La crítica situación de las Urgencias fomenta la deshumanización

  • SATSE Madrid denuncia la situación que sufren usuarios y profesionales en los Servicios de Urgencia hospitalarios.

                                            
  • La falta de enfermeras, la no cobertura de bajas, las escasas contrataciones que se están produciendo, el cierre de los SUAP y la situación general del Sermas está ahondando en una deshumanización del sistema sanitario madrileño, especialmente de los Servicios de Urgencias hospitalarios, cuyos profesionales se ven sobrepasados para ofrecer los cuidados que desearían.

Pacientes de edad muy avanzada en pasillos o sillones a la vista de todo el mundo, largas horas de espera a ser atendidos, falta de intimidad, etc. es la realidad de los servicios de Urgencia de la mayoría de los hospitales del Sermas.

La falta de enfermeras y enfermeros, el aumento de los casos de Covid y que los SUAP (Servicios de Urgencia de Atención Primaria) siguen cerrados y que se carece de un Plan de Contingencia por parte de la Administración sanitaria está fomentando, en opinión de SATSE Madrid, la deshumanización de la atención que se ofrece en las Urgencias hospitalarias.

En las últimas semanas la frecuentación en la Urgencias ha aumentado considerablemente, algunos centros la cifran en más de un 20% en relación a años anteriores, y la solución ofrecida por los responsables del Sermas ha sido, ninguna, salvo la no renovación del 100% de los contratos COVID de enfermeras/os que ahora se demuestra, seguían siendo imprescindibles.

En el Hospital Clínico, por ejemplo, la afluencia diaria a la Urgencia rondaba, hasta hace unos meses, menos de 500 usuarios atendidos y, en casos muy puntuales, se superaba esa cifra. “En la actualidad, explican los delegados sindicales de SATSE Madrid en ese centro, todos los días se supera esta cifra. La Urgencia no se encuentra aún saturada, ya que se atiende al que pide atención, pero las enfermeras y enfermeros que allí trabajan sí que lo están y esto tendrá consecuencias sobre su salud física, psíquica y social”.

“Las enfermeras, denuncian, ya no pueden más y las bajas por cansancio, por estrés y por Covid no hacen más que incrementarse entre las enfermeras y todo ello sin que la Consejería ofrezca una solución válida, salvo reclamándolas que doblen y les retiren sus días libres que, lejos de solucionar el problema, no hace mas que incrementar el estrés y el riesgo de Burn Out entre las profesionales”.

Las bajas no se cubren al 100%, las contrataciones son escasas, se piden doblajes, se deniegan permisos y se quitan días libres de forma unilateral, los casos de Covid se han incrementado sustancialmente, los SUAP de Madrid siguen cerrados y las enfermeras/os no dan abasto para atender a los miles de usuarios que acuden diariamente a las Urgencias hospitalarias en demanda de una atención urgente que se demora, en el mejor de los casos, varias horas, siendo atendidos por personal muy cansado y claramente insuficiente.

En algunos hospitales, como La Paz, es habitual ver a pacientes graves y de muy avanzada edad en los pasillos, sin intimidad, expuestos a las miradas de todo el mundo. Además, explican desde SATSE Madrid, muchos están ubicados en espacios (el que existe) donde los cuidados que han de ofrecer las enfermeras se complica ya que los pasillos no cuentan con las tomas de oxígeno, por ejemplo, y disponer del material para su atención es complicado.

Esta deshumanización hacia el usuario y hacia las enfermeras pone en peligro un sistema sanitario al que cada vez se exige más con menos y sin cuidar del que cuida, la enfermera/o.

Fuente: tercerainformacion.es

Foto: “El servicio de urgencias de Aguacate, Carabanchel, lleva cerrado desde marzo de 2020, como el resto de los 37 SUAP de Madrid. Aquí estamos acampados, exigiendo su reapertura”. Foto: @AnaRosaEncinas1 (la acampada se levantó ayer)

También podría interesarte