Centro de Salud de Abrantes: La lucha de un barrio por su sanidad pública

El pasado 10 de septiembre centenares de vecinos y vecinas protestaban frente al centro de salud de Abrantes en Carabanchel. Manteniendo la distancia de seguridad pero era una concentración muy grande, llena de ánimo y de ganas de cambiar las cosas. Se mostraba la indignación de un vecindario en cuyo centro de salud se podía leer un cartel donde advertía, en una pandemia, que no había médicos ni por la mañana ni por la tarde. Esa movilización fantástica, la energía y las ganas que desprendían fuero el pistoletazo de salida de una serie de movilizaciones en la entrada de los centros de salud cada jueves que se han seguido manteniendo.

¿Cómo ha surgido la lucha en torno al centro de Salud de Abrantes? ¿Por qué fue tan exitosa esa convocatoria y las siguientes?

aviso

Cartel en la puerta del Centro de Salud Abrantes a primeros de septiembre

En el verano de 2020 hemos visto como en la comunidad de Madrid se cerraban más de 30 centros de Salud públicos. Desgraciadamente, salvo contadas excepciones, no ha habido una respuesta social a tal ataque a los derechos y la salud de las personas. En Abrantes no llegó a haber cierre aunque se mantuvo abierto sin mé[email protected] de familia/atención primaria.

Lo primero es tener en cuenta que desde el inicio de la Asamblea Popular de Carabanchel en 2011 ha entendido que la defensa de los servicios públicos y en concreto el de la sanidad pública es un elemento clave en la defensa de los derechos de las personas. Eso ha hecho que desde entonces, y especialmente en los años de la Marea Blanca hayamos tenido un contacto muy estrecho y una colaboración y sinergias con los y las profesionales de la sanidad que trabajan en el distrito. Así, inmediatamente después del fin del confinamiento de la primera ola de la pandemia, a primeros de julio, se hizo una asamblea en la calle con profesionales de la sanidad para que nos explicaran la situación en el distrito y poner en valor lo que habían hecho. Esa asamblea fue un éxito enorme en contenido y afluencia, y sirvió para reforzar la vinculación entre la Asamblea Popular de Carabanchel y los y las profesionales sanitarios. Mucha gente se apuntó al grupo de trabajo de la comisión de servicios públicos de la Asamblea. Y una profesional que intervino nos pidió que diéramos visibilidad a las colas que se formaban (y se forman) en los centros de salud. Así lo hicimos. Hicimos un monitoreo de este fenómeno en el distrito y la campaña de denuncia de las colas en los centros de salud tuvo mucha visibilidad: Quisimos mostrar que detrás de los recortes y las cifras había personas, en muchos casos gente enferma y personas mayores a los que los recortes empujaban a una situación dolorosa innecesaria y fácilmente solucionable. Por eso se viralizó en redes sociales y los medios de comunicación se interesaron por el fenómeno. Cuando hicimos el monitoreo de Abrantes descubrimos que no había mé[email protected] en el turno de tarde. Hicimos una campaña en el barrio denunciando esta situación. Esta campaña no era solo en redes sociales sino que estuvo acompañada de centenares de carteles que pegamos por la zona afectada.

csabrantes

Cuando, a primeros de septiembre, la administración madrileña dio un paso más en el desmantelamiento del centro de salud y dejó de haber mé[email protected] decidimos que era inadmisible y que era necesaria una convocatoria de protesta. No solo nos orientamos al conjunto del tejido social del distrito. Quisimos interpelar al conjunto del barrio afectado. Las redes sociales fueron sólo una pequeña parte de la convocatoria. Volvimos a poner centenares de carteles por todo el barrio, incluido carteles de tamaño pancarta que fueron muy visibles. Igualmente dedicamos mucho esfuerzo a hablar con los vecinos y vecinas que hacían cola a la entrada del centro de salud. El boca a boca jugó un gran papel. Pero no solo eso sino que recorrimos el barrio megáfono en mano, explicando en las calles y plazas lo sucedido y llamando a la convocatoria. No era raro que es explicaciones, pequeños mítines improvisados, en la cola del centro de salud, en las plazas o parque finalizaran con los aplausos de los vecinos y vecinas que los escuchaban. Entendían que era importante que volvieran [email protected][email protected] al Centro de Salud de Abrantes y valoraban la voluntad y el trabajo de quien luchaba por ello.

manisanidad

Uno de los carteles convocando a las movilizaciones

Ya ha pasado dos meses desde esa primera convocatoria. Cuando se lanzó no había ningún médico en el CS Abrantes y ahora ya hay más o menos regularmente cinco, aunque sólo por la mañana. Todas las convocatorias -ocho hasta ahora- han sido bastante masivas -unas 200 personas mínimo- se han caracterizado por que la gente que asistía era protagonista: se les preguntaba los siguientes pasos a dar, se les invitaba a unirse a la organización de la convocatoria. Hemos procurado que cada concentración fuera un acto político, no simplemente aplausos y consignas sino mítines y agitación. Hemos invitado a profesionales sanitarios a hablar y exponer su situación -unas veces de los centros de salud, otra de los hospitales de referencia del distrito- y cuando no teníamos ‘ponente’ alguna de nosotras ha cogido el micro y ha dado un breve mitín. Siempre apostando por llevar el máximo de información a las personas que se manifestaban, por valorar lo que hacían y lo que con su lucha aportaban al conjunto de la sociedad.

En esa orientación y en el extenso trabajo realizado de convocatoria está el éxito que han venido teniendo las movilizaciones en torno al Centro de Salud Abrantes.

Fuente: asambleadecarabanchel.org

Hoja de reclamación de refuerzo en los Centros de Salud de Atención Primaria de Madrid.

(Fuente:carabanchelalto.org)


Colabora con Carabanchel.net


Necesitamos tu colaboración para poder traerte todos los dias la actualidad del barrio y sus alrededores...
Con una simple moneda de 2 €uros nos puedes ayudar a poder tener menos publicidad.