Matando la verdad: periodistas que actúan como propagandistas

Los periodistas aprenden a hacer el tipo de reportaje que hará avanzar sus carreras en los medios de comunicación de masas, o no aprenden y permanecen marginados e ignorados o se desgastan y renuncian

Quince razones por las que los empleados de los medios actúan como propagandistas

Si se observan los medios de comunicación occidentales con ojo crítico, se acaba notando cómo sus informaciones se alinean sistemáticamente con los intereses del imperio centralizado estadounidense, casi del mismo modo que cabría esperar si fueran medios de propaganda dirigidos por el gobierno.

inform

The New York Times ha apoyado sistemáticamente todas las guerras emprendidas por Estados Unidos. Los medios de comunicación occidentales se centran abrumadoramente en las protestas extranjeras contra los gobiernos que no gustan a Estados Unidos, mientras que prestan mucha menos atención a las protestas generalizadas contra los gobiernos alineados con Estados Unidos.
La única vez que Trump recibió una lluvia universal de elogios de los medios de comunicación fue cuando bombardeó Siria, mientras que la única vez que Biden ha sido universalmente vapuleado por los medios de comunicación fue cuando se retiró de Afganistán.

Los medios de comunicación estadounidenses hicieron un trabajo tan bueno relacionando engañosamente a Saddam Hussein con los atentados del 11 de septiembre en las mentes del público en el período previo a la invasión de Iraq que siete de cada diez estadounidenses seguían creyendo que estaba relacionado con el 11 de septiembre meses después de que comenzara la guerra.

La producción de este sesgo extremo es evidente e indiscutible para cualquiera que preste atención, pero por qué y cómo ocurre es más difícil de ver. La uniformidad es tan completa y tan consistente que cuando la gente empieza a notar estos patrones es común que asuman que los medios deben estar controlados por una autoridad pequeña y centralizada, muy parecida a los medios estatales de gobiernos más abiertamente autoritarios. Pero si realmente se indaga en las razones por las que los medios de comunicación actúan como actúan, eso no es realmente lo que se encuentra.

En cambio, lo que se encuentra es una red mucho más amplia y mucho menos centralizada de factores que inclinan la balanza de la cobertura mediática en beneficio del imperio estadounidense y de las fuerzas que se benefician de él. Parte de ello es de naturaleza conspirativa y ocurre en secreto, pero la mayor parte está esencialmente al descubierto.

He aquí 15 de esos factores:

1.- La propiedad de los medios

El punto de influencia más obvio en los medios de comunicación de masas es el hecho de que dichos medios tienden a ser propiedad y estar controlados por plutócratas cuya riqueza y poder se basan en el statu quo del que se benefician.

Jeff Bezos es propietario del Washington Post, que compró en 2013 a la también inmensamente rica familia GrahamThe New York Times lleva más de un siglo en manos de la misma familia. Rupert Murdoch posee un vasto imperio mediático internacional cuyo éxito se debe en gran medida a las agencias gubernamentales estadounidenses con las que está estrechamente interrelacionado. La propiedad de los medios de comunicación ha sido históricamente una inversión que puede generar una inmensa riqueza, “como tener una licencia para imprimir tu propio dinero”, como dijo en una ocasión el magnate canadiense de la televisión Roy Thomson.

¿Significa esto que los ricos propietarios de medios de comunicación están por encima de sus empleados y les dicen lo que tienen que informar cada día? No. Pero sí significa que controlan quién dirigirá su medio, lo que significa que controlan quién contratará a sus ejecutivos y editores, que a su vez controlan la contratación de todos los demás en el medio. Rupert Murdoch nunca se paró en la sala de redacción para anunciar los temas de conversación y la propaganda de guerra del día, pero tienes una mínima posibilidad de conseguir un trabajo en la prensa de Murdoch si eres un antiimperialista que quema banderas.
Lo que nos lleva a otro punto relacionado…

2.- “Si creyeras algo diferente, no estarías sentado donde estás”

En 1996, en una polémica discusión entre Noam Chomsky y el periodista británico Andrew Marr, Chomsky se burló de la falsa imagen que tienen los periodistas de la corriente dominante de sí mismos como “una profesión de cruzados” que son “adversarios” y “se enfrentan al poder”, afirmando que es casi imposible que un buen periodista lo haga de forma significativa en los medios de comunicación de masas del mundo occidental.

