La Vecindad de Carabanchel ocupan y se encierran en la Gerencia de Atención Primaria para reclamar más médicos para el centro de Abrantes

El centro de Salud de Abrantes no tiene citas disponibles a dos meses vista. Representantes del movimiento vecinal se han reunido con la administración y no se levantarán de la mesa hasta conseguir una solución

Vecinasyvecinosdenuncianladificultadparaconseguirunacita
Vecinas y vecinos denuncian la dificultad para conseguir una cita

A finales de octubre el centro de salud de Abrantes, en Carabanchel (Madrid), ya no daba cita con los médicos y médicas de familia. Sus agendas hasta finales de enero están ya llenas y las siguientes todavía no están abiertas. Quien pida cita ahora tendrá que esperar al menos dos meses para poder ser atendido. Así lo denuncian desde la Asamblea de Carabanchel y, en consecuencia, el movimiento vecinal solicitó mantener una reunión con la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. Durante la reunión, que ha tenido lugar este miércoles, vecinas y vecinos se han plantado: o se completa la plantilla médica o no se levantarán de la mesa. En la calle, una veintena de activistas dan aliento para que esta necesidad se materialice. Por su parte, los representantes de la administración se han levantado de la reunión y han mandado a una mediadora y al servicio de seguridad.

Según los datos del sindicato médico AMYTS este es uno de los centros que se encuentran en estado crítico: de 17 médicos y médicas de familia que debería de haber en consulta, solo hay ocho plazas cubiertas en un centro que atiende a casi 30.000 personas. Esto se traduce en el día a día, según denuncian los vecinos en la carta con la que solicitaron la reunión con gerencia, en que desde hace tres años, y desde que durante el covid apareciera en la puerta del ambulatorio el cartel de “No hay médicos ni por la mañana ni por la tarde”, “en el turno de mañana y en los mejores momentos hemos tenido seis y en el turno de tarde (ya hace tiempo) hubo dos ó tres médicos”.

Vecinas y vecinos de Carabanchel han acudido hoy a la reunión para exigir soluciones

De 17 médicos y médicas de familia que debería de haber en consulta, solo hay nueve plazas cubiertas en un centro que atiende casi a 30.000 personas

“En la actualidad el turno de mañana está entre tres y seis facultativos, mientras por la tarde ya no hay ninguna atención que no sea pediatría, enfermería y algunos días un médico de urgencia”, expresa el colectivo de vecinas en la misiva enviada. “Las administraciones públicas, en este caso ustedes, tienen la responsabilidad de proveer de asistencia sanitaria a la población asegurada. Su abandono de esta responsabilidad es inadmisible y una grave vulneración de derechos fundamentales de nuestros vecinos y vecinas”, añaden.

Veinte años esperando un centro

Se da la circunstancia de que el centro de salud de Abrantes es un pequeño consultorio que ocupa un lugar provisional. Vecinos y vecinas llevan más de veinte años pendientes de la promesa que arrastran los sucesivos gobiernos populares de la Comunidad de Madrid, también el último programa electoral de Isabel Díaz Ayuso, de la construcción de un nuevo gran centro que sigue siendo un descampado.

Durante las sucesivas campañas electorales y tradicionalmente un cartel que anuncia esta construcción ha ocupado este sitio. Tres meses antes de las pasadas elecciones del 28 de mayo aparecía este cartel. “Cada cuatro años, las mismas promesas”, se leía en otro cartel colocado debajo por el impulso vecinal.

Sin médico asignado

Como Abrantes, más de 15 centros de salud de toda la Comunidad de Madrid se encuentran colapsados. Estos son los cálculos de AMYTS, quienes avisan de que 483.774 madrileños no tienen médico asignado en estos centros caídos “y, en numerosos casos, desde hace demasiado tiempo”.

483.774 madrileños no tienen médico asignado en estos centros caídos “y, en numerosos casos, desde hace demasiado tiempo”, denuncian desde Amyts

Desde este sindicato, que convocó una paro de casi cuatro meses de duración hace apenas un año, recuerdan que uno de los acuerdos fin de huelga fue paliar la situación de estos centros en estado crítico. “Los meses pasan y la recuperación en esta docena y media de centros no ha llegado”, avisan.

El colectivo vecinal protesta ante la sede de la gerencia de Atención Primaria.

