El bulo como arma política: una perversión en democracia

La Real Academia Española define la palabra ‘BULO’ como la noticia falsa propalada con algún fin. Podríamos definirla también como una noticia falsa que se difunde generalmente con el fin de perjudicar a alguien.

La propalación de bulos con marcada intencionalidad política ha sido más frecuente de lo deseable en democracia; sí siempre es deleznable la difusión de noticias falsas, es mucho más grave y reprobable si son responsables políticos quienes las crean y difunden o se hacen eco de bulos creados y difundidos por otros (muchas veces anónimos), otorgando visos de veracidad a los mismos y realizando una utilización política de ellos.

El Partido Popular no ha sido muy escrupuloso a la hora de desterrar los bulos y su utilización como práctica política.

Fue un Gobierno de España del Partido Popular, presidido por el Sr. Aznar, quien difundió la noticia falsa sobre la autoría de ETA en el brutal atentado del 11-M de 2004, conociendo ya a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que todo apuntaba hacia la autoría yihadista. Mentira deleznable que tenía como fin engañar a los ciudadanos e intentar mantener el gobierno ganando las elecciones que se celebraban pocos días después.

Fue un Gobierno del Partido Popular en la Comunidad de Madrid (2005), presidido por la hoy investigada Sra. Aguirre, quien se hizo eco de una denuncia falsa que acusaba al Dr. Luis Montes y sus compañeros del servicio de Urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés de haber realizado mala praxis continuada con el resultado de cerca de 400 muertes. La cuestión es que el Partido Popular una vez más utiliza una información troceada y capciosa como arma política

El PP utiliza una información troceada y capciosa como arma política

Dando visos de veracidad a esa denuncia, cesó al Dr. Montes de su puesto de Coordinador de Urgencias y favoreció una terrible campaña mediática contra él y sus más directos colaboradores. Los Tribunales de Justicia ratificaron la falsedad de los hechos denunciados y sentenciaron que los profesionales perseguidos habían actuado correctamente.

Un BULO con dos fines, por un lado, desprestigiar a un hospital emblemático en la defensa de la sanidad pública y por otro utilizarlo como cortina de humo para que el inicio de su privatización sanitaria pasara desapercibido. En aquella campaña de desprestigio contra el Dr. Montes, participó el actual jefe de Gabinete de la presidenta Sra. Díaz Ayuso, el Sr. Miguel Ángel Rodríguez, que fue condenado por el juzgado de lo penal nº 8 de Madrid por delitos de injurias a la persona del Dr. Luis Montes, sentencia que ratificó posteriormente la Audiencia Provincial.

Mucho más cercano en el tiempo, creo oportuno recordar otro BULO que considero muy grave por el tema tan sensible al que afectaba.

La pandemia, tuvo su momento más difícil en los primeros meses de la misma, el número de fallecidos fue muy elevado sobre todo entre las personas más vulnerables, muchas de ellas vivían en las Residencias.

De lo acontecido en las Residencias de Mayores, se difundió un BULO que establecía que los miles de fallecimientos de personas mayores que se produjeron en ellas tenían como responsable al entonces Vicepresidente Segundo del Gobierno, Sr. Pablo iglesias.

El Partido Popular, a través de sus máximos responsables, junto con las restantes formaciones políticas de derechas, repitieron reiteradamente esa noticia falsa.

En la Comunidad de Madrid fue donde hubo mayor número de fallecidos en Residencias, en muchos casos sin haber recibido la asistencia sanitaria a la que tenían derecho; a pesar de ello el Partido Popular seguía culpando al entonces Vicepresidente Sr. Iglesias de esos hechos sabiendo que las competencias y responsabilidad de la gestión de las Residencias de Mayores estuvo siempre en manos de las Comunidades Autónomas, en el caso de la Comunidad de Madrid bajo la responsabilidad del Gobierno de Díaz Ayuso.

Era un BULO, tal como ha declarado el Sr. Alberto Reyero, entonces Consejero de Políticas Sociales, Familia e Igualdad en el Gobierno de la Sra. Díaz Ayuso. Noticia falsa con varios fines, desgastar al gobierno de España, desprestigiar la figura del Sr. Pablo Iglesias y eludir cualquier responsabilidad del gobierno de la Comunidad de Madrid en la gestión de las Residencias y las graves consecuencias de la misma.

Estos días estamos asistiendo a la difusión de una noticia que tiene toda la apariencia de tratarse de una manipulación torticera de unas declaraciones; me refiero a las efectuadas por el Ministro de Consumo, Sr. Alberto Garzón, al diario británico THE GUARDIAN.

Una página web expandió por las redes sociales una información parcial y descontextualizada de las declaraciones del Sr. Garzón, y el Partido Popular, sin acudir a la integridad de las declaraciones del Sr. Ministro de Consumo (de fácil acceso acudiendo al diario británico), cargó de manera virulenta contra el Ministro exigiendo su cese inmediato al Presidente del Gobierno. Analicemos los hechos:

Las declaraciones del Ministro son totalmente acordes con la posición de la Unión Europea respecto al papel que las grandes explotaciones de ganadería intensiva juegan como agentes altamente contaminantes de las aguas y medio ambiente, son acordes también con la posición mantenida en este tema por el Gobierno de España y no cuestiona, sino todo lo contrario, la bondad de las múltiples explotaciones de ganadería extensiva y sostenible que existen en España y que proporcionan productos de enorme calidad. Siendo eso así ¿dónde está el problema?

La cuestión es que el Partido Popular una vez más utiliza una información troceada y capciosa como arma política ante las inminentes elecciones a celebrar en Castilla y León, como consecuencia de la disolución de las Cortes regionales, de manera irresponsable y altamente inoportuna en plena sexta ola, por parte del Sr. Fernández Mañueco ¿qué fines pretende conseguir ahora el Partido Popular con esta falsa polémica?

El fin primordial es crear una cortina de humo que enrarezca la campaña electoral, impida hablar de los casos graves de corrupción que afectan a responsables políticos del Partido Popular en la región castellanoleonesa, uno de los cuales salpica directamente al hoy candidato Sr. Fernández Mañueco y que se investiga en un juzgado de Salamanca en relación a la presunta financiación ilegal del P.P salmantino durante las primarias para designar al candidato a la Presidencia de la Junta, primarias que ganó el Sr. Mañueco.

Tratar de confundir a los ciudadanos castellanos leoneses en su conjunto y también a agricultores y ganaderos que producen productos de calidad en explotaciones respetuosas con el medio ambiente es sin duda otro fin perseguido por el Partido Popular ayudado por la extrema derecha y los medios afines.

Desde mi compromiso conocido con los valores del socialismo democrático creo imprescindible la exigencia de construir una ética colectiva que rechace la mentira, la corrupción y la vulneración de las leyes como forma de ejercer la acción política.

Es por ello que lamento profundamente las declaraciones efectuadas en relación a este asunto por algunos miembros del Gobierno de España y varios Presidentes de Autonómicos socialistas que en mi opinión solo han servido para incrementar el ruido, generar confusión y desconcierto e impedir denunciar de forma tajante y contundente lo que a mi juicio es muy grave: el uso permanente de la mentira en el quehacer político del Partido Popular.

Fuente: Carlos Barra Galán en nuevatribuna.es

spcbnet
También podría interesarte