El ‘búnker-cafetería’ de Plaza España será adjudicado a un grupo hostelero con diez concesiones en Madrid

Casa Remigio, que opera el Café del Río y otros quioscos municipales junto al Manzanares, podrá explotar durante los próximos 25 años el Café de Cervantes, una terraza con hasta 200 metros cuadrados

CafeCervantesPlazaEspana

El Ayuntamiento de Madrid ya ha elegido el primer inquilino del Café de Cervantes. El quiosco-terraza municipal que alumbró la reforma de Plaza de España será adjudicado a la empresa Casa Remigio, una empresa de hostelería especializada en concesiones públicas y que actualmente opera diez espacios del consistorio en distintos puntos de la ciudad, especialmente en Madrid Río.

Casa Remigio podrá gestionar durante 25 años (15 por contrato y otras dos prórrogas de 5 años cada una) el edificio con forma triangular que desde la renovación de la plaza los madrileños conocen como el búnker debido a su aspecto duro y marcial. También podrá extender sus mesas y sillas de terraza sobre 200 metros cuadrados de la plaza, situadas junto al negocio. Una de ellas podrá ser cubierta y la otra quedará al aire libre, según la documentación del concurso a la que ha tenido acceso Somos Madrid.

A cambio deberá ejecutar obras por valor de más de un millón de euros para dotar al espacio de una cubierta vegetal compuesta por hiedras, wisterias, trompetas trepadoras, madreselvas y jazmines estrellados a lo largo de los 755 metros cuadrados de su techo. Las obras durarán unos seis meses, según la propuesta ganadora, después de las cuales el café se podrá poner en marcha con la contratación de 17 personas, con un gasto en salarios de unos 300.000 euros, según los cálculos de la licitación. La facturación prevista por el Ayuntamiento de Madrid para este espacio oscila entre 1,2 y 1,3 millones de euros anuales.

Plano de las dos terrazas autorizadas de 100 metros cuadrados en Plaza de España / Ayuntamiento de Madrid

El consistorio recibirá como canon por explotación de este servicio la cantidad de 204.683,39 euros anuales, el doble de lo que pedía inicialmente a los licitadores. Varias de las empresas que optaban a este concurso habían ofrecido la misma cifra pero finalmente ha sido Casa Remigio la que obtendrá la adjudicación, gracias a los puntos obtenidos en el resto de apartados, entre ellas la calidad del proyecto y la oferta hostelera ofertada.

En segundo lugar se ha quedado Sandó Restauración, mientras que la empresa que actualmente gestiona ferias como la de verano o la de navidad en la parte central de la plaza, Forter Unicorp, fue descalificada por ofrecer en el concurso un canon mayor del doble que pedía el Ayuntamiento. Los técnicos del consistorio consideraron esa oferta como “temeraria” y excluyeron a la compañía del concurso, al que concurría en unión con la empresa Ovillogastro.

Recreación del Café de Cervantes en la maqueta del proyecto / Ayuntamiento de Madrid

El grupo Casa Remigio es un experto en ganar privatizaciones de espacios públicos en la capital. Aunque nació en Chamberí en los años noventa con el local que le da nombre, a partir del año 2012 cambió su modelo de negocio después de llevarse la adjudicación del Café del Río, el llamativo restaurante-cafetería ubicado junto al Manzanares, en el comienzo de la avenida de Portugal.

Desde entonces ha ido acumulando terrazas en zonas destacadas de Madrid, “integrando espacios naturales, aire libre, deporte, familia, amigos con la naturaleza, la sostenibilidad y el medio ambiente”, explican en su página web. Actualmente gestiona cuatro terrazas en Madrid Río, otro junto al lago de la Casa de Campo, otro más en Retiro y una en Pradolongo. Hace poco sumó a la lista el quiosco de La Paloma, que sacó a concurso la Junta de Moncloa en el parque de la Dehesa de la Villa. Además de los citados, el grupo cuenta con varios restaurantes en locales privados de Madrid y varios chiringuitos en la provincia de Cádiz.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es
Foto portada: Ubicación del futuro Café de Cervantes, en Plaza de España | Somos Madrid

También podría interesarte