“¿Cómo puede saber que me autocensuro?”, objetó Marr. “¿Cómo puede saber que los periodistas son…?”.

“No digo que te autocensures”, replicó Chomsky. “Estoy seguro de que crees todo lo que dices. Pero lo que digo es que si creyeras algo diferente, no estarías sentado donde estás sentado”.

En un ensayo de 1997, Chomsky añadió que “la cuestión es que no estarían ahí, a menos que ya hubieran demostrado que nadie tiene que decirles lo que tienen que escribir porque van a decir lo correcto de todos modos.”

3.- Los periodistas aprenden el pensamiento grupal pro-establishment sin que nadie se lo diga

Este efecto de “no estarías sentado donde estás sentado” no es solo una teoría de trabajo personal de Chomsky; los periodistas que han pasado tiempo en los medios de comunicación han reconocido públicamente que este es el caso en los últimos años, diciendo que aprendieron muy rápidamente qué tipos de salida ayudarán y obstaculizarán su movimiento en la escala de la carrera sin necesidad de que se les diga explícitamente.

Durante su segunda candidatura a las primarias presidenciales de 2019, el senador Bernie Sanders enfureció a los medios de comunicación de masas con algunos comentarios que hizo acusando al Washington Post de informar de forma sesgada contra él. La afirmación de Sanders era totalmente correcta; durante el punto más caliente y reñido de las primarias presidenciales de 2016, Fairness and Accuracy In Reporting señaló que WaPo había publicado no menos de 16 artículos difamatorios sobre Sanders en el lapso de 16 horas. El hecho de que Sanders señalara esta obviedad desencadenó una emotiva controversia sobre la parcialidad de los medios de comunicación que dio lugar a algunos testimonios de calidad de personas conocedoras del tema.

Entre ellos, la ex reportera de MSNBC Krystal Ball y el ex corresponsal del Daily Caller en la Casa Blanca Saagar Enjeti, que explicaron las sutiles presiones para adherirse a una ortodoxia de pensamiento de grupo que habían experimentado en un segmento del programa en línea Rising de The Hill.

“Hay ciertas presiones para quedar bien con la clase dirigente y mantener el acceso que es la sangre vital del periodismo político”, dijo Ball en el segmento. “¿A qué me refiero? Permítanme dar un ejemplo de mi propia carrera ya que todo lo que estoy diciendo aquí francamente se aplica a mí también. A principios de 2015 en MSNBC hice un monólogo que algunos de ustedes pueden haber visto más o menos rogando a Hillary Clinton que no se presentara. 

monitores

Dije que sus vínculos con la élite no estaban en sintonía con el partido y el país, que si se presentaba probablemente sería la candidata y luego perdería. Nadie me censuró, se me permitió decirlo, pero después la gente de Clinton llamó y se quejó a los altos mandos de MSNBC y amenazaron con no facilitarme ningún acceso durante la próxima campaña. Me dijeron que podía seguir diciendo lo que quisiera, pero que tendría que obtener el visto bueno del presidente de la cadena para cualquier comentario relacionado con Clinton. Como soy una persona interesada en conservar mi puesto de trabajo, estoy segura de que después de aquello hice menos comentarios críticos sobre Clinton de los que habría hecho en otras circunstancias”.

“Esto es algo que mucha gente no entiende”, dijo Enjeti. “No es necesariamente que alguien te diga cómo hacer tu cobertura, es que si la hicieras de esa manera, no te contratarían en esa institución. Así que si no encajas en este marco, el sistema está diseñado para no darte voz. Y si necesariamente lo hicieras, todas las estructuras de incentivos en torno a tu salario, a tu promoción, a tus colegas que te dan palmadas en la espalda, todo eso desaparecería. Así que es un sistema de refuerzo, que hace que no vayas por ese camino en primer lugar.”

“Cierto, y de nuevo, no es necesariamente intencionado”, añadió Ball. “Es que esas son las personas de las que estás rodeado, por lo que se convierte en un pensamiento de grupo. Y mira, eres consciente de por lo que vas a ser recompensado y por lo que vas a ser castigado, o no recompensado, como que definitivamente juega en la mente, lo quieras o no, esa es una realidad.”

