La Comunidad de Madrid, la región de todo el país que menos vacuna, se abona a la improvisación

Han pasado doce días desde que Nicanor, el primer vacunado de Madrid, recibiera la dosis de la Pfizer / BioNTech. Aquella vacuna llegó con hora y media de retraso a la residencia de mayores de Vallecas, una demora que ahora parece un preludio de lo que iba a ocurrir en Madrid con la campaña de vacunación contra la Covid-19, que avanza lentamente. La Comunidad se sitúa ya a la cola y es la autonomía que menos dosis ha inyectado desde que se inicia la campaña el pasado 27 de septiembre.

Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, la región gobernada por Isabel Díaz Ayuso –que desde el principio es una de las que menos ritmo de vacunación ha tenido– ocupa el último lugar , con un 14,3% de las dosis recibidas suministradas. Otras comunidades autónomas que también estaban administrando a un ritmo bajo la vacuna, como era el caso de Catalunya, han empezado a remontar, a diferencia de Madrid que se ha quedado muy por detrás pese a los anuncios propagandísticos de su presidenta.

Ayuso aseguró en su cuenta de Twitter este miércoles que la región vacunaría todos los días de la semana incluyendo festivos y fines de semanas, así como las noches, después de que los primeros datos de vacunación dejasen en evidencia al Gobierno regional que antes de que se iniciase la campaña había comenzado la enésima polémica contra el Gobierno al asegurar que las dosis que recibiría Madrid –48.000 semanas– eran pocas. Solo dos días antes de ese día histórico en el que residencias de mayores de todo el territorio nacional empezaron a inyectar las primeras vacunas, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, lamentaba en una rueda de prensa que el Ministerio no diera más dosis para Madrid y aseguraba que el dispositivo de la Consejería de Sanidad en la región estaba preparado para hacer frente a esas vacunas ya más.

Pero pese a las promesas, Madrid sigue a la cola en la vacunación. La región ha recibido hasta la fecha 98.790 dosis y solo ha inyectado 14.152. Hasta Cantabria que en un primer momento se situó como la última región, ha superado a Madrid y ya ha suministrado el 19,9% de las vacunas que ha recibido. También Catalunya ha remontado algo su mal comiendo y de las 120.545 dosis, ha administrado 38.826, el 32,2%. Este viernes, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, lamentaba las comparaciones con el resto de autonomías y defendía que esto no es «una carrera» entre comunidades sino de todos «contra el virus».

Solo dos días antes de ese día histórico en el que residencias de mayores de todo el territorio nacional empezaron a inyectar las primeras vacunas, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, lamentaba en una rueda de prensa que el Gobierno central no diera más dosis para Madrid y aseguraba que el dispositivo de la Consejería de Sanidad en la región estaba preparado para hacer frente a esas vacunas ya más.

Los datos no solo han dejado en evidencia esas afirmaciones de Zapatero y también de la presidenta regional –Ayuso se sumó a esa teoría de la conspiración que planteaba que el Ministerio daba menos vacunas de las prometidas–, sino que una cadena de acontecimientos han ahondado en la idea de que la administración regional no se preparó para la campaña de vacunación que se anunció por parte del Gobierno central semanas atrás y que se basó en su gestión en la improvisación.

Escudero quiere llegar a final de la semana con 20.000 dosis administradas y anunciaba que a partir de este sábado 9 de enero, se comenzarán a vacunar de coronavirus a los profesionales sanitarios, y que con este nuevo colectivo se espera superar la semana que viene las 60.000 dosis administradas. Zapatero detallaba después que se empezará a vacunar a los sanitarios que están en primera línea en hospitales, Atención Primaria y SUMMA 112, y que el Gobierno regional vacunar a más de 115.000 profesionales.

Como todo lo que ha rodeado a esta campaña de vacunación por parte de la Comunidad de Madrid, la de los sanitarios también empieza cargada de polémica. Este viernes, la concejala de Más Madrid y médico anestesista en el hospital 12 de Octubre, Mónica García, denunciaba que el plan de la Consejería de Sanidad para vacunar a los sanitarios en algunos hospitales de la autonomía pasa por que estos se apunten en una hoja colgada en el corcho del hospital en la que se les informa de que la vacunación será el fin de semana. Otros hospitales han enviado una comunicación a los mésdicos consultados vía correo electrónico, lo que deja patente que no hay una estrategia global por parte de la Consejería de Sanidad.

Por su parte, los profesionales de Atención Primaria recibieron una comunicación por la Intranet en la que se les informaba de que querían vacunarse debían enviar un correo electrónico. «Las estrategias de vacunación en esta han de ser proactivas, no esperar a que un paciente o un profesional vaya buscando activamente la vacunación», critica Javier Padilla, médico en un centro sanitario de Madrid.

