El Ayuntamiento peatonalizará la Calle Laguna, además de otras 47 calles de Madrid de forma permanente

El Ayuntamiento anuncia el cierre al tráfico del entorno de Tribunal (Fuencarral, Palma o Vicente Ferrer) y de las calles que rodean la Plaza de Olavide en un acto marcado por la ausencia del alcalde, que está a la espera de PCR por “síntomas de resfriado”. Para la oposición, el plan no es lo suficientemente ambicioso

El Ayuntamiento de Madrid peatonalizará 200.000 metros cuadrados de la ciudad, unos 10 kilómetros lineales, de forma definitiva. El plan presentado por la corporación de José Luis Martínez-Almeida abarca 48 calles de los 21 distritos de la capital y eliminará 40.000 vehículos al día de las zonas afectadas, según los cálculos del Consistorio, que comenzará los cortes de tráfico este mes.

Entre las actuaciones más destacadas está el entorno de la calle Fuencarral: se añade un tramo más de peatonalización a la vía -queda prohibida la circulación entre Hernán Cortés y Barceló- y una parte de Palma, Vicente Ferrer, Beneficiencia y Santa Bárbara se cierran al tráfico. Son todas vías que desembocan en esta zona alrededor de Tribunal. Las calles que rodean a la Plaza de Olavide, en Chamberí, también quedan restringidas a la circulación (Palafox, Gonzalo de Córdoba, Jordán, Murillo, Santa Feliciana y Raimundo Llulio).

Las peatonalizaciones se pondrán en marcha, de momento, sin realizar obras en la calzada como ha ocurrido en la Puerta del Sol a través de señalizaciones en las vías. Los cortes al tráfico estarán listos a finales de enero y empezarán por el distrito de Villaverde en los próximos días, según ha explicado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante. Los residentes que tengan garaje en las vías afectadas podrán transitar por ellas para aparcar.

calles

Las actuaciones más importantes se llevarán a cabo en Centro y Chamberí. Aunque se han previsto intervenciones, más grandes o pequeñas, en los 21 distritos. “La mayor parte de la gente no vive en Gran Vía o en la calle Preciados”, ha defendido la vicealcaldesa Begoña Villacís. Para el delegado de Medio Ambiente, Borja Carabante, las actuaciones van a suponer una “transformación radical de la ciudad”. El compromiso de llevar a cabo peatonalizaciones estaba recogido en los Acuerdos de la Villa, pactados con la oposición, y forma parte de la estrategia Madrid 360 del Ayuntamiento contra la contaminación.

Para la oposición, sin embargo, el plan no es todo lo ambicioso que debería. “Nos parece positivo que haya avances para reducir el uso del vehículo privado y dar más espacio al peatón, pero es decepcionante la propuesta que ha planteado hoy el equipo de Gobierno, ya que tan solo supone el 0,1% del callejero de Madrid”, ha expresado la concejala de Más Madrid Esther Gómez, que critica que “el grueso” de los cierres al tráfico “se queden en Centro y Chamberí, mientras las actuaciones de Latina, Villaverde, Villa o Puente de Vallecas son mínimas o incluso simples anuncios pues son tramos ya peatonalizados o por los que apenas pasan coches”. El PSOE también considera que el proyecto “se queda corto” aunque las medidas son “positivas”.

plaza

El equipo de Gobierno asegura que con las peatonalizaciones se impulsará el pequeño comercio. Un argumento que contrasta con las críticas de PP y Ciudadanos, ahora en el Palacio de Cibeles, a la anterior corporación cuando puso en marcha la zona de bajas emisiones Madrid Central. Ambos partidos sostenían que la limitación de la circulación iba a perjudicar gravemente a las tiendas. Las peatonalizaciones anunciadas también “mejorarán el acceso a centros escolares y la accesibilidad a cascos históricos” al “ampliar los espacios estanciales”, según el Ayuntamiento.

El acto para presentar una de las medidas estrella del Ayuntamiento ha estado marcado por la ausencia del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, cuya asistencia estaba prevista inicialmente. Según un portavoz municipal, tiene síntomas de “resfriado” y está a la espera de pruebas. Unos minutos antes, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, atribuía el cambio a una cuestión de “agenda”. “No le daría más importancia. Ocurre con relativa frecuencia. Muchas veces le he pedido si podía ir a un acto que no podía ir yo”.

Las calles afectadas, distrito a distrito

Los distritos que ganarán más espacio para el peatón serán Barajas (68.491 m2), Chamberí (26.766 m2), Vicálvaro (24.221 m2), Centro (18.488 m2), Ciudad Lineal (14.058 m2) y Usera (8.080 m2). Le siguen, de más a menos metros cuadrados, Latina (6.601 m2); Moncloa-Aravaca (4.716 m2); Carabanchel (4.586 m2); San Blas-Canillejas (3.372 m2); Villa de Vallecas ( 3.360 m2); Moratalaz (3.039 m2); Hortaleza (2.762 m2); Arganzuela (2.326 m2); Retiro (2.325 m2); Salamanca (2.307 m2); Chamartín (2.029 m2); Tetuán (1.741 m2); Villaverde (1.483 m2); Fuencarral-El Pardo (1.412 m2), y Puente de Vallecas (1.276 m2). 

