Las 10 mejores películas de 2019

  • Un listado a contracorriente en un año en el que la crítica ha considerado que lo último de Tarantino y Scorsese es indiscutible 
  • Hemos vuelto a vivir el bombardeo de un marketing bestial que funciona y encumbra nuevamente al cine más pretencioso, inane y sobrevalorado  

Esta lista es, como todas, una tradición anual y un inventario subjetivo. Aunque me temo que será un listado a contracorriente en un año en el que la crítica ha considerado mayoritariamente que lo último de Quentin Tarantino (Érase una vez… en Hollywood) y Martin Scorsese (El irlandés) son indiscutibles, imborrables e imperecederas obras maestras del cine. No lo son en absoluto. ¿Recuerdan el fenómeno Roma? Hemos vuelto a vivir el bombardeo de un marketing bestial que funciona y encumbra nuevamente al cine más pretencioso, inane y sobrevalorado. A las marcas de moda.  

Aunque habría que hace una diferenciación entre el film de Tarantino y el de Scorsese. Si bien la película con la pareja Pitt y DiCaprio ha gustado a muchos espectadores, en la famosa página de estrenos Filmaffinity El irlandés empezó nada menos que con un 9,2 de nota ya va por un 7,6. Es decir: cuanta más gente sufre el bodrio digital de Scorsese y lo evalúa, más baja es la calificación. 

Otras películas que decepcionaron son Yo soy Dolemite, el pobre regreso de Eddie MurphyAd Astra, descarado plagio espacial de Apocalypse Now y Glass, otro Shyamalan insoportable. La palma de Oro de Cannes (Parásitos) me dejó indiferente y las nuevas de los Vengadores y Star Wars no las he visto porque no tengo 12 años. Mis favoritas:

Joker

León de Oro en el Festival de Venecia, Joker es una de las películas más sorprendentes del año gracias a un fabuloso Joaquin Phoenix, que ganará el Oscar si no abre la boca demasiado en las próximas semanas. Con Joker Todd Phillips y Scott Silver lograron un guion brillante basándose en el famoso personaje de DC Comics. Phillips, director de la magnífica comedia golfa Resacón en Las Vegas, ha demostrado con esta película que no solo se puede hacer cine adulto con un cómic en Hollywood, además cualquier personaje famoso e icónico puede reinterpretarse usando la imaginación y mucho cine en la cabeza.

Lo peor: algunos gratuitos giros de guión (el protagonista entra en cualquier sitio como Pedro por su casa) y sus dos innecesarios finales. Con uno bastaba.  

Lo mejor: Joaquin Phoenix y su valiente reformulación de dos películas de Scorsese (al que le propusieron dirigir la película): Taxi Driver y El rey de la comedia.

The Sister Brothers

Que Joaquin Phoenix es un tío listo lo demuestra al protagonizar también otra de la mejores películas del año, un western atípico dirigido por un francés (Jacques Audiard) que ganó el premio al Mejor director en el Festival de Venecia. La película también ha demostrado o recordado que el western no tiene por que ser un género reservado a los americanos y que un europeo también puede destacar en él.   

Lo peor: que no nos cuente mejor la historia del misterioso chal. 

Lo mejor: la sorprendente escena en el río y su poético final.

Rocketman

Nominada a mejor película de comedia, actor y canción en los Globos de Oro, Rocketman, basada en la vida de Elton John, es lo que Bohemian Rhapsody debería haber sido: una película desenfadada que juega con el salto al vacío del musical con coreografías fantasiosas y trabajadas. En fin: que se aleja del biopic de manera bastante honrosa. La película, que dividió a la crítica, es tan entretenida, superficial y pirotécnica como el propio Elton John y eso es un acierto.

Lo peor: un happy end con demasiado edulcorante. 

Lo mejor: Taron Egerton, estupendo.

Dolor y gloria

No iba con grandes ilusiones a ver el nuevo Almodóvar, cineasta al que consideraba en un estancamiento creativo insalvable. En esta película está bien hasta Antonio Banderas, un actor normalmente flojo y sobreactuado. El guión nos presenta un personaje principal que es el propio Almódovar pero un poco más achacoso y un elenco de buenos secundarios ente los que destacan Asier Etxeandia (que recuerda al Eusebio Poncela del primer Almodóvar y es el contrapunto humorístico de la película), un estupendo Leonardo Sbaraglia como el amante del pasado y Julieta Serrano como la madre, tantas veces presente en su cine. 

Lo peor: unos flashbacks a su pasado demasiado idealizado y de imagen casi publicitaria y algunas casualidades un poco bochornosas.  

Lo mejor: en la película hay un momento en el que el personaje principal dice que no sabe si lo que está escribiendo es un drama o una comedia. La escena define la manera de hacer de Almodóvar y también Dolor y gloria, película que se maneja bien entre los dos géneros.

