Las víctimas de violencia de género de Madrid siguen sin centro de acogida seis meses después del cierre de Geranios

El espacio abierto por Manuela Carmena, Geranios, fue cerrado en mayo con el compromiso del alcalde de no dejar desamparadas a ninguna de las 35 mujeres en situación de especial vulnerabilidad. El Ayuntamiento dice que “no era un centro digno” y asegura que en diciembre se las reubicará en un inmueble del distrito de Hortaleza que ya está licitado

Han pasado seis meses desde que, el pasado 10 de mayo, el centro municipal de acogida de mujeres Geranios, abierto por el anterior gobierno de Manuel Carmena, cerraba definitivamente sus puertas al finalizar el contrato con Accem, la empresa que lo gestionaba. Entonces, las 35 mujeres sin hogar que habitaban en él, en su mayoría víctimas de violencia machista, fueron enviadas a otros centros –uno de ellos mixto– ya pensiones, mientras la corporación de PP y Ciudadanos anunciaba que estaban reubicadas en breve en un nuevo centro que se abriría en otoño.

La solución no gustó ni a las mujeres afectadas, que se tuvieron que enfrentar a un cambio de casa ni al personal que trabajaba en el centro, que se quedaba en un limbo laboral que acabó en un ERTE. Pero menos gustó al principal grupo de la oposición, Más Madrid, que consideró que ese brusco final podría encontrar evitado o, en su caso, se podía haber reubicado de inmediato a estas personas en uno de los centros vacíos que se encuentran en el distrito de Hortaleza. Se trata de un antiguo colegio cerrado hace tiempo que será donde finalmente se acomodará a todas ellas, pero no ocurrirá hasta finales de año.

Mucho antes de decretar el cierre de Geranios, la vicealcaldesa, Begoña Villacís aprovechó el acto institucional celebrado en Cibeles a finales del mes de noviembredel año pasado con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para anunciar “la puesta en marcha de un nuevo recurso municipal para el año”, un próximo centro de acogida de nueva creación para atender a mujeres sin hogar víctimas de la violencia de género, que, según dijo, sería “el primer centro de estas características en España” dirigido expresamente “a todas esas mujeres que no tienen hogar y que han sufrido durante muchos años el maltrato a manos de sus parejas”. Según adelantó, ese nuevo centro para mujeres sin hogar contaría con entre 30 y 40 plazas y estaría ubicado en el distrito de Hortaleza, “combinando la atención que reciben las personas en situación de calle con la que se dispensa a las mujeres que han sufrido violencia machista “.

Medio año después de ese cierre, el nuevo centro situado en Hortaleza sigue esperando a abrir sus puertas. El Ayuntamiento sacó a concurso su gestión y la licitación se publicó el 5 de agosto de 2021 con un presupuesto de 4,7 millones de euros, para una duración de 24 meses. Pese a que se acordó su tramitación urgente, lo que supone reducir los plazos a la mitad, el proceso ha sido lento. Finalmente, el 11 de octubre de este mismo año se acordó la adjudicación del contrato a una de las tres ofertas presentadas. Se trata de la Fundación Salud y Comunidad, que ha desbancado a Accem –que gestionaba Geranios– y Grupo 5.

El Consistorio ha tenido que esperar los 15 días que manda la ley para que la decisión sea firme, por si se presentaban recursos a la misma. Según explican fuentes del departamento de Familias que dirige José Aniorte, el centro estará en funcionamiento el próximo mes de diciembre. Estas fuentes explican que se están finalizando la colocación del mobiliario y justifican la lentitud de todo el proceso porque “la apertura lleva su tiempo”.

Una de las voces que se ha alzado contra el retraso de la reubicación urgente de este grupo de mujeres vulnerables es la de Rita Maestre, portavoz de Más Madrid, que el pasado martes acudió al edificio de Hortaleza, un antiguo colegio abandonado y rehabilitado en 2019 por la anterior regidora, Manuel Carmena, con la que gobernó su grupo, para denunciar que lleva “dos años cerrado”. “Esta es la chapuza y el desgobierno de Almeida en cada barrio”, lamentó Maestre. “Almeida anunció que trasladaría aquí el albergue de mujeres que cerró hace medio año -el de Geranios-, pero a día de hoy, con la Campaña contra el Frío a punto de empezar, esto sigue cerrado y las mujeres en situación de extrema vulnerabilidad, en recursos inadecuados o directamente en la calle. Este abandono, este ‘no hacer nada’,.

