Fuente: nuevatribuna.es
Foto: Rodríguez Palacios

residencia Francisco Vitoria

Detectan altos niveles de legionella en la residencia Francisco Vitoria de Alcalá de Henares

El alcalde ha exigido a la Comunidad de Madrid que tome “medidas urgentes de manera inmediata”

La inspección sanitaria que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares llevó a cabo el pasado 28 de febrero en la residencia de mayores Francisco de Vitoria de la ciudad ha detectado niveles muy altos de legionella en el agua, con más de 8.000 unidades formadoras de colonias, por lo que ha pedido a la Comunidad de Madrid que tome “medidas urgentes de manera inmediata”.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y la concejala de Salud, Blanca Ibarra, han comparecido este viernes en rueda de prensa para dar a conocer los resultados de la inspección que revelan la presencia de la legionella en unos niveles que, según los baremos, son considerados de “situación muy grave”.

La concejala de Salud ha explicado, tras recibir los informes acreditados del laboratorio que se ha constatado que en la residencia hay “una situación muy grave que es la presencia de colonias de legionella, del tipo de la llamada neumófila, la llamada legionella mala, que es la causante de neumonías, en niveles muy superiores a los permitidos”. 

Ibarra ha detallado que los niveles de legionella en el agua se miden por las unidades formadoras de colonia por litro de forma que menos de 100 se considera riego bajo, entre 100 y 1000 riesgo intermedio y más de 1000 se considera situación grave que requiere inmediata revisión de planes de prevención y medidas correctoras”.

Ante esta situación, el alcalde ha hecho un llamamiento a la Comunidad de Madrid “para que se tomen en serio la situación de la residencia Francisco de Vitoria porque estamos indignados”. Además, ha incidido en que la inspección se realizó después de que la inspectora y los técnicos tuvieron una espera involuntaria de hora y media hasta que se les permitió el acceso a las instalaciones. 

Por este motivo, ha continuado el regidor, “cuando hemos conocido que el 28 de febrero había niveles de 8.000 unidades de legionella en el agua de la residencia nos hemos alarmado enormemente y, sin embargo, la reacción de la Comunidad de Madrid, de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) ha sido dilatar la reunión que les hemos solicitado”.

Fuente: nuevatribuna.es
Foto: Rodríguez Palacios

.
También podría interesarte