Durante la misma polémica, el ex productor de MSNBC Jeff Cohen publicó un artículo en Salon titulado Memo to mainstream journalists: Can the phony outrage; Bernie is right about bias” en el que describía la misma experiencia de “pensamiento de grupo”:

“Ocurre por el pensamiento de grupo. Ocurre porque los principales editores y productores saben -sin que nadie se lo diga- qué temas y fuentes están fuera de los límites. No hace falta dar órdenes, por ejemplo, para que los periodistas de base entiendan que los negocios del jefe de la empresa o de los principales anunciantes están fuera de los límites, salvo acusaciones penales”.

“No se necesita ningún memorándum para lograr la estrechez de perspectiva: seleccionar a todos los expertos habituales de todos los grupos de reflexión habituales para que digan todas las cosas habituales. Piensa en Tom Friedman. O Barry McCaffrey. O Neera Tanden. O cualquiera de los miembros del club de élite que han demostrado estar absurdamente equivocados una y otra vez sobre asuntos nacionales o globales”.

Matt Taibbi también saltó a la polémica para poner de relieve el efecto del pensamiento de grupo de los medios de comunicación, publicando un artículo en Rolling Stone sobre la forma en que los periodistas llegan a comprender lo que elevará y lo que no elevará sus carreras en los medios de comunicación de masas:

“Los periodistas ven cómo el buen periodismo de investigación sobre graves problemas estructurales muere en la cepa, mientras que montañas de espacio de columnas se dedican a trivialidades como los tuits de Trump y/o simplistas historias partidistas. Nadie necesita presionar a nadie. Todos sabemos lo que se hace y lo que no se hace en las redacciones”.

Y probablemente vale la pena señalar aquí que Taibbi ya no está con Rolling Stone.

4.- Los que no se conforman con el pensamiento de grupo se desgastan y son presionados para que se vayan

Los periodistas aprenden a hacer el tipo de reportaje que hará avanzar sus carreras en los medios de comunicación de masas, o no aprenden y permanecen marginados e ignorados o se desgastan y renuncian. El reportero de la NBC William Arkin renunció a la cadena en 2019, criticando a la NBC en una carta abierta por estar constantemente “a favor de políticas que solo significan más conflicto y más guerra”, y quejándose de que la cadena había comenzado a “emular al propio estado de seguridad nacional.”

vocear

Arkin dijo que a menudo se encontró como una “voz solitaria” en el escrutinio de diversos aspectos de la maquinaria de guerra de EEUU, diciendo que “discutió interminablemente con MSNBC sobre todas las cosas de seguridad nacional durante años.”

“Hemos contribuido a convertir la seguridad nacional mundial en esta especie de historia política”, escribió Arkin. “Me parece descorazonador que no informemos de los fallos de los generales y de los líderes de la seguridad nacional. Me parece chocante que esencialmente aprobemos la continua torpeza estadounidense en Oriente Próximo y ahora en África a través de nuestros reportajes insulsos”.

A veces la presión es mucho menos sutil. El periodista Chris Hedges, ganador de un Pulitzerabandonó The New York Times tras recibir una reprimenda formal por escrito del periódico por criticar la invasión de Iraq en un discurso en el Rockford College, al darse cuenta de que o dejaba de hablar públicamente sobre lo que creía o sería despedido.

“O me amordazaba para rendir lealtad a mi carrera… o hablaba y me daba cuenta de que mi relación con mi empleador era terminal”, dijo Hedges en 2013. “Y en ese momento me fui antes de que se deshicieran de mí. Pero sabía que, ya sabes, no iba a poder quedarme”.

5.- Los que se pasan de la raya son despedidos

Esta medida no necesita aplicarse a menudo, pero sucede lo suficiente como para que las personas con carreras en los medios de comunicación capten el mensaje, como cuando Phil Donahue fue despedido de MSNBC por su oposición al belicismo de la administración Bush en el período previo a la invasión de Iraq a pesar de tener los mejores índices de audiencia de cualquier programa de la cadena, o en 2018 cuando el profesor de la Universidad de Temple Marc Lamont Hill fue despedido de CNN por apoyar la libertad de los palestinos durante un discurso en las Naciones Unidas.

6.- Los que se pliegan a la línea ven avanzar sus carreras

En su libro de 2008 War Journal: My Five Years in Iraq, Richard Engel, de la NBC, escribió que hizo todo lo posible por entrar en Iraq porque sabía que supondría un gran impulso para su carrera, y calificó su presencia allí durante la guerra como su “gran oportunidad”.

“En el período previo a la guerra, estaba claro que Iraq era un país en el que se iban a hacer carreras”, escribió Engel. “Me colé en Iraq antes de la guerra porque pensé que el conflicto sería el punto de inflexión en Oriente Medio, donde ya llevaba viviendo siete años. Como joven freelance, creía que algunos reporteros morirían cubriendo la guerra de Iraq, y que otros se harían un nombre.”

marionetas

Esto nos da una idea de cómo piensan los periodistas ambiciosos a la hora de ascender en su carrera, y también de una de las razones por las que siempre están tan entusiasmados con la guerra. Si uno sabe que una guerra puede hacer progresar su carrera, espera que ocurra y hace todo lo posible para facilitarla. Todo el sistema está preparado para elevar a la peor clase de gente.

Engel es ahora el corresponsal jefe de la NBC en el extranjero, por cierto.

7.- En los medios públicos y financiados por el estado, la influencia es más evidente

Así que hemos estado hablando de las presiones que se ejercen sobre los empleados de los medios de comunicación de masas en los medios dirigidos por plutócratas, pero ¿qué pasa con los medios de comunicación de masas que no son propiedad de plutócratas, como NPR y la BBC?

Pues bien, la propaganda prospera en esas instituciones por razones más obvias: su proximidad a los poderes gubernamentales. Hasta los años 90, la BBC permitía que el MI5 investigara a sus empleados por actividades políticas “subversivas”, y sólo cambió oficialmente esa política cuando les pillaron. El director general de NPR, John Lansing, procedía directamente de los servicios oficiales de propaganda del gobierno de Estados Unidos, ya que anteriormente había sido director general de la Agencia para los Medios Globales de Estados Unidos, y no era el primer ejecutivo de NPR con una amplia experiencia en el aparato de propaganda estatal estadounidense.

Con los medios propiedad del Gobierno estadounidense, como Voice of America, el control es incluso más abierto que eso. En un artículo de 2017 con Columbia Journalism Review titulado Spare the indignation: Voice of America has never been independent”, Dan Robinson, veterano de la Voice of America, afirma que este tipo de medios son totalmente diferentes de las empresas de noticias normales y que se espera que faciliten los intereses informativos de Estados Unidos para recibir financiación gubernamental:

“Pasé unos 35 años en la Voice of America, en puestos que van desde corresponsal jefe en la Casa Blanca a jefe de la oficina en el extranjero y jefe de una división lingüística clave, y puedo decirles que durante mucho tiempo han sido ciertas dos cosas. En primer lugar, los medios de comunicación financiados por el Gobierno estadounidense han estado gravemente mal gestionados, una realidad que los hizo maduros para los esfuerzos bipartidistas de reforma en el Congreso, que alcanzaron su punto culminante a finales de 2016, cuando el presidente Obama firmó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2017. En segundo lugar, existe un acuerdo generalizado en el Congreso y en otros lugares de que, a cambio de seguir recibiendo financiación, estas emisoras gubernamentales deben hacer más, como parte del aparato de seguridad nacional, para ayudar a los esfuerzos para combatir la desinformación rusa, de ISIS y de Al-Qaeda”.

8.- Periodismo de acceso

dispositivos

Krystal Ball se refirió a este tema en su anécdota sobre la influyente llamada de MSNBC desde el bando de Clinton. El periodismo de acceso se refiere a la forma en que los medios de comunicación y los reporteros pueden perder el acceso a políticos, funcionarios del gobierno y otras figuras poderosas si esas figuras no los perciben como suficientemente simpáticos. Si alguien en el poder decide que no le gusta un determinado reportero, puede simplemente decidir conceder sus entrevistas a otra persona que sea suficientemente aduladora, o llamar a otra persona en la rueda de prensa, o mantener conversaciones oficiales y extraoficiales con alguien que le haga la pelota un poco más.