Desde el área Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento, un portavoz asegura a elDiario.es que las 35 mujeres que salieron de Geranios “están bien atendidas”. Según explican, 16 de ellas fueron enviadas al centro Juan Luis Vives de Vicálvaro, “el mejor centro de la red de acogida”, que es mixto; a otras se las ubicó en otros centros municipales y solo seis de ellas están en hostales y pensiones, cuyo alojamiento paga el Ayuntamiento. A todas –insisten estas fuentes– se les ha hecho un seguimiento a través del Samur Social para saber de sus circunstancias actuales. Es más, añaden que, finalizado el contrato de Geranios, hizo “un estudio de cada caso particular” para ver si aceptaban ir al nuevo centro de Hortaleza. Y “la mayoría ha dicho que sí”, desvelan.

La corporación municipal recuerda que también dispone del programa No Second Night de intervención temprana para mujeres en situación de calle y se jactan de la atención que siguen prestando a estos colectivos vulnerables. Dicho programa arrancó con 30 plazas el verano del año pasado y fue implantado en seis hostales diferentes de Madrid en donde las mujeres cuentan con habitaciones para pernoctar aunque acuden a comer a un espacio común de la fundación Luz Casanova.

Los ediles de Más Madrid dudan de que esos recursos serían los mejores para esas mujeres. “En todo caso -señalan-, no son recursos adecuados para mujeres que tienen una trayectoria de abuso y violencia. Como tampoco lo son los albergues ‘normales’ donde residen muchos de los agresores y con los que llevan conviviendo desde su vuelta”, añaden .

Sobre la clausura de Geranios, las fuentes del departamento que dirige Aniorte afirman que el centro se cerró “de forma programada porque no se adaptaba a lo que buscaba el Ayuntamiento para alojar a estas mujeres”. “No era un sitio digno para mujeres sin hogar víctimas de violencia de género. Dormían en butacones y camastros, y ahora contarán con unas instalaciones muchísimo mejores y estancias amplias, habitaciones individuales con armario y baño”, adelantan desde el gobierno municipal.

Lo cierto es que en el momento del cierre de Geranios nada se sabía de cómo ni cuándo se pondrían en marcha las nuevas instalaciones. El nuevo centro de Hortaleza no estaba licitado en mayo. Finalmente, la licitación se publicó el 5 de agosto de 2021. El objetivo del nuevo contrato es “la puesta en marcha y desarrollo de la gestión del Centro de Acogida y Centro de Día, con servicio de desayuno, comida y cena y del complemento de alojamientos no institucionalizadores, para mujeres en situación de grave exclusión que se encuentran en situación de calle y / o de otras mujeres atendidas en la Red de Atención a Personas Sin Hogar que requieran un abordaje flexible y de baja exigencia, prestando una atención especializada a aquellas que hayan sufrido o estén sufriendo violencia de género y / o problemas de adicción al alcohol u otras sustancias “.

El nuevo Centro de Acogida para Mujeres de Hortaleza contará con “30 plazas de alojamiento y 5 plazas más para situaciones de emergencia; un Centro de Día con 60 plazas para la atención diurna; y la estancia de 15 mujeres en plazas de alojamiento hotelero, durante todo el periodo de vigencia del contrato, con el objeto de que puedan alcanzar la autonomía personal “.

Para Más Madrid, sin embargo, la solución debería haber sido “más rápida” y pasaba “por un mecanismo muy sencillo: hacer una convalidación del gasto, que habría permitido no interrumpir este servicio hasta la apertura del nuevo centro”. “Era una decisión política y de las prioridades de quien gobierna, y Más Madrid lo tuvo claro:” Nuestras prioridades son la salud y la protección de las más vulnerables “, según dijo el portavoz de Familia y Bienestar Social, Javier Barbero.

El principal grupo de la oposición municipal teme, además, que las antiguas trabajadoras de Geranios, que siguen en ERTE, terminen en la calle, a pesar de las promesas que les han hecho. El contrato anterior, denominado Programa para la puesta en marcha de recursos de apoyo y alojamiento a la intervención de los equipos de calle de Samur Social, se licitó en 2017 y se prorrogó hasta el 31 de mayo de este año. Pero ya no es Accem sino la Fundación Salud y Comunidad la entidad a la que se le ha concedido el contrato.

“No entendemos por qué los nuevos pliegos no se han hecho a tiempo sabiendo que el contrato se terminaba el 31 de mayo”, se quejó entonces una de las trabajadoras en plantilla que prefirió no dar su nombre. El temor a ser despedidas si no se cumplen los plazos estipulados o la nueva empresa se niega a subrogarles los contratos permanece. Pero desde el área de Familias, Igualdad y Bienestar Social insisten en que estas trabajadoras “tienen garantizado su empleo con la nueva empresa en el nuevo centro. Sus contratos serán subrogados. Fue un empeño del Ayuntamiento, era una condición obligatoria para la concesión del nuevo contrato “, añaden.

Fuente: Carmen Moraga en eldiario.es

También podría interesarte