Organizaciones ecologistas denuncian la degradación consentida de los ríos madrileños

  • La Comunidad de Madrid cuenta con una tupida red fluvial que abarca hasta 13 ríos de considerable caudal, pero la gestión inadecuada  está poniendo en riesgo su conservación.
  • Los ecosistemas fluviales configuran un espacio de elevada biodiversidad al albergar ecosistemas asociados tanto acuáticos como terrestres y de interfaz, funcionando como corredores ecológicos, al atravesar amplios territorios.
  • Sin embargo, en la Comunidad de Madrid, la expansión urbana, entubamiento de amplios tramos, vertidos de aguas residuales, eliminación del bosque de ribera, explotación de los recurso hídricos, contaminación difusa por la agricultura intensiva, proliferación de especies de fauna exótica invasora y retroceso de las especies autóctonas, ponen en riesgo su conservación.
  • Las organizaciones ecologistas AEMS Ríos con Vida, ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA y Jarama Vivo denuncian la responsabilidad y la complicidad activa de la Consejería de Medio Ambiente y del Canal de Isabel II en esta pérdida de calidad ambiental y de oportunidades en el patrimonio público fluvial.

En la última década se ha acelerado en los ríos madrileños la pérdida de biodiversidad, la expansión de especies invasoras (pez gato, percasol, trucha arcoiris, cangrejo americano y señal, etc) mientras se han reducido las poblaciones de especies autóctonas (boga de río, barbo comizo, trucha común, cacho, etc), los caudales circulantes han disminuido hasta el punto de provocar problemas sanitarios (proliferación de plagas de insectos como la mosca negra).

La gestión de la fauna ictícola por la Consejería de Medio Ambiente va en dirección opuesta a la mejora de la diversidad autóctona, estimulando y amparando la suelta de miles de peces exóticos, como la trucha arcoiris, en las cabeceras de los ríos que causan daños sobre el medio y las especies nativas. En este sentido, a pesar de las denuncias de la Fiscalía de Medio Ambiente, el pasado mes de mayo, el entonces director general de Medio Ambinete que actualmente ostenta el mismo cargo, bajo la denominación de Dirección General de Biodiversidad y Recursos Naturales, soltaba truchas arcoiris, especie invasora, en el tramo alto del río Lozoya.

En cuanto a la gestión del agua, la reducción de caudales en tramos altos, por parte del Canal de Isabel II, como en el río Guadalix, está condicionando la calidad de las aguas. La contaminación de los ríos o la retracción de caudales por la sobreexplotación agrícola, como en el caso de los ríos Tajo, Tajuña o el tramo bajo del río Jarama, afectan muy negativa a la supervivencia de estos cursos fluviales.

Mientras que en otras comunidades autónomas se aplican planes de recuperación de ecosistemas y de especies ictícolas -como en castilla La Mancha o en Castilla y León-, en la Comunidad de Madrid no hay planificación ni objetivos para intervenir en esos escenarios. Todo es rutina desde hace muchos años. Los ríos principales de la región (Jarama, Manzanares, Henares, Tajuña, Guadalix, Guadarrama, Alberche, Cofio, Lozoya y Tajo) están incluidos en espacios protegidos Red Natura 2000, pero sus planes de gestión no tienen ninguna consecuencia en su conservación. La Consejería de Medio Ambiente ni siquiera acepta intervenir en las denuncias que se interponen por agresiones a los tramos fluviales protegidos que gestiona.

Aunque en la pasada legislatura se inició la elaboración del Plan integral de Recuperación y Conservación de los Ríos y Humedales de la Comunidad de Madrid, no se ha llegado a aprobar y además se trata de un documento muy insuficiente para rectificar la gestión y política fluvial de la última década.

En cuanto a la participación pública, el único espacio posible, el Grupo de Trabajo de pesca fluvial de la Sección de caza y pesca fluvial del Consejo de Medio Ambiente, prácticamente se limita a satisfacer las necesidades de las entidades privadas que gestionan los cotos intensivos de pesca, dedicados a la suelta de peces exóticos, en algunos de los mejores tramos de cabecera de los ríos madrileños. Un modelo de pesca residual y en desuso en el resto de España.

No se tramita o debate sobre planes o iniciativas para invertir la degradación generalizada, ni siquiera las propuestas que presentan los grupos ecologistas. La opacidad del Área de Conservación de Flora y Fauna, negando el derecho de acceso a información pública, ha sido puesta de manifiesto hasta por el Defensor del Pueblo.

Frente a esta situación las organizaciones AEMS Ríos con Vida, ARBA, Ecologistas en Acción, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, GRAMA y Jarama Vivo, solicitan a la nueva consejera de Medio Ambeinte que ponga fin a esta dinámica y pongan en marcha planes urgentes de recuperación, y prioricen de una vez los criterios de conservación tal y como corresponde a una administración pública que debería velar por el bien común y proteger el patrimonio natural.

En este sentido, las organizaciones consideran preciso que desde la Comunidad de Madrid se intervenga con urgencia sobre los siguientes problemas:

  • Aumento de caudales.
  • Poner fin a la suelta de peces exóticos en las cabeceras de los ríos.
  • Planes de recuperación de las poblaciones ictícolas en declive (trucha común, boga de río…).
  • Retirada de obstáculos fluviales e infraestructuras en desuso.
  • Respetar la Ley de Transparencia.
  • Revitalización del Consejo de Pesca.
    Fuente: ecologistasenaccion.org

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Suscribir  
Notificar de