Es solo una demostración más de la improvisación con la que el Gobierno regional está gestionando esta campaña de vacunación. Algunos de los profesionales que han participado en la de la Gripe, explican a este diario que la planificación para esa campaña se preparó en agosto pese a que empezaba en octubre y no entienden que en la de la Covid-19 no se cuente a día de hoy con los profesionales necesarios. Todos coinciden en que los 25 sanitarios contratados a Cruz Roja durante seis meses por 804.000 euros , tal y como desveló elDiario.es, no son suficientes para hacer frente a una campaña de vacunación de estas características.

De hecho, la Consejería de Sanidad ha abierto un proceso «urgente» para que enfermeras de los centros de salud se inscriban para trabajar en la vacunación, aunque no ha especificado la remuneración que recibirán esos sanitarios por ese colaboración, fuera de su horario laboral, según adelantaba la Cadena Ser . El consejero de Sanidad defendía este viernes en la rueda de prensa que la petición de personal de enfermería de Atención Primaria voluntario responde a esta fase nueva de vacunación del personal sanitario.

Esta solicitud para que los enfermeros de los centros de salud se apunten a la campaña de vacunación llega después de la Consejería de Sanidad rechazase a los más de 300 sanitarios de Madrid Salud –organismo autónomo dependiente del Ayuntamiento de Madrid– que se ofreció a mediados de diciembre a sumarse a los trabajos tras haber suministrado más de 40.000 vacunas de la Gripe solo en la ciudad de Madrid desde octubre.

Pilar Heredia, responsable de UGT en la sección sindical de Madrid Salud, asegura a este diario que el organismo está en disposición de ofrecer ese apoyo porque en estos momentos tienen una actividad «muy baja». «Es un buen momento antes de que se lleven a cabo nuevos programas», señala y asegura que la «excusa» de la Comunidad de Madrid de que habría que desplazarse a otros centros no era un problema para el organismo ya que sus profesionales «han ido a los centros de día de mayores durante la campaña de la Gripe «.

El Gobierno regional informaba en una nota de prensa este viernes que la Dirección General de Salud Pública ha formado a un total de 768 enfermeras, de las cuales 464 son de hospitales públicos, 163 de Atención Primaria, 57 del SUMMA 112, un total de 60 de las residencias de mayores y, por último, los 24 de Cruz Roja.

La improvisación por parte del Gobierno regional también se reflejaba esta semana en la falta de control en la vacunación, después de que este periódico destapase en exclusiva este martes que una residencia concertada de Madrid había colado a familiares de trabajadores y sacerdotes para inyectarles la dosis de la Pfizer / BioNTech pese a que no les correspondía. La directora de Salud Pública, Elena Andradas, no quiso dar detalles este viernes sobre la investigación abierta contra la residencia Valdesur del grupo Casablanca, pero aseguraba que será sencillo de rastrear a las personas que se vacunaron irregularmente porque la Consejería lleva un registro.

De confirmarse la irregularidad, que admitió la propia residencia este miércoles en un comunicado, Casablanca se enfrentaría a una sanción administrativa de hasta 15.000 euros, aseguró Andradas. El grupo dispone de otros siete geriátricos más en la Comunidad de Madrid y no ha aclarado si también ha vacunado irregularmente a más personas en alguno de esos centros, además del de Valdesur. La directora de Salud Pública confirmaba este viernes que el Gobierno regional se ha limitado solo a investigar a la residencia destapada por elDiario.es y no se plantea indagar en más. El Ejecutivo madrileño ha querido en todo momento enmarcarlo en una «anécdota», como dijo este jueves el consejero de Justicia, Enrique López.

Andradas también dejó en el aire si a las personas que recibieron de manera irregular la vacuna, se les suministrará la segunda dosis en dos semanas como establece el laboratorio. La dirección general Salud Pública explicada que la decisión se tomará en los próximos días una vez se conozca «la dimensión» de las personas afectadas. el que justificó la utilización fraudulenta de dosis para familiares de trabajadores y no residentes.

«No tienen ninguna duda de que Madrid va a poner cada vacuna de la que disponga, siempre con seguridad y garantizando la reserva para la segunda dosis que empezaremos a poner a partir del 17 de enero», aseguraba este viernes el consejero de Sanidad madrileño. De momento, al Gobierno regional que tuvo otras 48.000 nuevas dosis a partir del lunes le sobran vacunas para administrar esa segunda ronda. Queda en el aire si podrá llegar al objetivo de inmunizar una gran parte de la población en verano.
Fuente: Fátima Caballero en eldiario.es


Colabora con Carabanchel.net


Necesitamos tu colaboración para poder traerte todos los dias la actualidad del barrio y sus alrededores...
Con una simple moneda de 2 €uros nos puedes ayudar a poder tener menos publicidad.