Iglesias, sobre quienes dan la vuelta al caso de las Cloacas: «el objetivo no es judicial, es crear un escándalo mediático»

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, entrevistado hoy en Las Mañanas de RNE con Íñigo Alfonso se ha referido a la orientación que varios medios de comunicación están dando al asunto de las denominadas «cloacas del estado«, colocando el foco en anécdotas que desvían la atención de los protagonistas y objetivo del entramado político, policial y judicial, tumbar el pacto PSOE-Podemos en 2016 para evitar un gobierno de izquierdas, como en aquel momento consiguieron. Como es de sobra conocido, tras las elecciones de noviembre de 2015, Pedro Sánchez intentó por entonces un acuerdo con la izquierda tras esos comicios y llegó a haber contactos e incluso reparto de papeles, pero el pacto se rompió repentinamente por las presiones que los socialistas recibieron y, al final, se buscó a Ciudadanos como socio.

En aquellas fechas, la «Policía Política» formaba parte -supuestamente- de una «organización criminal del Ministerio del Interior» en tiempos del PP y del ministro Jorge Fernández Díaz. Se robaron datos personales de Iglesias tras ser sustraído el móvil a la que era entonces su asistente en el Parlamento Europeo, Dina Bousselham. Tales datos, presumiblemente robados por orden del ex-comisario Villarejo, fueron filtrados a medios como OK diario a fin de truncar el pacto de Gobierno progresista. Villarejo recopiló conversaciones privadas y fotografías de Iglesias que podrían ser comprometedoras y que fueron usadas para evitar tal acuerdo de gobierno de izquierdas. Iglesias sigue denunciando esa trama «criminal que vincula a policías corruptos, medios de comunicación y grandes empresarios».

Determinados medios de comunicación acusan ahora a Iglesias de presentarse como una víctima de las cloacas del Estado sin serlo. Ante esto, Iglesias argumenta que «hay que ir a los hechos: a Dilma Rousseff le roban el móvil y después el contenido de ese móvil aparece en el ordenador de Villarejo». Recuerda el documento escrito y público en la investigación en curso donde el ex comisario corrupto dice que iba a entregar esa información a Eduardo Inda, un contenido que incluía fotos de la dueña del móvil desnuda y que circuló por medios como El Mundo, OK Diario, El Confidencial. «De ese móvil salieron informaciones que fueron utilizadas para intentar perjudicarnos». Concluye que se intentó construir un escándalo sexual filtrando esas fotos a Interviú, operación que fracasó, y que se publicaron comentarios privados sobre una presentadora de televisión que el vicepresidente califica hoy como «muy desagradables» y por los que pidió reiteradamente disculpas.

«¿A quién perjudicó que en este país salieran esos pantallazos del móvil de Dina Bousselham y todas las informaciones que esa trama mafiosa ha puesto en circulación en los principales medios de comunicación de este país?»

Iglesias mantiene que lo que parece es que «algunos quieren que los responsables se vayan de rositas». Ante la campaña orquestada desde diversos medios, que dan la vuelta al caso, el vicepresidente cree que «va a ocurrir lo mismo que ha ocurrido en los últimos cinco años. Acusaciones gravísimas, denuncias gravísimas» que no llegaron a ningún sitio. El objetivo de esta estrategia mediática no es judicial para Iglesias, «el objetivo es crear un escándalo mediático para que durante varios meses se hable de esto en los medios de comunicación… difama que algo queda«.

El vicepresidente ha señalado lo absurdo que es pensar que la propia Dina Bousselham haya filtrado sus propias fotos íntimas a los referidos medios de comunicación, y que quiso «no someter a Dina a más presión», cosa que declaró hace un año ante el juez.

Iglesias también ha hablado de los acuerdos para sacar adelante los presupuestos, que será con las fuerzas que otorgaron la mayoría de investidura. «Este Gobierno se construye sobre un acuerdo programático progresista que es incompatible con algunos de los planteamientos de Ciudadanos. ¿Es viable llegar a un acuerdo de presupuestos con Ciudadanos? Yo creo que no».

Fuente: tercerainformacion.es