La que se avecina con el nuevo plan de Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias de Madrid

Este tema resulta difícil de entender y voy a tratar de explicarlo para que puedan comprender el alcance de la situación presentada. La mayor parte de los trabajadores de estos servicios contamos con una larguísima experiencia en este sector y en ningún momento de la reciente Pandemia (por poner un ejemplo) hemos dejado de atender pacientes, fuese cual fuese la situación epidemiológica.

En mi caso personal, soy médico de un Servicio de Atención Rural (SAR) en un pequeño pueblo de la Zona Suroeste de Madrid, es decir trabajo en horario de tarde, noche, fines de semana y festivos cubriendo las horas de cierre de los distintos recursos de mi Zona Básica de Salud (centro de salud y consultorios locales). Elegí este puesto de trabajo por cuestiones personales de Salud física, Mental y conciliación familiar como la mayor parte de mis compañeros de todos los estamentos (Médicos, Enfermeros y Celadores).

Además de los SAR, existen otros dispositivos de UEX: los conocidos SUAP, cerrados durante toda la pandemia por nuestras autoridades y que este verano hablaron de reabrir a un 40 % de recursos (17 de los 37 anteriores a pandemia).

Bien, el Plan presentado (que no negociado) implica el cierre y amortización de las plazas de todas las categorías de esos centros (40 SAR y 37 SUAP) y tras eso, la creación de los llamados PAC (puntos de atención continuada) con los mismos profesionales, pero cambiando el sistema y jornada laboral.

Lo que implica, que profesionales experimentados y motivados (los SAR no han tenido los problemas de gestión que sí han tenido otros sectores), con larguísimas carreras profesionales, al final de su trayectoria laboral van a ser tratados como meros maniquís, perdiendo todas sus condiciones de trabajo en términos de horario, planificación y localización geográfica (pueden ser destinados a cualquier punto de la CAM).

Todo esto resulta devastador y posiblemente expulsará del sistema, de forma prematura, a trabajadores que en la gran mayoría de los casos tienen más de 55 años. Con lo cual, por otra parte, el efecto que se consiga será el contrario al inicialmente esperado. Además de ser obligados, con toda probabilidad, a realizar jornadas complementarias (horas extras con menor retribución) además de la jornada ordinaria.

Se perderán derechos por todas partes, la población pensará que ha mejorado, porque al hacer este cambio lo que se pretende es tener un “pool” (depósito) como de forma tan “cursi” ha denominado nuestro consejero de Sanidad, para cubrir los turnos de tarde que actualmente no se pueden cubrir por falta de profesionales, que se han ido a otras comunidades y otros países por el maltrato continuado de nuestros jefes. Además, donde no haya turno de tarde (Rural pequeña), parecerá que han puesto una consulta de tarde y sin embargo se habrán vestido unos santos y desnudado a otros, porque lo que no habrá serán profesionales para cubrir las guardias al ser voluntarias y mal pagadas.

Todo este despropósito no es más que un peldaño más en la destrucción de la Sanidad Pública Madrileña que venimos avisando los profesionales desde hace muchos años (las mareas blancas ya cumplen 10 años) para justificar su privatización…y como han visto que la población no estaba por la labor de permitir que sólo se abriesen de nuevo 17 de los 37 SUAP, así acallan las protestas en la calle, que el año que viene hay elecciones….

Señores pacientes, este es el futuro-presente que nos ofrecen, nosotros vamos a pelear por que los cambios que haya que hacer sean dejando lo que funciona y mejorando lo que no, que no se pierdan derechos laborales que han facilitado que los profesionales pudiéramos aguantar el tipo en estos últimos años tan difíciles, y por defender una Sanidad Pública , Universal y Gratuita para toda la población madrileña sin maltratar y pisotear a sus trabajadores, en lugar de desarrollar medidas con algo de sentido común, que hagan recuperar la desbandada de profesionales formados en esta comunidad que se han ido, y con este panorama no creo que quisieran volver.

María Isabel de Barrio Tejada, médico SAR
Se adhieren: Elina Pereira Olmedo, médica SAR Robledo de Chavela
Gracia Paz Martínez, enfermera SAR Villa del Prado.
Cristina Pérez, enfermera SAR Humanes.
Charo Jiménez Merino, médica SAR Colmenar de Oreja
Nieves Velo Navarrete, enfermera SAR Robledo de Chavela
Flor Sánchez Chamero, SAR La Cabrera
Alfredo Rizo, SAR Campo Real
Miriam Cano Langreo médica, SAR Griñón
Juan Carlos López Haro, médico, SAR Robledo de Chavela
Juan José de Dios Sanz, médico, SAR Robledo de Chavela
José Ángel Romero Reinoso, enfermero SAR Villarejo de Salvanés
María Ángeles Francés Arpón, SAR médico Colmenar de Oreja
Roberto Revuelta Viso, enfermero SAR Villarejo de Salvanés
José David Sánchez Melero, SAR Rascafría
Florencio García Nieto, médico, SAR Robledo de Chavela
Beatriz Barroso Vega, SAR de Navalcarnero
Enrique Jesús Martínez Serna, enfermero, SAR Griñón
Lucinia Casado, enfermera, SAR Perales del Río
Mercedes Muñoz Lara; celadora; se incorporará al SAR de Colmenar de Oreja
Mar Coloma Sánchez; enfermera que se incorporará al SAR de Soto del Real
M Nazaret Sandoval Encinas, SAR Griñón
Alicia Minerva Fernández Morón, médico, SAR Griñón
Felisa García Cirujano, Sar Griñón
Raquel Bejarano Cámara; SAR Griñón
María Luisa Valverde Romero; enfermera SAR Ciempozuelos
María Lourdes Martínez Hernández
Pilar San José Lobo; enfermera SAR
Juan José Martínez Díaz, enfermero SAR Navas del Rey

Fuente: María Isabel de Barrio Tejada en nuevatribuna.es

También podría interesarte