Denuncian la implantación masiva de praderas de césped con alta demanda de riego y nula biodiversidad en Madrid Río

  • Ecologistas en Acción de Madrid denuncia que las praderas de césped en jardinería deben erradicarse en el actual contexto de crisis climática por su elevado consumo de agua y por la pérdida de biodiversidad que conllevan

  • La asociación defiende un modelo de jardinería que apueste por arbustos y aromáticas adaptados a periodos de calor extremo

  • La Operación Mahou Calderón ha anunciado la plantación de 4.500 m² de césped y, en zonas verdes de varios distritos, se sustituyen arbustos por praderas

  • Exigen el cese de las plantaciones de praderas de césped en rotondas, medianas, arriates y antiguas praderas seminaturales de la ciudad de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado públicamente la futura urbanización para el tramo del parque Madrid Río que ocupará el cubrimiento de la M-30, en el ámbito Mahou-Calderón. El proyecto contempla la siembra de 4.500 m² de césped. La zona central, donde se encontraba el estadio Vicente Calderón, se proyecta como “una gran pradera alargada con remates circulares en forma de circo romano”. De ser así, ese espacio, durante el periodo estival, será inhabitable para cualquier persona y para la propia vegetación. Esta práctica ya se ha desarrollado en otras zonas verdes como Madrid Río, el Bosque del Recuerdo en el parque del Retiro o, en la recién remodelada Plaza de España, donde se ha optado por un modelo de parque urbano basado en praderas de césped como referencia.

Mahou Calderón tendrá 4.500 m² de césped. Existen alternativas mejores para combatir la crisis ecológica.

Ecologistas en Acción denuncia que estas prácticas jardineras aumentan el consumo de agua de forma exponencial, algo que choca frontalmente con el modelo de jardinería sostenible, ecológica y eficiente en el uso de agua que debería ser la norma en el contexto de la actual crisis climática y de pérdida de biodiversidad. La asociación ecologista recuerda que, de media, un metro cuadrado de césped consume entre seis y nueve litros al día, cifra que se llega a duplicar en verano, especialmente en zonas con condiciones más extremas, como es el caso de las rotondas. Además de grandes requerimientos de riego, las praderas ornamentales exigen un alto consumo de fertilizantes, herbicidas y pesticidas, incompatible con la presencia de insectos, además de un mantenimiento intensivo, .

Durante los últimos meses, debido al incremento de obras públicas que está sufriendo la ciudad de Madrid con motivos electoralistas, se han plantado praderas de césped en lugares sin justificación alguna. Ecologistas en Acción ha registrado casos graves de esta práctica en, al menos, los distritos de Vicálvaro, Puente de Vallecas y Carabanchel. Rotondas, medianas, arriates e incluso antiguas praderas seminaturales, han sido desbrozadas o levantadas para la plantación de praderas de césped. Denuncian que se han llegado a arrancar arbustos de adelfas, cotonoaster, atriplex y aromáticas como romeros, tomillos, lavandas. De acuerdo con los estudios del Canal de Isabel II su consumo de agua es hasta un 70 % inferior que lo que necesitan las praderas de césped. Además, las especies eliminadas son resistentes a las sequías, requieren un menor mantenimiento, absorben mayor cantidad de CO2 y son refugio de biodiversidad urbana, ya que sirven de hábitat, cobijo y fuente de alimento a un sinnúmero de especies de insectos, aves y reptiles.

La implantación masiva de praderas de césped a dos meses de las elecciones autonómicas no se corresponde con una estrategia racional de jardinería sino a un lavado de cara verde. La proliferación de césped en zonas que ni siquiera son accesibles al peatón como las medianas y rotondas no contribuye al uso y disfrute de la ciudadanía, pero da buena imagen al consistorio madrileño al “reverdecer” visualmente la ciudad.

Ecologistas en Acción hace un llamamiento a las autoridades competentes, a las que exige coherencia con la situación climática en la que vivimos, terminar con la destrucción de los arbustos y el cese en las plantaciones de praderas de césped. En su lugar, propone que se realicen prácticas xerojardineras (con alto valor ornamental, bajo consumo de agua). Reclama una mayor complejidad en las zonas verdes, combinando estratos de vegetación (herbácea, arbustiva y arbórea), lo que permite lograr una mayor biodiversidad y aumentará la conectividad ecológica. La organización ecologista también hace un llamamiento a la ciudadanía, a la que pide que detecte y rechace toda práctica jardinera que no ponga en primer plano la vida, la biodiversidad y el consumo racional de recursos.

Fuente: ecologistasenaccion.org
Foto portada: Praderas de césped en Madrid Río. Matadero.

.
También podría interesarte