Pensiones de jubilación: La «receta» del nuevo ministro de Seguridad Social

José Luis Escrivá propuso, como presidente de la AIReF, una serie de modificaciones respecto al sistema actual que supondría nuevas reducciones del derecho de jubilación y del importe de las pensiones públicas, como retrasar en un año la edad efectiva de jubilación y aumentar a 35 años el período de cotización para el cálculo de las pensiones (desde los 25 que estableció Zapatero en 2011).

Las nuevas pensiones se presentan como gran caballo de batalla para el nuevo ministro de Seguridad SocialJosé Luis Escrivá aterriza en el departamento ministerial tras su paso por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) con un escenario en el que deberá luchar por asegurar las pensiones, tanto actuales como futuras, dentro de un sistema que no avoque al Estado a un gasto descontrolado, ante la hipotética escena de no poder hacer frente en un momento dado. Como titular de la AIReF, Escrivá propuso una ‘receta‘ para salvaguardar el sistema de pensiones y ahora ese documento se podría revisar como si de un plan del nuevo ministro se tratara. De entre todas las ideas, Escrivá proponía retrasar un año la edad efectiva de jubilación y aumentar una década el periodo de cotización para el cálculo de las pensiones.

Opinión sobre la sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social. Así se titula la ‘receta’ que proponía la AIReF con José Luis Escrivá a la cabeza con la apuesta a que «el Estado asuma la financiación de determinados gastos del Sistema de Seguridad Social que ahora soportan las cotizaciones».

El informe sitúa como eje fundamental el de retrasar un año la edad efectiva de jubilación, actualmente situada en 62,7 años frente a una edad legal ligeramente superior a los 65 años. Dicha medida afectaría de pleno a las jubilaciones anticipadas. Este tipo de jubilación permite que un trabajador pueda jubilarse ante de llegar a la edad legal.

Este aumento se podría llevar a cabo sin implicar necesariamente un aumento generalizado de la edad legal. Según el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, «existe una correspondencia imperfecta entre la edad legal y la edad efectiva».

El documento del organismo que dirigía José Luis Escrivá incluye una simulación para demostrar cómo afectan dichos cambios al control de gasto. Así, el aumento de un año de la edad efectiva de jubilación —desde los 64,5 años en 2027 hasta los 65,5 en 2048— contendría el gasto entre 0,4 y 1,2 puntos porcentuales del PIB y supondría una mejora entre 1 y 3 puntos porcentuales para 2048. Por último, otra de las apuestas de la AIReF consiste en aumentar de 25 a 35 años el periodo de cotización para el cálculo de la pensión. Esta última medida supondría, según la AIReF, una contención en 0,5 puntos porcentuales del PIB en 2048.
Fuente: Kaosenlared.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *