El paquete ‘Fit for 55’ de la Comisión Europea no está a la altura para contener la crisis climática

Bruselas, 14 de julio de 2021, Greenpeace advierte de que, a pesar de los llamativos anuncios de la Comisión Europea, el paquete de propuestas políticas que ha publicado hoy no está a la altura necesaria para contener la crisis climática.

“Celebrar estas políticas es como si un saltador de altura reclamara una medalla por haber saltado por debajo del listón. No se pueden eludir las reglas del juego, al igual que no se puede ignorar la ciencia del clima. Todo este paquete se basa en un objetivo demasiado flojo, que no se sostiene ante la ciencia y que no detendrá la destrucción de los sistemas que mantienen la vida de nuestro planeta”, ha declarado El director de Greenpeace en la UE, Jorgo Riss. “A pesar de todo el bombo y platillo, muchas políticas no entrarán en vigor hasta dentro de diez años o más, como la eliminación progresiva de los coches contaminantes a partir de 2035, mientras que otras en realidad alimentarán el fuego, como etiquetar la quema de árboles como energía renovable”.

Mientras el planeta sigue enfrentándose a olas de calor mortales, incendios forestales desbocados y tormentas e inundaciones devastadoras, el objetivo de la UE de reducir las emisiones netas en un 55% para 2030 se queda muy corto con respecto a lo que la ciencia exige para limitar el calentamiento global a 1,5 ºC y evitar el colapso de la naturaleza, la economía y la sociedad en general.

En esta línea, Greenpeace apunta al Gobierno de España para que revise de forma inmediata sus objetivos climáticos y los eleve hasta una reducción de al menos el 55% de las emisiones en 2030 respecto a 1990, ante el insuficiente 23% que adopta en la actualidad. Esto requiere transformar rápidamente los sectores más responsables del cambio climático entre los que se encuentran el eléctrico y energético, la agricultura y la ganadería, el transporte y el sector industrial. 

Greenpeace también llama la atención sobre el destino de los fondos de recuperación, en especial tras la aprobación ayer del primer PERTE (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica) dedicado al vehículo eléctrico y conectado. Según Greenpeace, la dotación de este plan es acaparada una vez más por las grandes empresas del automóvil, con la intención de promover una renovación tecnológica basada en fabricar cada vez más vehículos, pero sin abordar un cambio sistémico necesario para lograr una sociedad más equitativa y justa.

(Última actualización 14 Julio 17:15)

Entre los principales anuncios de hoy:

  • Propuesta de restricción de venta de coches nuevos a vehículos “sin emisiones” a partir de 2035, demasiado tarde para limitar el calentamiento global a 1,5ºC.
  • Propuesta de un nuevo mercado de carbono para el transporte por carretera, lo que hace temer que el aumento de los precios de la energía y el combustible pueda perjudicar a los hogares más pobres, sin que se garantice una reducción significativa de las emisiones.
  • Un nuevo impuesto sobre el queroseno de los aviones podría llegar demasiado tarde (2033) y estar plagado de exenciones, como sucede con los jet privados, a pesar de ser los más contaminantes.
  • Es probable que las industrias contaminantes sigan obteniendo derechos de emisión gratuitos en el mercado de carbono de la UE durante los próximos años.
  • El hidrógeno también podrá optar a derechos de emisión gratuitos en el mercado de carbono de la UE, incluso cuando se produzca con tecnologías “bajas en carbono” no especificadas.
  • Un impuesto fronterizo sobre el carbono para el acero, el hierro, el aluminio, el cemento, la electricidad y los fertilizantes para combatir la “fuga de carbono” que coexistiría durante un periodo de transición con el mercado de carbono de la UE. Esto podría suponer una carga desproporcionada para los países más pobres.
  • Medidas insuficientes para frenar la quema de árboles con fines energéticos, ya que toda la biomasa leñosa podría seguir contando para el objetivo de energía renovable de la UE.
  • La Comisión también quiere ocultar las emisiones de la agricultura industrial compensándolas con las emisiones absorbidas por los bosques y la naturaleza.
  • Objetivos nuevos y más transparentes para que los bosques y la naturaleza absorban el carbono de aquí a 2030, aunque los esfuerzos podrían casi duplicarse de aquí a 2030 si se combinan con la restauración de la naturaleza.
  • Un aumento del objetivo de la UE en materia de energías renovables para 2030 hasta el 40% de la cuota de energía (frente al 32% actual) y un objetivo de eficiencia energética del 36% son demasiado bajos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5ºC.

Todas las propuestas de la Comisión estarán sujetas a modificaciones y a la aprobación del Parlamento Europeo y los gobiernos en los próximos meses y años.

Para más información sobre el paquete “Fit for 55” puede leer este dossier (en inglés)
Fuente: es.greenpeace.org

También podría interesarte