Le Mans 66

El cine que muchos esperamos ver en Hollywood y nunca llega. Buenos personajes, estupenda recreación de época, eficaz banda sonora y sobre todo una superproducción espectacular y un ritmo endiablado. La película, que dividió a la crítica (El Periódico y El confidencial la pusieron a parir), tiene un buen tema: la obsesión por la perfección frente a los burócratas, la codicia empresarial y los trepas de turno.   

Lo peor: la almibarada trama familiar. 

Lo mejor: el final, con los coches de la escudería Ford llegando juntos a la meta.

Apollo 11

Otra epopeya de los años sesenta, una joya del cine documental y uno de los favoritos en los Oscar en sus categoría. Premio Especial del Jurado Festival de Sundance, Apollo 11 es un alucinante material inédito sobre la famosa misión que llevó al hombre por primera vez a la luna. La película es lo más parecido a viajar en el tiempo, al pasado. Y también a la luna, al espacio. La nitidez de las imágenes, y su espectacularidad en muchos casos, es sobrecogedora.  

Lo peor: los momentos en los que la película se vuelve patriotera. 

Lo mejor: que, como dijo el Hollywood Reporter, es un trabajo inmersivo como se han visto pocos en 2019. Y un acontecimiento histórico, una joya del cine documental guardada durante medio siglo.

Día de lluvia en Nueva York

Un Woody Allen menor, pero no malo. Una película ligera que retoma el Allen más romántico con una entrañable pareja de pijos bajo la lluvia, buen jazz y fotografía de Storaro. No esperas más y no te da menos, no ofende. Que un hombre de la provecta edad de Allen tenga todavía ganas de hacer este cine, aunque sea tan inofensivo y dulzón, es admirable. 

Lo peor: que no es un Woody Allen grande, a la altura de Blue Jasmine

Lo mejor: el elegante momento al piano de Timonthée Chalambert.

Mientas dure la guerra

Tras el tiempo perdido rodando olvidable cine de género (Regresión) y anuncios de lotería, Alejandro Amenábar estrenó en 2019 una película bien escrita, bien producida y con dos interpretaciones de lujo: la de Eduard Fernández como Millán-Astray y la de Karra Elejalde como Miguel de Unamuno. Amenábar y sus productores han demostrado que en España podemos contar nuestra guerra sin que el personal se quede frito en la butaca (la película ha gustado mucho), con una buena y sencilla trama y mejor contenido. Tuvo el respaldo casi geneal de la crítica salvo dos excepciones (y muy furibundas críticas): la de Javier Tolentino (Radio 3) y Carlos F. Heredero (Caimán), que ante su pase en San Sebastián escribió que Mientras dure la guerra es “una película de tesis a mayor gloria de doña Carmen Polo de Franco” y que por “penurias económicas de la producción y de la ambientación destila naftalina por casi todos sus fotogramas”. (¿?)

Lo peor: la banda sonora del propio Amenábar. 

Lo mejor: Karra Elejalde, soberbio.

Historia de un matrimonio

No es, ni de lejos, la obra maestra que algunos dicen, pero tampoco es mala. Como Kramer contra Kramer (que arrebató el Oscar a peliculones como All That Jazz o Apocalypse Now), Historia de un matrimonio es otra tv movie centrada en el punto de vista de un tipo bueno con hijo pequeño al que su ex quiere hacerle daño. En esta ocasión, ella y él son engullidos por sus despreciables abogados, el sistema los devora.

Lo mejor: La cena con la evaluadora y la escena musical con Adam Driver cantando Being Alive, de Stephen Sondheim.   

Lo peor: Noah Baumbach no es ningún genio del cine ni el nuevo Ingmar Bergman. Eso sí: su película es una perfecta venganza contra su ex (es obvia la autojustificacion de él a costa de ella, tan desquiciada como su ridícula familia). La película debería haberse llamado La mitad de la historia de un matrimonio.

Los dos papas

Una de las sorpresas del año. Sin ser una obra redonda, solo por las soberbias interpretaciones de Anthony Hopskins (Benedicto XVI) y Jonathan Pryce (Papa Francisco) merece la pena la película. También es impecable su producción y cuenta con un guión brillante y más centrado en Francisco y su cobardía ante la dictadura de Videla que en Joseph Ratzinger, que formó parte de las juventudes hitlerianas. 

Lo peor: su director, Fernando Meirelles, que ha estado dando bandazos durante quince años, desde sus lejanos éxitos Ciudad de Dios El jardinero fiel.

Lo mejor: sus dos actores y su guionista (Anthony McCarten).

Seguro que ustedes tienen sus 10 favoritas. Espero que el año que viene tengamos mejor cine y puedan elegir las 20 del 2020. Aunque lo dudo. 
Fuente: Iván Reguera en cuartopoder.es

Y tú que opinas sobre este artículo?

avatar
  Subscribe  
Notify of