Desmontanje de las explicaciones de Ayuso sobre las mascarillas | Adjudicación firmada a mano y sin código de verificación

El periodista Javier Ruiz ha analizado algunas incongruencias en la documentación que ha presentado la Comunidad de Madrid con respecto a los contratos con el hermano de la presidenta

El periodista Javier Ruiz ha analizado en el programa Las Claves del pasado viernes algunos de los puntos de la documentación que ha presentado la Comunidad de Madrid con respecto a los contratos con el hermano de la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso.

«La documentación que ha enseñado la Comunidad de Madrid tiene alguna sombras. Tiene en concreto esta. Hay una sombra en las fechas que es extraordinariamente llamativa. La fecha del contrato es el 17/04 y la fecha del contrato original, pero las entregas que se han producido son entregas con cuños de entrada diferentes: uno del 17 de abril y un segundo sello del 15 de abril», comenzaba diciendo Ruiz.

«¿Cómo se pueden entregar los materiales dos días antes de que se firme el contrato?», se preguntaba entonces el periodista. «El 15 de abril es el día que llegan los aviones de Isabel Díaz Ayuso a Madrid. ¿Cómo es posible que haya una entrega dos días antes?. Podría ser una errata, una errata extraña porque ni siquiera son días consecutivos. El 15 es un miércoles y el 17 es un viernes. Podría ser una errata, una, pero es que hay otra y es que en el mismo documento se vuelve a ver el doble sello, la doble data y las dos fechas: 15 de abril y 17 de abril. ¿Se sella entregando el documento, entregando las mascarillas antes de que se firme el contrato?».

«Hay sombras de duda y hay sombras de duda que incluso denunciaba el exlíder del Partido Popular, el todavía líder del Partido Popular, Pablo Casado», zanjaba el periodista.

Más incógnitas

Días antes, Javier Ruíz explicaba que «la denuncia que ha surgido es la de espionaje, pero esa denuncia surge después de conocer el contrato. El contrato es un contrato que Isabel Díaz Ayuso y la administración de Isabel Díaz Ayuso ha presentado así, es simplemente la adjudicación, no hemos visto el contrato. En el pliego de adjudicación al hermano de Isabel Díaz Ayuso, a Tomás Díaz Ayuso, se le pagan 55.000 euros, según admite la propia Ayuso, por un contrato, uno de los cuatro en los que ha mediado. Este es un contrato de 1.250.000 euros con 260.000 de IVA que plantea muchas incógnitas».

Y añadía: «La primera y la fundamental es: ¿se puede adjudicar este contrato? ¿Se puede adjudicar desde la administración de Isabel Díaz Ayuso sin que lo sepa Isabel Díaz Ayuso? El Ejecutivo dice que sí. El Gobierno de Madrid dice que sí, pero esto va a parar a IFEMA, el proyecto estrella de Ayuso y la firma que avala este contrato es el de la viceconsejera de Asistencia Sanitaria, es decir, subordinada de Isabel Díaz Ayuso. ¿Se puede firmar esto en Sanidad sin que lo sepa Presidencia? ¿ Puede otorgar un contrato al hermano de Isabel Díaz Ayuso sin que lo sepa la presidenta Isabel Díaz Ayuso? El Gobierno de Madrid ha dicho que sí, que ella no ha intervenido en nada».

«Hay una segunda cuestión importante y una segunda duda en todo esto, este capítulo: 262.000 euros de IVA. La importación de mascarillas está exenta de IVA desde el día 1 de enero. Desde el 1 de enero la Comisión Europea no traslada el IVA y hay, por tanto, exención del IVA, pero hay 262.000 euros de más cobrados aquí. La fecha es del 1 de abril, así que la cuestión es por qué se carga un IVA que en aquel momento estaba exento en la importación de mascarillas. Esta es la segunda zona de sombra y hay una tercera y esta es la fundamental».

«Hay una violación de la propia ley de la Comunidad de Madrid, ya que el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid prohíbe la adjudicación a gente con intereses familiares con los responsables políticos hasta en cuarto grado de consanguinidad o segundo grado de afinidad. Es el hermano de Isabel Díaz Ayuso, es decir, es primera línea no cuarta. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso respondía a este tema diciendo que, efectivamente, ha habido un pago, pero que es un pago no una comisión, que es una intermediación y que solo es uno de los cuatro pagos que se han hecho».

«Y esto pone sobre la mesa una duda y es si hay trato de privilegio aquí, si hay un trato de favor aquí. ¿Se puede adjudicar todo esto sin que lo sepa Isabel Díaz Ayuso?. Esta es la pregunta clave después de la que se montó en la Asamblea de Madrid cuando simplemente, hace ya unos meses, se insinuaba aquello», señalaba el periodista.

Fuente: Luna Izquierdo en contrainformacion.es

sp

Fuente: Fátima Caballero en eldiario.es

La adjudicación por la que el hermano de Ayuso cobró una comisión está firmada a mano y no tiene código de verificación

Según la Comunidad de Madrid, la falta de este código de verificación es culpa de un posible “error informático”. La fecha de la adjudicación fue corregida a posteriori con una fe de errores.

La adjudicación de 1,5 millones de euros en mascarillas a la empresa que pagó una comisión al hermano de Isabel Díaz Ayuso suma una nueva circunstancia inusual. El documento oficial por el que se adjudica este contrato está firmado a mano y no cuenta con el código seguro de verificación que acompaña a otros documentos de este mismo expediente y que habitualmente tienen estas resoluciones de la administración para certificar su autenticidad. 

