Inquilinas de Carabanchel, Vallecas, Torrejón de Ardoz y Tres Cantos, ganan al fondo buitre Blackstone, tras dos años de lucha y resistencia colectiva

El Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid consigue, en la mayor negociación colectiva del movimiento por el derecho a la vivienda, que el fondo buitre Blackstone ceda a la presión y acepte los términos impuestos por más de 200 inquilinas e inquilinos. Después de dos años de lucha y resistencia colectiva ante las amenazas de desahucio por parte del fondo estadounidense, las vecinas han conseguido renovar sus contratos de alquiler sin subidas abusivas, bajo los términos que marca la actual Ley de Arrendamientos Urbanos.

Durante los dos últimos años, cientos de inquilinos e inquilinas de toda la Comunidad de Madrid se han ido sumando al Sindicato de Inquilinas para organizarse frente a las subidas abusivas en el precio del alquiler que trataba de imponerles Blackstone, el mayor gestor privado de activos inmobiliarios del Estado español. En esta situación se encontraban decenas de promociones a lo largo de la Comunidad de Madrid, que provenían de los planes de vivienda de protección oficial sobre suelo público, vendidas en 2013 a varios fondos buitre desde la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. De esta forma, bloques de viviendas de los PAU de Carabanchel y Vallecas, de Torrejón de Ardoz y de Tres Cantos comenzaban la denuncia pública, la movilización y la presión vecinal en 2019 a través del conflicto #MadridVsBlackstone, con el objetivo de negociar colectivamente nuevos contratos y oponerse a las subidas de renta de hasta un 100% que la propiedad ponía sobre la mesa según iban finalizando los contratos. Para ello, continuaron en sus viviendas al finalizar los contratos y comenzaron a pagar lo mismo que venían pagando mediante la consignación de la renta en juzgados.

Pero por fin lo podemos anunciar: hemos ganado al fondo buitre Blackstone. Tras meses de organización colectiva, de resistencia #NosQuedamos con las inquilinas fuera de contrato y convencidas de que la acción sindical es la única vía para continuar en sus viviendas, a principios de 2021 el fondo buitre cedía a la presión y accedía a sentarse a negociar con el Sindicato. Comenzaba así la mayor negociación colectiva del movimiento por el derecho a la vivienda. Meses después, podemos anunciar que todas las personas organizadas en el Sindicato han firmado 84 nuevos contratos de alquiler sin subidas abusivas, por una duración de 7 años y otros 3 prorrogables. Como explica Jose, vecino de Torrejón de Ardoz, “hoy nos sentimos vencedores: hemos sentado al mayor propietario de vivienda a negociar con nosotros. Lo que nunca pensamos que iba a ocurrir porque nos quisieron hacer sentir que estábamos solas, ha ocurrido. Y solo ha ocurrido porque nos hemos conocido entre nosotros, nos hemos juntado y hemos decidido que ninguna iba a quedarse atrás”.

Esta victoria se produce apenas unas semanas después de que el Gobierno anunciase la primera Ley de Vivienda del Estado español, la cual propone una regulación de alquileres totalmente ineficiente que deja fuera a la mayoría de inquilinos, como los de estas promociones. Con esta victoria las vecinas y vecinos organizados han demostrado una vez más que “lo único que salva a las familias es la organización y la lucha sindical”, en palabras de Jose, poniendo de relieve que mientras el Gobierno no apruebe cambios legislativos reales, solo con organización colectiva se consigue garantizar el derecho a la vivienda. “Por eso hacemos un llamamiento a que todas aquellas personas a las que quieren hacer firmar contratos abusivos se pongan en contacto con el Sindicato” continúa sosteniendo Belén, inquilina de Vallecas, porque solo cuando te das cuenta de que tu problema es también el de muchos otros y te organizas para lograrlo, es cuando demostramos que juntas somos más fuertes que ellos.

Si podemos con Blackstone, podemos con todos. Pero necesitamos más organización y más recursos. Por ello os pedimos a todas las personas que creéis en nuestra lucha y en nuestra organización que os suméis al Sindicato de Inquilinas. Porque juntas somos más fuertes.

La victoria contra Blackstone es solo el principio.

Fuente: tercerainformacion.es

También podría interesarte