Este túnel es en realidad un pozo sin fondo. Lleva 42 años costándonos millones de euros y no parece que lo vayan a construir

A finales de los años 80, cogió fuerza la opción de construir un túnel submarino bajo el Estrecho de Gibraltar que uniera Europa y África a través de una conexión física entre España y Marruecos. Una futurista idea que, si atendemos a la fecha en las que estamos, podríamos pensar que definitivamente se desechó hace mucho tiempo. Pero no.

Tras recibir muchos millones de euros de las arcas públicas, la empresa estatal a la que se le asignó el diseño del túnel sigue recibiendo dinero para llevar a cabo un proyecto que está muerto casi desde sus inicios.

Con la idea del túnel desde 1981, y contando

La Sociedad Española de Estudios para la Comunicación Fija (SECEGSA, dependiente del Ministerio de Fomento) y su homóloga marroquí, SNED, fueron creadas en 1981 con “el objeto de estudiar conjuntamente la viabilidad de una comunicación permanente en el Estrecho de Gibraltar mediante la construcción de un enlace fijo que conectase las dos orillas separadas por apenas 14 km”, detalla la web del ministerio.

De acuerdo a los estudios realizados anteriormente por SECEGSA, que incluso llegó a crear una galería experimental en Tarifa, la infraestructura tendría una distancia entre estaciones terminales de 42 km, de los cuales 27,7 km serían submarinos, alcanzando una profundidad máxima de 475 metros. Los puntos de entrada y salida estarían ubicados en Tánger (Marruecos) y Punta Paloma (España).

Desde entonces, y tras muchos fondos públicos destinados al proyecto, no se ha excavado ni un metro de tierra para llevarlo a cabo. Según datos de La Información, “entre 2016 y 2021 [SECEGSA] recibió transferencias por valor de 50.000 euros anuales, algo que le ha permitido, junto a los ingresos anteriores, acumular más de 2 millones procedentes de la administración central española”.

En 2022, y sin muchos avances al respecto, el Gobierno duplicó la inversión anual hasta los 100.000 euros, a los que se sumaron otros 750.000 euros “para actualizar el anteproyecto primario del túnel bajo el Estrecho”. Lo mejor de todo es que este túnel ‘fantasma’ también recibe fondos europeos.

Este 2023, los estudios de la obra llamada Enlace fijo Europa-África en el Estrecho de Gibraltar recibirán otros 1,5 millones de Hacienda, detalla La Información. Una cifra pequeña si la comparamos con los 53 millones de euros que la empresa habría recibido solo hasta 2011, según datos de El Confidencial.

En un principio iba a servir para facilitar el transporte de mercancías, personas e incluso hidrógeno verde entre los dos continentes. La realidad es que, de llevarse a cabo, este túnel albergaría cables de telecomunicaciones entre Marruecos y España.

Pero el proyecto no tiene futuro, pues ni SECEGSA ni SNED tienen permisos para ejecutar ni esta obra ni ninguna, solo estudios. A todo eso, es necesario un acuerdo diplomático con Marruecos, un país con el que España ha tenido sus más y sus menos

Fuente: Victoria Fuentes en motorpasion.com
Imágenes : Recreación del proyecto SECEGSA.

También podría interesarte