Madrid duplicó el exceso de mortalidad del Estado en 2020

Las cifras del INE demuestran que la pandemia produjo en España un incremento de mortalidad del 17,9%. Entre las comunidades más afectadas destaca Madrid, con un aumento de un 40%.

Tras once meses, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado hoy los datos definitivos sobre la mortalidad en 2020. Las cifras demuestran que la pandemia produjo en España un incremento de mortalidad del 17,9% respecto a 2019. Entre las comunidades más afectadas destaca Madrid, que duplica la media estatal, con un aumento de un 40%. A esta autonomía le siguen Castilla La Mancha, con un 34,8% y Castilla León con un 27,2%, según la comparación de datos realizada por El Salto con las cifras del INE de 2019.

Así, según los datos, los fallecimientos en Madrid pasaron de 47.165 en 2019 a 66.206 en 2020. También es la tercera región con más decesos por covid-19 en tasa bruta esto es, por cada 100.000 habitantes. Esta fue de 215,2, solo superada por Castilla y León, con 243,5 y Castilla La-Mancha, con 235,8.

Por tanto, las consecuencias de la pandemia fueron claramente desiguales entre los territorios del Estado, existiendo comunidades donde el impacto del covid en la mortalidad fue menos acuciado como Galicia, con un incremento de solo un 5,2%, Canarias, con un 6,2% y Murcia con un 6,9%.

Pandemia a escala estatal

Los datos, que ha hecho públicos hoy el INE, indican que en el año 2020 se produjeron en España 493.776 defunciones, 75.073 más que en el año anterior (un 17,9% más). Por sexo, fallecieron 249.664 hombres, un 17,4% más que en 2019,  y 244.112 mujeres, un 18,5% más.

Los meses con mayor incremento de defunciones fueron abril, un 78,4% más que en abril de 2019, y marzo, un 57,1% más, lo que demuestra que la pandemia ocasionada por el covid-19 fue la principal responsable de este incremento de mortalidad.

En los meses de abril y marzo las muertes en geriátricos se incrementaron un 201,4%, frente al 50% en domicilios y hospitales.

En cuanto el lugar de defunción, los datos evidencian el impacto de esta tragedia en las residencias de mayores. Así, el número de fallecidos en geriátricos aumentó un 33,7% respecto al año anterior (hubo 18.463 más), frente al 25,7% de aumento en domicilios (un 27.115 más) y en centros hospitalarios un 15,6% (36.027 más). Diferencias que se disparan en los meses de abril y marzo, donde las muertes en geriátricos se incrementaron un 201,4%, frente al 50% en domicilios y hospitales.

En total, 73.216 personas fallecieron en residencias socio-sanitarias. Durante los meses más duros de la pandemia en comunidades como Madrid o Catalunya se emitieron órdenes para excluir de las derivaciones hospitalarias a ancianos provenientes de geriátricos en función de sus capacidades físicas y cognitivas, documentos que transcendieron tras los meses más duros.

Ayuso solo invirtió un 1% en sofocar la pandemia

La crisis de las residencias en Madrid

Fuente: Atenea García en elsaltodiario.com

También podría interesarte