Carabanchel entre los distritos que más han reclamado falta de luz en sus calles

  • Aseguran que les provoca inseguridad y que supone un peligro real para los mayores y las chicas jóvenes.
  • La ausencia de poda en los árboles y de farolas son las causas de la oscuridad en la mayoría de las zonas.

El reloj marca las diez de la noche. Esa es la hora acordada por Esther (nombre ficticio) con su hija para ir a recogerla a la parada de Metro de Nueva Numancia, en el barrio de San Diego (Puente de Vallecas). La adolescente, de 16 años, no se siente segura al tener que transitar por la avenida de Monte Igueldo y sus calles adyacentes, ya que la falta de iluminación brilla por su ausencia en muchas de ellas. Si eso le sumas los problemas que arrastra la zona en los últimos años (drogas, okupaciones de vivienda, bandas…) la tensión es aún mayor.

«Llevamos dos años denunciando la situación de oscuridad en algunas calles de la zona de Monte Igueldo, como Ramón Calabuig. No es agradable para nuestra niñas pasar por calles casi a oscuras donde hay gente que está trapicheando», explica Clara García, presidenta de la Asociación de Vecinos Kasco Viejo de Vallecas. «También se da la circunstancia que en nuestro barrio viven muchas personas mayores. Ya se ha producido alguna caída que otra porque no ven bien debido a la falta iluminación», añade García, que señalao tras calles mal iluminadas en algún punto, como Arroyo del Olivar, Candilejas, Payaso Fofó, Diligencia o Salvador Martínez Lozano. «Hay zonas en las que bastaría con podar la arboleda y cambiar las bombillas», concluye.

El caso del barrio San Diego no es aislado. Miles de vecinos de la ciudad de Madrid sufren las consecuencias de calles mal iluminadas, bien como consecuencia del crecimiento de los árboles, bien por falta de farolas, lo que les produce cierta sensación de inseguridad. Según las cifras del portal municipal de datos abiertos, en los primeros ocho meses del año (los últimos disponibles), los madrileños han realizado casi 1.000 reclamaciones (955) para que el Ayuntamiento mejore las condiciones de alumbrado público de sus calles, plazas o avenidas.

Los vecinos que en más ocasiones han solicitado la instalación de farolas en sus zonas son los de Puente de Vallecas (99), San Blas (79), Ciudad Lineal (72), Fuencarral (68), Hortaleza (68), Latina (68) y Carabanchel (56). Los distristos con menos reclamaciones son Barajas (9), Salamanca (18), Vicálvaro (19), Villaverde (20), Moratalaz (31) y Chamartín (31).

«En nuestro barrio hay muchos descampados que están casi a oscuras. Muchos vecinos evitan por las noches atravesar estas zonas que sí frecuentan para acortar camino durante el día por temor a algún incidente», asegura Alfonso Palomo, de la Asociación La Vecinal de Bilbao-Pueblo Nuevo (Ciudad Lineal). Palomo reconoce que este comportamiento está influido no solo por la sensación de inseguridad que genera la oscuridad sino por la presencia de «bandas juveniles en la zona». Algunas de las calles con esta problemática son Gandhi, Luis Ruiz, Vázquez de Mella o Lago Constanza.

En el barrio de El Espinillo (Villaverde), los árboles son los responsables de la oscuridad. «Han crecido tanto que tapan las farolas», confirma Almudena García, de la Asociación Vecinal El Espinillo. «Los padres suelen ir a recoger de noche a sus hijas al Metro», agrega. García concreta que la problemática afecta a calles como Unanimidad, Felicidad, Generosidad o Coalición.

Más peticiones por el buen tiempo 

Desde el Ayuntamiento de Madrid aseguran que «la mayoría de las peticiones de mejora de la iluminación recibidas hacen mención expresa a la existencia de árboles frondosos, que hace que la luz proyectada por los puntos de luz sea menor».

«Ante esta problemática se suele recomendar la poda del arbolado, de tal manera que se mantengan despejadas las luminarias, ya que el aumentar el número de puntos de luz y la potencia instalada en estos casos se considera una práctica ineficiente que da lugar a un incremento de los costes de conservación y a un mayor consumo de energía», añaden.

El Consistorio explica además que el número de peticiones «aumenta en los meses de primavera y verano», coincidiendo con la época en la que los árboles están repletos de hojas, y «disminuye en los meses en los que se producen la caída de las hojas». No obstante, precisan que «todas y cada una de las peticiones que se reciben son analizadas y estudiadas a nivel particular a fin de determinar la actuación más adecuada en cada caso«.

Fuente: 20minutos.es

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Subscribe  
Notify of