La Consejería de Sanidad, consultada por elDiario.es, no ha dado explicaciones concluyentes sobre por qué no aparece este código de verificación. “Puede deberse a un error informático pero desconocemos el detalle del motivo”, responden por escrito desde el departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero. 

El documento en cuestión tiene el número de expediente A/SUM-011335/2020: es la resolución por la que se adjudicó esta compra de mascarillas a Priviet Sportive por el método de emergencia, para que este contrato pudiera adjudicarse a dedo, sin concurso público, en la primera ola de la pandemia. Es el documento oficial que avala la compra de 250.000 mascarillas a esta empresa de Daniel Alcázar, amigo personal de los hermanos Ayuso, y que no tenía experiencia previa como proveedor de la Comunidad de Madrid cuando se formalizó el contrato en enero de 2020.

Documento de la adjudicación sin código y sin firma digital.

En ese documento, a diferencia de otros del mismo expediente, no figura el código de barras que suele acompañar a este tipo de resoluciones administrativas, y que aparece en el lateral derecho. Es un código numérico de 22 cifras que sirve para comprobar la autenticidad del documento y garantiza que no se pueda manipular. 

Ejemplo de un código de verificación

Este es un ejemplo de uno de estos códigos. Desde esta web de la Comunidad de Madrid, con el número, se puede verificar después la autenticidad de un documento y descargar otra copia en PDF desde los archivos de la administración de Madrid. Pero en la adjudicación a dedo de 1,5 millones de euros a la empresa Priviet Sportive, este código seguro de verificación no aparece por ningún sitio.

Esta no es el único elemento poco común que presenta este papel, que está publicado en el portal de Contratación de la Comunidad de Madrid. A diferencia de la mayor parte de los documentos similares, que habitualmente se validan por medio de una firma digital, esta adjudicación está firmada a mano por la entonces viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad: Ana Dávila-Ponce de León. 

La firma manuscrita es un método de aprobación perfectamente legal y que aparece en otras resoluciones de la administración madrileña, pero que en los últimos años ha perdido peso y cada día es menos habitual. Durante la pandemia, la firma electrónica se extendió aún más, ya que la gran mayoría del funcionariado y los cargos públicos teletrabajaban. Esa firma digital, según explica a elDiario.es un funcionario de la administración madrileña, es también la que genera el código de verificación, y permite después acreditar con certeza en qué fecha se firmó cada documento y rastrear todos los datos de cada paso administrativo.

La resolución de 1,5 millones de euros en mascarillas para el amigo de los hermano Ayuso está firmada de su puño y letra por Ana Dávila y también tiene la fecha plasmada con un sello: el 1 de abril de 2020. A diferencia del resto de documentos de esta adjudicación a Priviet Sportive, que tienen firma digital. Pero esa fecha que aparece –el 1 de abril de 2020– tampoco coincide con el día en que, en ese mismo documento, se asegura que se dio el primer visto bueno a esta adjudicación: el 24 de marzo de 2020. Esa resolución administrativa es, por tanto, contradictoria: en el encabezamiento se habla del 24 de marzo pero el sello que aparece junto a la firma es de una semana después.

Un mes y medio más tarde, el 14 de mayo de 2020, la Consejería de Sanidad aprobó una resolución posterior con una fe de errores por esta discordancia en las fechas. “Donde dice: Con fecha 24 de marzo de 2020 […] debe decir: con fecha 1 de abril de 2020”, recoge este otro documento oficial que también firma Ana Dávila-Ponce de León. 

A diferencia de la primera resolución, la corrección de la fecha sí cuenta con código de verificación y está firmada digitalmente por la entonces viceconsejera. 

A la izquierda, documento firmado a mano y sin código y, a la derecha, la segunda resolución, firmada digitalmente

Sobre a qué se debió este cambio en las fechas, la Consejeria de Sanidad se limita a responder que “la corrección de error de fecha está formalizada y subida al Portal de Contratación”. 

Este diario se ha puesto en contacto con Ana Dávila-Ponce de León para intentar aclarar por qué la primera resolución estaba firmada a mano.

La entonces viceconsejera asegura que “hay firmas digitales y manuales en cantidad de procedimientos”. “Ahora yo ya no estoy en la Consejería y no tengo acceso a la documentación”, argumenta también. En septiembre de 2020, unos meses después de esta polémica adjudicación, Ana Dávila abandonó la viceconsejería de Sanidad. Ahora es diputada del PP en la Asamblea regional, donde ejerce como portavoz del PP para los temas de Sanidad.

Respecto a la ausencia del código seguro de verificación en ese mismo documento, Ana Dávila defiende que “la memoria justificativa del expediente lo tiene”, un documento que no está firmado por ella, sino por Manuel de la Puente Andrés, entonces director general de proceso integrado de salud. Ese documento tiene también fecha del 1 de abril de 2020.

Manuel de la Puente Andrés, además de la memoria justificativa, también firma digitalmente otro de los documentos oficiales de este expediente: la comunicación a la empresa Priviet Sportive para que efectúe el suministro de esas mascarillas “de acuerdo con la resolución de la viceconsejera”, la que está firmada a mano.

Comunicación a Priviet Sportive SL.

Esa comunicación a Priviet Sportive se firmó digitalmente el 1 de abril de 2020 a las 15:49 horas, como registra el documento.

Pero a pesar de que Manuel de la Puente sí utiliza la firma electrónica, tampoco aparece en este papel el código seguro de verificación. Según explican fuentes de la administración, esto solo puede ocurrir si este alto cargo decidió quitarlo expresamente: sale siempre por defecto, de forma automática, cuando se firma digitalmente.

Manuel de la Puente, contactado por esta redacción, no ha querido atender a las preguntas de elDiario.es.

spcbnet
También podría interesarte