Privar a los interlocutores difíciles de acceso canaliza todo el preciado material de los medios de comunicación hacia los más serviles de la prensa, porque si tienes demasiada dignidad para lanzar preguntas suaves y no dar seguimiento a las ridículas no-respuestas de ensalada de palabras del lenguaje político, siempre hay alguien más que lo hará. Esto crea una dinámica en la que los lamebotas al servicio del poder son elevados a la cima de los principales medios de comunicación, mientras que los verdaderos periodistas que intentan pedir cuentas al poder no son recompensados.

9.- Recibir “primicias” de agencias gubernamentales que buscan promover sus intereses informativos

En las dictaduras totalitarias, la agencia de espionaje del gobierno dice a los medios de comunicación qué noticias publicar, y los medios de comunicación las publican sin rechistar. En las Democracias Libres, la agencia de espionaje del gobierno dice “¡Ohhh, amigo, tengo una primicia para ti!” y los medios de comunicación la publican sin rechistar.

Hoy en día, una de las formas más fáciles de publicar una noticia importante sobre seguridad nacional o política exterior es que uno o varios funcionarios del gobierno te confíen una “primicia” -con la condición de mantener el anonimato, por supuesto- que casualmente haga quedar bien al gobierno y/o haga quedar mal a sus enemigos y/o consienta tal o cual agenda. Por supuesto, esto equivale simplemente a publicar comunicados de prensa para la Casa Blanca, el Pentágono o el cártel de inteligencia de EEUU, ya que sólo estás repitiendo acríticamente algo no verificado que te ha pasado un funcionario, disfrazándolo de información periodística. Pero es una práctica cada vez más común en el “periodismo” occidental a medida que aumenta la necesidad de distribuir propaganda sobre los enemigos de la guerra fría de Washington en Moscú y Pekín.

Algunos ejemplos recientes notorios de esto son el informe completamente desacreditado de The New York Times de que Rusia estaba pagando a combatientes vinculados a los talibanes para matar a las fuerzas estadounidenses y aliadas en Afganistán, y el informe completamente desacreditado de The Guardian de que Paul Manafort visitó a Julian Assange en la embajada ecuatoriana. Ambas eran simplemente falsedades que los medios de comunicación recibieron de agentes de inteligencia que estaban tratando de sembrar una narrativa en la conciencia pública, que luego repitieron como un hecho sin revelar nunca los nombres de los que les dieron la historia falsa. Otro ejemplo relacionado es el de los funcionarios estadounidenses que admitieron a la NBC el año pasado -de nuevo bajo anonimato- que la administración Biden simplemente había estado alimentando con mentiras sobre Rusia a los medios de comunicación con el fin de ganar una “guerra de información” contra Putin.

Esta dinámica es similar a la del periodismo de acceso, en el sentido de que los medios y los reporteros que han demostrado ser loros simpatizantes y acríticos de las narrativas gubernamentales que se les transmiten son los que tienen más probabilidades de recibirlas y, por tanto, los que consiguen la “primicia”. Nos dimos cuenta de lo que esto parece desde dentro cuando el director en funciones de la CIA bajo la administración de Obama, Mike Morell, testificó que él y sus cohortes del cártel de inteligencia habían planeado inicialmente sembrar su operación de desinformación sobre el portátil de Hunter Biden a un periodista particular no identificado en The Washington Post, con quien presumiblemente tenían una buena relación de trabajo.

cia

Otro giro en la dinámica de las “primicias” de los cárteles de inteligencia es la forma en que los funcionarios del gobierno dan información a un reportero de un medio, y luego los reporteros de otro medio se ponen en contacto con esos mismos funcionarios y les preguntan si la información es cierta, y luego todos los medios involucrados hacen un desfile público en Twitter proclamando que el informe ha sido “confirmado”. Nada sobre la historia fue verificado como verdadero de ninguna manera; era simplemente la misma historia contada por la misma fuente a diferentes personas.

