Destrucción y abandono de centenares de kilos de fibrocemento en Valdemoro

  • Ecologistas en Acción advirtió de este riesgo a las administraciones en 2014, que rehusaron coordinar con la propiedad la retirada de las deterioradas cubiertas. 
  • Las ruinas son hoy frecuentadas por viandantes y grafiteros, ajenos a la potencial amenaza para la salud que representan la inhalación de fibras de amianto.

Espartal-Ecologistas en Acción de Valdemoro ha denunciado ante el Seprona, el Área de Disciplina Ambiental de la CAM y el Ayuntamiento local la destrucción y abandono de centenares de kilos de fibrocemento como consecuencia del derrumbamiento de la techumbre de dos instalaciones agropecuarias en desuso.

Las extensas cubiertas de estas naves, localizadas en el llamado Camino de Ciempozuelos, estaban constituidas por placas de uralita –crisotilo o amianto blanco- un material potencialmente cancerígeno y cuya toxicidad se ve incrementada debido a su estado de fragmentación y deterioro.

Se da la circunstancia de que la asociación ecologista ya advirtió en 2014, tanto al Ayuntamiento de Valdemoro como a la Consejería de Medio Ambiente, del elevado riesgo de desplome del techo y muros de estas viejas construcciones, parte de las cuales fueron objeto por aquel entonces de actos de expolio y vandalismo.

El actual riesgo sanitario podría verse aumentado por la presencia de viandantes y jóvenes grafiteros que frecuentan las naves para realizar sus murales, ajenos al potencial peligro para la salud que supone la inhalación de fibras de amianto. Además, este foco fuera de control se localiza a escasa distancia de dos centros escolares, el CEIP Fuente de la Villa y la escuela infantil Los Sauces.

Los efectos sobre la salud dependen de la cantidad de fibras inhalada, del tipo de amianto y del periodo de exposición. Sin embargo, organismos como la Organización Mundial de la Salud o la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer consideran que no hay dosis mínima segura.

La exposición a fibras de amianto puede provocar asbestosis, mesotelioma y cáncer de pulmón. La vía más habitual de entrada del amianto al organismo es la respiratoria y el principal peligro deriva del estado de los materiales de los que forman parte este carcinógeno. Si están deteriorados y rotos –como es el caso- son más peligrosos debido a la liberación de sus fibrillas.

La asociación ecologista expresa su preocupación y exige la inmediata limpieza y retirada de este material tóxico por una empresa especializada e inscrita en el RERA (Registro de Empresas con Riesgo de Amianto).

Espartal-Ecologistas en Acción de Valdemoro finamente denuncia la inaceptable pasividad que mantiene desde septiembre de 2019 tanto la concejala Marta Blázquez como el titular de Disciplina Ambiental, Juan Andrés Galán, con respecto a otro punto negro de fibrocemento como es el de Los Pocillos.

Fuente: ecologistasenaccion.org

También podría interesarte