Urge la contratación de personal sanitario en Madrid

CCOO afirma que se necesitan al menos 188 facultativos más en los hospitales de la región.

CCOO de Madrid ha entregado a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Díaz-Ayuso un plan para reforzar la asistencia sanitaria en la región que pasa por un aumento de plantilla y por la reapertura de las urgencias en los centros de salud de atención primaria.

El objetivo, en palabras del sindicato, es “acabar con el caos” en los servicios de urgencias y emergencias de la comunidad, una situación que se ha agravado con la pandemia y la consiguiente fuga de profesionales “por la precaria situación laboral que soportan”.

A 31 de julio de 2021, según los datos del portal estadístico de personal en la Comunidad de Madrid, el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) tenía 690 médicos adjuntos en las urgencias hospitalarias, de los que 110 son fijos, 363 interinos y 217 eventuales.

CCOO prevé que son necesarios, como mínimo, una plantilla de 878 médicos (188 más) para cumplir los estándares y recomendaciones mínimas establecidas por el Ministerio de Sanidad. Según el estándar de calidad, hace falta un equivalente a un médico adjunto a tiempo completo por cada 4.000 pacientes asistidos y año.

El sindicato denuncia que, en el SUMMA, “la Comunidad de Madrid ha permitido que en los últimos 5 años se pierda más de un 21% de la plantilla médica”.

El portal estadístico del SERMAS recoge que en julio de 2016 había 628 efectivos en este servicio de emergencias sanitarias. En julio de 2021, la misma estadística habla de 495 efectivos, 133 médicos del SUMMA menos, mayor carga de trabajo y menos efectivos para atender emergencias en la región.

CCOO pide, “con carácter inmediato”, la contratación del personal necesario para cubrir las necesidades reales en las plantillas y reconvertir a plantilla orgánica los numerosos contratos eventuales y de refuerzo/guardias que en urgencias hospitalarias suman un 84% de temporalidad. La ley exige un 8% máximo.

Asimismo, “urge a valorar la consideración de servicio de especial trascendencia, con el reconocimiento de la complejidad y penosidad de los servicios de urgencias”, afirma. Por ello, el sindicato reclama la supresión de las guardias de 24 horas, “por la evidencia de disfunciones en el estado de salud físico y emocional”, tal y como recogen diversos estudios, algo que afecta directamente a la calidad de atención al paciente; y plantea turnos de 12 horas, con descansos garantizados y complementos salariales para paliar la supresión de la jornada extraordinaria.

CCOO propone el establecimiento de una jornada máxima semanal ordinaria y extraordinaria que no supere, en ningún caso, las 49 horas y media, y el cumplimiento estricto del descanso de 36 horas consecutivas semanales o 72 horas en un período de 14 días.

“Los servicios de urgencia son unidades sumamente especiales y sensibles, por lo que debe ser obligatoria la contratación de suplentes que garanticen la atención y prestación de servicios ante cualquier eventualidad, desde el minuto cero, con lugares adecuados para el descanso durante las jornadas de trabajo”, explica.

Asimismo, es necesaria “la apertura inmediata de los SUAP”, que permanecen cerrados desde marzo 2020, y a que retomen su actividad normal. Estos centros de Urgencias en Atención Primaria solventan un millón de urgencias menores cada año y su cierre provoca la saturación de la urgencia hospitalaria con casos que no es necesario que lleguen a un hospital.

El sindicato insiste en que hay que dar cumplimiento al acuerdo unánime de la Mesa Sectorial, alcanzado el 28 de noviembre de 2018, “por el que se debe ejecutar con carácter definitivo la OPE de médicos de urgencias hospitalarias”, concluye.


Nuevo plan de Díaz-Ayuso para el desmantelamiento de la atención primaria en Madrid

Fuente: nuevatribuna.es

También podría interesarte