10.- Intereses de clase

Cuanto más siga un empleado de los medios de comunicación el pensamiento imperial de grupo, siga las reglas no escritas y no suponga una amenaza para los poderosos, más alto ascenderá en la carrera de los medios de comunicación. Cuanto más asciendan, más dinero ganarán. Una vez que se encuentran en posición de influir en un gran número de personas, forman parte de una clase adinerada que tiene un gran interés en mantener el statu quo político que les permite conservar su fortuna.

Esto puede tomar la forma de oponerse a cualquier cosa que se parezca al socialismo o a movimientos políticos que puedan hacer que los ricos paguen más impuestos, como vimos en las virulentas campañas de desprestigio contra figuras progresistas como Bernie Sanders y Jeremy Corbyn. También puede tomar la forma de animar al público a luchar en una guerra cultural para que no empiecen a luchar en una guerra de clases. También puede tomar la forma de hacer que uno apoye más al imperio en general, porque ese es el statu quo sobre el que se construye su fortuna. También puede adoptar la forma de hacer que uno simpatice más con los políticos, los funcionarios del gobierno, los plutócratas y las celebridades en su conjunto, porque esa clase es la que ahora son tus amigos; es con la que sales, a cuyas fiestas y bodas vas, con la que bebes, con la que ríes, con la que chismorreas.

fotografo

Los intereses de clase bailan con el comportamiento de los periodistas de múltiples maneras porque, como han señalado tanto Glenn Greenwald como Matt Taibbi, los periodistas de los medios de comunicación de masas proceden cada vez más, no de entornos de clase trabajadora, sino de familias adineradas, y tienen títulos de costosas universidades de élite.

El número de periodistas con títulos universitarios se disparó del 58% en 1971 al 92% en 2013. Si tus padres ricos no están pagando eso por ti, entonces tienes una deuda estudiantil aplastante que tienes que pagar tú mismo, lo que sólo puedes hacer en el campo en el que estudiaste ganando una cantidad decente de dinero, lo que sólo puedes hacer actuando como propagandista del establishment imperial en las formas que hemos estado discutiendo.

Las propias universidades tienden a desempeñar un papel al servicio del statu quo y de la fabricación de conformidad a la hora de producir periodistas, ya que la riqueza no fluirá hacia un entorno académico que sea ofensivo para los ricos. Es poco probable que los intereses adinerados hagan grandes donaciones a las universidades que enseñan a sus estudiantes que los intereses adinerados son una plaga para la nación, y desde luego no van a enviar a sus hijos allí.

11. Centros de pensamiento

El Quincy Institute ha publicado un nuevo estudio según el cual un asombroso 85% de los grupos de reflexión citados por los medios de comunicación en sus informes sobre el apoyo militar estadounidense a Ucrania han sido pagados por contratistas literales del Pentágono.

“En Estados Unidos, los think tanks son un recurso al que acuden los medios de comunicación en busca de opiniones expertas sobre cuestiones urgentes de política pública”, escribe Ben Freeman, del Quincy Institute. “Pero los think tanks a menudo tienen posturas arraigadas; un creciente número de investigaciones ha demostrado que sus financiadores pueden influir en sus análisis y comentarios. Esta influencia puede incluir la censura -tanto la autocensura como una censura más directa del trabajo desfavorable para un financiador- y acuerdos de pago por investigación con los financiadores. El resultado es un entorno en el que los intereses de los financiadores más generosos pueden dominar los debates políticos de los think tanks”.

Esto es mala práctica periodística. Nunca, jamás, está de acuerdo con la ética periodística citar a centros de estudio financiados por especuladores de la guerra en asuntos de guerra, militarismo o relaciones exteriores, pero la prensa occidental lo hace constantemente, sin siquiera revelar este inmenso conflicto de intereses a su audiencia.

Los periodistas occidentales citan a expertos financiados por el imperio porque generalmente se alinean con las líneas aprobadas por el imperio que un taquígrafo de los medios de comunicación sabe que puede avanzar en su carrera impulsando, y lo hacen porque hacerlo les da una “fuente” “experta” de aspecto oficial que citar mientras proclaman que hay que enviar más maquinaria de guerra cara a tal o cual parte del mundo o lo que sea. Pero en realidad sólo hay una historia que encontrar en tales citas: “La industria bélica apoya más guerra”.

