Los trabajadores de la banca secundan masivamente el paro parcial del sector

Piden incrementos salariales acordes con los beneficios récord del sector

parosectorfinancero

Más de 150.000 trabajadores y trabajadoras del sector financiero a nivel nacional han sido convocados a un paro de dos horas este lunes, entre las 8.00 y las 10.00 horas, que forma parte de las movilizaciones convocadas por UGT, CC. OO. y FINE ante el «inmovilismo» de las patronales del sector —AEB, CECA y Unacc— en la negociación del convenio colectivo 2024-2026. Un paro que ha tenido un «seguimiento masivo», ya que el 84,7 % de las plantillas se han sumado a las movilizaciones, según datos aportados por las organizaciones sindicales.

Los sindicatos exigen, entre otras cosas, incrementos salariales para poder recuperar parte del poder adquisitivo perdido con la escalada de la inflación y «medidas de calado» para mejorar el «insostenible» clima laboral y reducir la «presión» comercial. Los sindicatos denuncian que en la búsqueda de «exprimir» al máximo los márgenes de beneficios, las empresas «exprimen» también a los trabajadores y las trabajadoras de las sucursales.

Según han precisado los sindicatos convocantes, la huelga parcial ha sido secundada por el 85,5 % de los 80.000 trabajadores de banca; así como por un 83,5 % de los 55.000 empleados de los bancos creados por las antiguas cajas y por un 84,5 % de los 17.000 empleados de las cajas rurales.

Según los datos de los sindicatos, en Caixabank (87,5 %), Santander (87,1 %) y Unicaja (87 %) se han registrado las mayores tasas, pero en todas las entidades y en las Cooperativas de Crédito (84,1 %) se supera o se acerca al 80 % de seguimiento —excepto en Abanca, tan sólo el 50% de su plantilla se unió a las protestas—.

El objetivo de los trabajadores de la banca recuperar los 10 puntos de poder adquisitivo que se han dejado en los años anteriores debido a la escalada de la inflación. Para ello, piden incrementos salariales acordes con los beneficios récord del sector, es decir, un alza de entre el 17 % y el 23 % durante los cuatro años que cubra el convenio colectivo. La patronal ha ofrecido una subida salarial del 8 % en tres años.

Asimismo, los sindicatos exigen que las subidas salarias se apliquen a toda la plantilla, sin compensación, absorción ni mecanismos similares, que incluyen las subidas en pluses y bonificaciones. También quieren que se fije un tope del 1 % en los intereses de los préstamos que las entidades conceden a los trabajadores ante la subida del euríbor, el indicador que fija el precio de los créditos con interés variable.

Los trabajadores también piden que se reduzca la brecha entre los salarios de las personas que trabajan en las sucursales y las que están las cúpulas directivas. Según datos de los sindicatos, un directivo puede ganar hasta 300 veces más que un empleado de cualquier sucursal.

Por otra parte, exigen medidas «de calado» que mejoren el «insostenible» clima en el que deben trabajar, marcado, explican, por la «presión comercial, la falta de plantilla, las cargas de trabajo y el impacto sobre la salud».

Fuente: mundoobrero.es

.
También podría interesarte