Más parkings a residentes en Carabanchel y menos en Retiro

¬»La decisión del gobierno de Almeida de construir un parking de 1.000 plazas al lado del Retiro ha provocado un interesante debate en la ciudad de Madrid»
¬»Lo que no es comprensible desde ningún punto de vista es que se metan más plazas de rotación en el centro de la ciudad»
¬»Parece claro que volvemos al Madrid de los túneles y los parkings sin más criterio que el comercial»

La decisión del gobierno de Almeida de construir un parking de 1.000 plazas al lado del Retiro ha provocado un interesante debate en la ciudad. El gobierno lo ha querido plantear poco menos que como una actuación en favor de la movilidad sostenible, resaltando la importancia de la ampliación de aceras en la actuación y sin aclarar cuántas plazas de aparcamiento de rotación se crearán realmente. Tampoco se ha explicado por qué invertir en un parking en esta zona y no otros que seguramente son mucho más necesarios.

Quede claro que no parto de una posición esencialista sobre los aparcamientos subterráneos y, además, en este caso todavía no conocemos muchas cosas sobre el proyecto. Hay barrios de Madrid como Batán, Puerta del Ángel, el casco viejo de Usera, buena parte de Carabanchel y otros fuera de la M-30 que necesitan algo de aparcamiento subterráneo para residentes para poder actuar de forma contundente en superficie ampliando aceras, peatonalizando o introduciendo plataforma única, garantizando la accesibilidad universal e introduciendo arbolado. Son mejoras del espacio público que van a suprimir muchas plazas en superficie que necesitarán sustituirse, en parte, por subterráneas y sobre todo ordenando el aparcamiento a través de zonas de aparcamiento vecinal o incluso de zona ser.

En este caso, en primer lugar hay que decir que la ampliación de aceras no va a suponer una reducción de la sección de la calle dedicada al tráfico privado, simplemente se amplía sobre lo que era la banda de aparcamiento, en este caso era aparcamiento de rotación. Es decir, la ampliación de aceras se podría haber hecho reduciendo ese aparcamiento de rotación sin perjudicar en absoluto a los vecinos de la zona y reduciendo la atracción de coches que provocan el gran número de establecimientos de hostelería que cada vez proliferan más por la zona.

En segundo lugar, se dice que la actuación mejorará las posibilidades de aparcamiento de los vecinos. Esto dependerá del número de plazas que finalmente no sean de rotación. Plazas que, en todo caso, podrían haberse ganado cambiando espacio para rotación por residentes en superficie, como hicimos durante la anterior legislatura en muchos barrios. O, en todo caso, si había mucho empeño en hacer un aparcamiento subterráneo en el que ya es el segundo distrito con más plazas en parkings para residentes, se debería intervenir a la vez en superficie ampliando aceras y reduciendo, como poco, el número de plazas que ganas en el parking.

En tercer lugar, lo que no es comprensible desde ningún punto de vista es que se metan más plazas de rotación en el centro de la ciudad. Lo que se está haciendo es incitar a la ciudadanía a coger el coche para acudir a zonas con una importante presión hostelera. El problema de los vecinos de esos barrios es que hay demasiadas plazas de aparcamiento de rotación, no que haya demasiado pocas. Las plazas de aparcamiento siempre atraen coches y la tendencia de todas las capitales europeas es precisamente reducir las posibilidades de aparcar en las zonas centrales de las ciudades.

Acabo con una última reflexión que tiene que ver con la necesaria ampliación del horario de la zona SER en muchos barrios, especialmente los fines de semana. No tiene sentido que lo que no es bueno para ir a trabajar, lo sea para acudir a zonas de ocio. Ampliar el horario (los viernes y los sábados como poco hasta las 23:00) en los barrios con más concentración de establecimientos de hostelería u otros equipamientos de ocio va a ser bueno para proteger el aparcamiento de los residentes pero, sobre todo, para reducir el tráfico, la contaminación y el ruido, además de para mejorar la convivencia y reducir los accidentes de tráfico relacionados con el alcohol.

Parece claro que volvemos al Madrid de los túneles y los parkings sin más criterio que el comercial. Retórica sobre movilidad sostenible y reequilibrio pero toda la inversión se centra en infraestructuras para el coche que, ya sea en superficie o en subterráneo, no va a perder espacio en la ciudad. Fuente: Jorge García Castaño en cuartopoder.es

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Subscribe  
Notify of