El hecho de que se permita a los especuladores de la guerra influir activamente en los medios de comunicación, la política y los organismos gubernamentales a través de grupos de reflexión, publicidad y grupos de presión corporativos es una de las cosas más insensatas que ocurren en nuestra sociedad actual. Y no sólo se permite, sino que rara vez se cuestiona siquiera.

12.- El Council on Foreign Relations (Consejo de Relaciones Exteriores)

Probablemente, también debería señalarse aquí que el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) es un centro de estudios profundamente influyente, que cuenta entre sus miembros con un sorprendente número de ejecutivos de medios de comunicación y periodistas influyentes, una dinámica que confiere a esos centros otra capa de influencia en los medios de comunicación.

En 1993, el ex redactor jefe y defensor del pueblo del Washington Post, Richard Harwood, describió con aprobación al CFR como “lo más parecido que tenemos a un establishment gobernante en Estados Unidos”.

Harwood escribe:

“La pertenencia de estos periodistas al consejo, independientemente de cómo se consideren a sí mismos, es un reconocimiento de su papel activo e importante en los asuntos públicos y de su ascenso a la clase dirigente estadounidense. No se limitan a analizar e interpretar la política exterior de Estados Unidos; ayudan a hacerla. Su influencia, especula Jon Vanden Heuvel en un artículo publicado en el Media Studies Journal, es probable que aumente ahora que ha terminado la Guerra Fría: ‘Al centrarse en crisis concretas en todo el mundo {los medios de comunicación están en mejor posición} para presionar al gobierno para que actúe’”.

13.- Publicidad

En 2021, “Politico” fue sorprendido publicando una apología aduladora de Lockheed Martin, uno de los principales fabricantes de armas, al mismo tiempo que Lockheed patrocinaba un boletín informativo de “Politico” sobre política exterior. Eli Clifton de Responsible Statecraft escribió en ese momento:

“Hay una línea muy borrosa entre la relación financiera de Politico con la mayor empresa de armas en los Estados Unidos, Lockheed Martin, y su producción editorial. Y esa línea puede haberse vuelto aún más opaca”.

Ethan Paul, de Responsible Statecraft, informó de que “Politico” estaba eliminando de sus archivos cualquier referencia al patrocinio de Lockheed Martin del popular boletín de la publicación, Morning Defense. Aunque se borraron las pruebas de la relación financiera de Lockheed con “Politico”, el popular medio de comunicación acaba de publicar un largo artículo sobre la empresa, sin reconocimiento alguno de la larga relación financiera con “Politico”.

caliente

“Politico” no respondió a las preguntas sobre si Lockheed seguía patrocinando la publicación después de que el mes pasado eliminara los anuncios del gigante de la defensa o si la empresa armamentística pagó por lo que parecía en gran medida un publirreportaje.

Lee Hudson, de “Politico”, visitó las instalaciones de investigación y desarrollo Skunk Works de Lockheed, de alta seguridad y en su mayor parte clasificadas, al norte de Los Ángeles, y escribió elogiosamente: “Para los periodistas de tecnología de defensa y los frikis de la aviación, esto es el equivalente a un Boleto Dorado a la fábrica de Willy Wonka, pero piense en drones supersónicos en lugar de Everlasting Gobstoppers”.

¿Te has preguntado alguna vez por qué ves anuncios de Northrop Grumman durante la Superbowl? ¿Crees que alguien está viendo ese anuncio diciendo “¿Sabes qué? ¿Voy a comprarme un bombardero furtivo?” Por supuesto que no. La industria de defensa hace publicidad en los medios de comunicación todo el tiempo, y aunque puede que no siempre la pillen con las manos en la masa manipulando descaradamente las publicaciones de noticias como hizo Lockheed con “Politico”, es difícil imaginar que su dinero no tenga un efecto amedrentador en la información sobre política exterior, y quizás incluso les dé cierta influencia en cuestiones editoriales.

Como dijo Jeff Cohen más arriba: los principales anunciantes están fuera de los límites.

