Exigen a Defensa una investigación en el Gómez Ulla por supuestas irregularidades en los exámenes de las oposiciones

Un hijo, una hija y el yerno del militar jefe de Seguridad del hospital ocupan el primero, el segundo puesto, y otra de las mejores calificaciones para obtener plaza fija en el centro

CCOO exige al Ministerio de Defensa que abra una investigación ante las “supuestas irregularidades” y “dudas en la cadena de custodia de los exámenes” en las que han sido directamente beneficiados con una plaza fija dos hijos y el yerno del teniente y jefe de Seguridad y Destacamento del Hospital de la Defensa Gómez Ulla, Antonio Jesús García Sillero, en las pasadas oposiciones (Oferta Pública de Empleo OPE) de los años 2017, 2018, 2019 y 2020.

Las “presuntas irregularidades” llegaron, el pasado 3 de marzo, al Congreso de los Diputados de la mano de Izquierda Unida, en forma de pregunta parlamentaria al Gobierno de Pedro Sánchez. En el proceso de selección y oposición participaron dos hijos y el yerno del militar que, curiosamente, obtuvieron las mejores calificaciones. Aparecían en el primer y segundo puesto, dentro de la relación de calificaciones de aspirantes, publicada en el Portal de Servicios del Mº de Defensa. CCOO, el pasado 26 de mayo, ante los indicios de dichas irregularidades y la “no inhibición” en el proceso, del citado militar, solicitó información en el órgano de control correspondiente, información que no ha sido aportada aún.

El Periódico de España se ha hecho eco de la información en la que relata la polémica que en el seno del hospital han levantado estas “presuntas irregularidades”, después de que “dos hijos de este militar -jefe de Seguridad en el centro- hayan consolidado su plaza. Ambos familiares eran eventuales en las categorías de fisioterapeuta y celadores, y quedaron en primera y segunda posición en la oposición del hospital”, recoge el diario.

Investigación inmediata

El Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla tiene una plantilla que supera los 2.000 profesionales, en un 90% civiles, aunque los mandos son militares. La temporalidad laboral del personal civil, en este hospital, ronda el 40%. La que marca la ley para las Administraciones públicas es del 8%.

Este centro, dependiente del Gobierno central, tiene asignada una población civil de más de 100.000 madrileños y madrileñas -residentes en los barrios de Carabanchel y Latina- en virtud de un acuerdo entre el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y el Ministerio de Defensa. Además, es hospital de referencia de toda España para la atención del personal militar y sus familiares.

CCOO a través de un escrito a Defensa y a la Dirección del hospital considera que las supuestas irregularidades, de las que ya había pedido explicaciones, deben de ser investigadas. Y reclama que se abra, de inmediato, un expediente informativo antes de que se resuelva el listado definitivo de los aspirantes a los plazas convocadas.

Fuente: tercerainformacion.es

También podría interesarte