Según cálculos de la Dirección General de Infraestructuras y Planificación de la Movilidad, dependiente de Medio Ambiente y Movilidad, la calle Dolores Barranco (en Usera) y Fuencarral son los dos puntos con mayor densidad de tráfico sobre los que se va a intervenir. Estas son todas las calles incluidas en el plan por distritos:

Carabanchel. Como en Latina, el plan abarca únicamente 351 metros de la calle Laguna, desde la calle de la Oca hasta Travesía del Pinzón.

Centro. La actuación en este distrito es la principal de todas las que se plantean. Supone agregar un tramo más de peatonalización a la calle Fuencarral, cerrando la tráfico la vía entre Hernán Cortés y Barceló. A este corte se suman otras calles aledañas del barrio de Malasaña. La calle Palma entre Corredera Alta de San Pablo y Fuencarral; la calle San Vicente Ferrer, entre Corredera Alta de San Pablo y Fuencarral; la calle de Beneficencia, entre Fuencarral y Mejía Lequerica; la calle Santa Bárbara, entre la plaza de San Ildefonso y Fuencarral, y la calle Santa Brígida, entre Fuencarral y Santa Águeda. En total, se eliminan 1.447 metros al tráfico rodado, que abarcan 18.488 metros cuadrados.

Chamberí. La Plaza de Olavide se convertirá en un entorno peatonal de 26.776 metros cuadrados, según la reforma que planea el Ayuntamiento de Madrid y que afecta a seis de las calles que dan a la plaza, principal punto neurálgico de Chamberí. Palafox, Gonzalo de Córdoba, Jordán, Murillo, Santa Feliciana y Raimundo Llulio son las vías sobre las que se desarrollará la actuación. La peatonalización, que estará lista en menos de un mes, afectará a los tramos de las citadas calles más cercanos a la plaza, que perderán las plazas de aparcamiento existentes y ganarán en espacio paros viandantes.

Barajas. Barajas es el distrito que más espacio ganará para el peatón con la nueva actuación. En total, contará con una superficie de 68.491 metros cuadrados con la peatonalización de 1.103 metros en cinco tramos: la plaza Mayor de Barajas; la calle Camarillas y Cometa; la plaza Jubilado y la plaza Mercurio; la calle Acuario entre Canal de Suez y plaza de Barajas, y la avenida General, entre calle Saturno y la plaza Mayor del distrito que dirige Sofía Miranda.

Vicálvaro. El distrito ampliará la peatonalización de su casco histórico creando una zona sin coches de 24.221 metros cuadrados tras la peatonalización de 1.117 metros de la avenida Real, la plaza de Don Antonio de Andrés y la plaza de las Mujeres.

Usera. El plan del Ayuntamiento cierra al tráfico 740 metros de una de las vías principales del distrito, Dolores Barranco. La actuación afecta al tramo entre la avenida de Rafaela Ybarra y la calle Olvido.

Ciudad Lineal. Se prohibirá la circulación de coches en la calle Misterios, entre José del Hierro y Juan Pérez Zúñiga. 640 metros en total.

Latina. En este gran distrito de la capital la peatonalización comprende solo 343 metros de calzada. Se actuará en la calle Doña Urraca, entre Caramuel y Saavedra Fajardo y la calle Laín Calvo, desde Doña Urraca hasta paseo de Extremadura. Se suma la plaza Huerta de San Juan. Dentro del entorno se sitúa un mercado municipal.

Moncloa-Aravaca. Este distrito eliminará para el tráfico rodado 488 metros lineales repartidos entre la avenida Osa Mayor, entre Pléyades y Paseo de la Ermita y la calle Baja de la Iglesia hasta el cruce con calle Olivo y la calle Osa Menor.

San Blas-Canillejas. Este distrito contará con 207 metros más para peatones, según el plan del Ayuntamiento. La calzada afectada está en la calle Boltaña, entre Torre Arias y la calle San Mariano, Cerca de este lugar se ubican un centro sanitario y dos centros de día, así como numerosos locales comerciales, apunta el área de Medio Ambiente.

Villa de Vallecas. El distrito peatonaliza 370 metros lineales del paseo de Federico García Lorca, habilitando 3.360 metros cuadrados de superficie para los transeúntes en un espacio donde hay numerosos centros educativos alrededor y un centro de mayores.

Moratalaz. Convertirá en peatonal la calle Oberón entre Mario Cabré y Mérida. A ambos lados de esta vía se sitúan un centro educativo y una instalación deportiva. Así, el entorno contará con 3.039 metros cuadrados sin coches.

Fuente: Sofía Pérez Mendoza en eldiario.es

Ampliación @carabanchelnet

calle laguna
También podría interesarte