14.- Infiltración encubierta

El hecho de que gran parte del comportamiento propagandístico de los medios de comunicación pueda explicarse sin conspiraciones secretas no significa que no haya conspiraciones secretas. En 1977, Carl Bernstein publicó un artículo titulado “La CIA y los medios de comunicación” en el que informaba de que la CIA se había infiltrado de forma encubierta en los medios de comunicación más influyentes de Estados Unidos y tenía a más de 400 periodistas a los que consideraba activos en un programa conocido como Operación Mockingbird.

Se nos dice que este tipo de infiltración encubierta ya no ocurre hoy en día, pero eso es absurdo. Por supuesto que ocurre. La gente cree que la CIA ya no lleva a cabo conductas nefastas porque les resulta cómodo creerlo, no porque exista ninguna base probatoria para esa creencia.

No se dieron las condiciones que dieron lugar a la Operación Mockingbird en los años 70 que no se den también hoy. ¿Guerra fría? Eso ocurre hoy. ¿Guerra caliente? Eso está ocurriendo hoy. ¿Grupos disidentes? Ocurre hoy. ¿Una loca carrera para asegurar el dominio y el capital de EEUU en el escenario mundial? Sucede hoy. La CIA no fue desmantelada y nadie fue a la cárcel. Todo lo que ha cambiado es que los medios de comunicación tienen ahora más cosas para que jueguen los operativos del gobierno, como los medios online y las redes sociales.

Y, de hecho, hemos visto pruebas de que eso ocurre hoy en día. Ya en 2014 Ken Dilanian, ahora un destacado reportero de la NBC, fue sorprendido colaborando íntimamente con la CIA en sus reportajes y enviándoles artículos para su aprobación y cambios antes de su publicación. En sus correos electrónicos con los encargados de prensa de la CIA se ve a Dilanian actuando como un propagandista de la agencia, hablando de cómo pretendía que un artículo sobre los ataques de drones de la CIA fuera “tranquilizador para el público” y editando sus reportajes de acuerdo con sus deseos.

Otros posibles activos de la CIA son Anderson Cooper, de CNN, que hizo prácticas con la agencia, y Tucker Carlson, cuyo pasado presenta una cantidad altamente sospechosa de solapamientos con la CIA.

15.- Infiltración abierta

Por último, a veces los medios de comunicación actúan como propagandistas del Estado porque son verdaderos propagandistas del Estado. En la época de Carl Bernstein, la CIA tenía que infiltrarse secretamente en los medios de comunicación; hoy en día, los medios de comunicación contratan abiertamente a miembros de los servicios de inteligencia para que trabajen entre sus filas. Los medios emplean abiertamente a veteranos de las agencias de inteligencia como John Brennan, James Clapper, Chuck Rosenberg, Michael Hayden, Frank Figliuzzi, Fran Townsend, Stephen Hall, Samantha Vinograd, Andrew McCabe, Josh Campbell, Asha Rangappa, Phil Mudd, James Gagliano, Jeremy Bash, Susan Hennessey, Ned Price y Rick Francona.

notelotragues

Los medios de comunicación también suelen traer a “expertos” para opinar sobre la guerra y las armas que son empleados directos del complejo militar-industrial, sin explicar nunca a su audiencia ese enorme conflicto de intereses. El año pasado Lever News publicó un reportaje sobre la forma en que los medios de comunicación habían estado trayendo a directivos estadounidenses que actualmente trabajan para empresas especuladoras de la guerra como parte de su vida en la puerta giratoria del pantano de Washington entre el sector público y el privado y presentándolos como expertos imparciales sobre la guerra en Ucrania.

Así que, como puede ver, los medios de comunicación están sometidos a presiones desde todos los ángulos imaginables y en todos los niveles relevantes que les empujan a funcionar no como reporteros, sino como propagandistas. Por eso los empleados de los medios de comunicación occidentales actúan como agentes de relaciones públicas del imperio occidental y sus componentes: porque eso es exactamente lo que son.

Fuente: Caitlin Johnstone es una periodista independiente, escritora y poeta australiana que se financia a través de sus lectores. Su último libro, en colaboración con Tim Foley, es “Woke: A field guide for utopia preppers”. Nota extraída de Globalter. publicado en loquesomos.org

.
También podría interesarte