La Fiscalía investigará finalmente los bulos de la extrema derecha durante la crisis sanitaria

La Fiscalía General del Estado ha acordado abrir una investigación por la difusión de bulos en redes sociales que buscan aumentar la alarma social con noticias falsas sobre el coronavirus y desestabilizar así al Gobierno.

El Ministerio Público ha acordado abrir diligencias penales tras la denuncia de Unidas Podemos y se investigará si existe un grupo criminal detrás de la campaña de bulos, tal y como señala un escrito fechado el martes 14 de abril firmado por Elvira Sala, fiscal de Sala coordinadora de la Unidad de Criminalidad Informática. Se analizará la dimensión del caso para determinar cuál es el órgano del ministerio al que le corresponde la investigación de los hechos.

En la denuncia se menciona de forma expresa la cuenta de Twitter @palcampomevoy y desde la que se difundieron los bulos. En la fotografía de perfil de la cuenta, antes de ser eliminada, se podía ver a un joven con barba, una fotografía extraída de un anuncio de Ebay y debajo de la cual se podía leer la siguiente afirmación: «Razonable y español… o sea, de Vox».

Unidas Podemos denuncia dos casos concretos: el primero es la difusión de unas fotografías con ataúdes en un almacén junto al emblema del PSOE que pretenden dar a entender que contienen víctimas de covid-19 y que este hecho se pretende esconder. En realidad las imágenes se corresponden a personas fallecidas en un naufragio de un barco de inmigrantes cerca de la isla de Lampedusa en 2013.

El segundo es la difusión de un vídeo a través de Whatsapp con bolsas de cadáveres hacinados supuestamente en el hospital madrileño Ramón y Cajal, un vídeo que realmente fue grabado en Ecuador. En el texto que acompañaba al vídeo se acusaba al Gobierno de ocultar muertos.

Unidas Podemos estima que pudieron cometerse delitos de simulación de peligro, calumnias e injurias a las instituciones del Estado y organización criminal.

Esta es la segunda denuncia del grupo parlamentario tras la divulgación a través de Twitter de otro bulo por parte de un trabajador del Ayuntamiento de Palos (Huelva) y del subinspector de Policía llamado Alfredo Perdiguero. En las imágenes un camionero mostraba el interior de un gran almacén supuestamente situado en España en el que había un cargamento de material sanitario y equipos de protección que van a ser exportados a Francia pese a la escasez existente en España. Los paquetes contenían en realidad folios de papel. El policía en cuanto supo la falsedad del vídeo lo retiró de su cuenta.

Tras la medida de Whatsapp de impedir que un mensaje pueda ser reenviado a varios chats a la vez más de cinco veces, lo que dificulta que se haga viral, Vox acusaba a la aplicación de mensajería de censurar mensajes, y animaba a sus seguidores a abandonar Whatsapp y pasarse a Telegram para sortear las trabas que frenan la difusión de bulos. A diferencia de Whatsapp, Telegram identifica a la persona que envió por primera vez un mensaje que es posteriormente reenviado, lo que facilita su rastreo, algo que parece desconocer la formación ultraderechista.