Piden por ello un plan de rescate “específico y urgente” para volver a hacer atractivas estas decenas de plazas sin profesional. Entre las medidas propuestas estarían impulsar la cobertura de las plazas de tarde ofreciendo beneficios tales como establecer una remuneración de 500 euros mensuales durante un año para plazas de tarde de alta dificultad de cobertura o adquirir mayor puntuación por mes trabajado en bolsa de trabajo en tardes puras.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com

Fotos: David F. Sabadell

separart

Fuente: tercerainformacion.es

Encierro en dependencias de la Gerencia de Atención Primaria

Este miércoles 13 de diciembre una delegación de tres vecinas y vecinos del barrio de Abrantes y de Carabanchel teníamos una reunión con varios/as responsables de Gerencia de Atención Primaria, el organismo de la administración madrileña que gestiona los centros de salud de la región. En esta reunión queríamos abordar la grave situación de abandono que sufren las personas que dependemos del Centro de Salud Abrantes, en el distrito de Carabanchel, que tiene ahora menos del 60% de médicas/os de familia que hace tres años, un caso especialmente sangrante de los efectos de los recortes en la Atención Primaria y en la sanidad pública madrileña.

Esta falta de recursos ha llevado al colapso de este ambulatorio. Basta un botón de muestra: el pasado martes 26 de octubre este centro de salud ya no daba cita con los médicos de familia: sus agendas hasta finales de enero están ya llenas y las siguientes agendas todavía no están abiertas. Es decir que quien pida cita ahora ¡¡tendrá que esperar dos meses para poder ser atendido por un/a médico/a de familia!! Eso no es atención sanitaria ni nada que se le parezca. Como ‘solución’ a estas esperas, en el mostrador de este ambulatorio, las administrativas recomiendan a sus usuarios que se cambien de centro.

La reunión con Gerencia de Atención Primaria es una iniciativa más de un vecindario que lleva más de tres años denunciando con manifestaciones todos los jueves (menos los festivos y durante periodos vacacionales) la situación de abandono del centro de Abrantes. Estas movilizaciones empezaron en septiembre 2020, cuando apareció un cartel en la puerta del centro de salud que decía textualmente ‘no hay médicos ni por la mañana, ni por la tarde’, ausencia de facultativos que se prolongó casi un mes. Este ambulatorio había tenido hasta ese momento 16 facultativos entre el turno de mañana y de la tarde. A partir de ese momento el centro, que atiende un área de más de 30.000 personas entre las que se encuentran una mayoría de edad avanzada y de enfermos crónicos, ya nunca más ha vuelto a llegar a esa cifra. En la actualidad el turno de mañana está cubierto por tan solo entre 3 y 6 facultativos, mientras por la tarde ya no hay ninguna atención que no sea pediatría, enfermería y algunos días un médico de urgencia.

Las administraciones públicas, en este caso la madrileña que tiene las competencias en sanidad, tienen la responsabilidad de proveer de asistencia sanitaria a la población asegurada. Su abandono de esta responsabilidad es inadmisible y una grave vulneración de derechos fundamentales de nuestros vecinos y vecinas.

La situación de abandono del Centro de Salud de Abrantes contrasta con la que se da en otros centros de salud que no tienen las enormes carencias que afrontamos aquí. Este hecho supone una marcada e injustificable discriminación hacía nosotros que vulnera los principios del estado social y de derecho y que tienen que solucionar con premura.

Por eso cuando los responsables de Gerencia de Atención Primaria han pretendido despacharnos con buenas palabras y promesas huecas, nos hemos plantado y dicho basta. No abandonaremos sus dependencias sin una solución que revierta el abandono del centro de salud Abrantes. Estamos defendiendo la salud de nuestros vecinos y vecinas.

Aunque la situación del CS Abrantes es brutal, somos conscientes de los recortes en la sanidad pública afectan al conjunto del Sermas (Servicio Madrileño de Salud) y con ello a la salud de miles de madrileños y madrileñas. Y que es necesario revertir el abandono generalizado de la Atención Primaria y de la sanidad pública madrileña. Sin embargo la mejora de la situación del centro de salud Abrantes puede ser un avance en la lucha por una sanidad pública, universal y de calidad, no sólo para el barrio, sino para toda la Comunidad de Madrid.

Fuente: tercerainformacion.es

separacb
También podría interesarte