Centenares de organizaciones sociales piden parar toda la actividad económica no esencial

Más de un centenar de organizaciones, movimientos o plataformas sociales que ya pidieron la semana un «plan de choque social» contra la pandemia, han profundizado hoy en más «medidas de emergencia». «Si el Gobierno realmente no quiere dejar a nadie atrás, como sucedió en 2008, debe ampliar sus miras. Hay medidas que se tienen que aplicar de forma urgente para dejar de poner en riesgo vidas y evitar un colapso sanitario y social», han destacado en un comunicado. Entre las medidas planteadas destacan la intervención de la sanidad privada o el cierre de toda actividad económica no esencial. 

Para las organizaciones firmantes, «es una irresponsabilidad que mientras se restringe la movilidad y en pleno Estado de Alarma se permita que empresas con actividades que no son imprescindibles continúen como si nada con la producción». Aseguran que «en la mayoría de los casos las empresas además funcionan con escasas o nulas medidas de protección de riesgos laborales». Y recuerdan que «durante la semana multitud de sindicatos, comités y plantillas han parado la actividad de sus centros de trabajo a través de la aplicación del artículo 21 Ley de Protección de Riesgos Laborales».

«Sin embargo, de nuevo, el Gobierno no puede mirar hacia otra parte ni dejar en manos de los intereses privados la vida y salud de la gente. Hay que decretar el cierre de toda actividad no esencial y evitar que sigan propagándose contagios. A la vez hay que lanzar un plan industrial para producir todos los test, EPIs y equipos de ventilación necesarios, utilizando las instalaciones y recursos de las industrias paralizadas»; continúa el comunicado.

Entre las medidas propuestas también se encuentra «la intervención de la sanidad privada», algo que «tiene que traducirse ya en la movilización de todos los recursos privados al servicio del interés general y la salud pública». También se pide una «renta básica de cuarentena universal e incondicional«, más recursos para la intervención ante la violencia machista, liberación de personas presas vulnerables.

En materia de vivienda se pide la suspensión del pago de los alquileres, hipotecas y suministros básicos. Además, se exige la paralización de los desahucios. Otra petición tiene que ver con el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs).

«Estas medidas son imprescindibles, posibles y urgentes para una salida de la crisis del coronavirus diferente a la de 2008. En este comunicado nos limitamos a señalar las líneas maestras de un Plan de Choque Social y no podemos detallar toda su concreción en una batería más concreta de propuestas. Las diferentes organizaciones, sindicatos y plataformas impulsoras del Plan de Choque Social hemos trabajado y seguimos trabajando en su desarrollo en los ámbitos de lucha a los que nos dedicamos. Si el Gobierno no aplica estas medidas o las aplica parcialmente buscaremos todas las vías colectivas para presionar y garantizar los derechos de millones de personas», concluye el comunicado. Fuente: cuartopoder.es



Personal de obras del Bernabéu denuncia estar trabajando sin medidas de seguridad estrictas

Grandes obras de construcción siguen abiertas sin medidas de seguridad acordes a la alarma por coronavirus. Comisiones Obreras mantiene que se podrían paralizar las obras no prioritarias, siempre y cuando se hagan con los mismos derechos que se han garantizado en otros sectores.

Esta misma semana, la prensa deportiva se hacía eco de las obras de remodelación del estadio Santiago Bernabéu que seguían adelante a pesar del estado de alarma por coronavirus decretado por el gobierno central. El club de fútbol Real Madrid, propietario del edificio, comenzó las obras el pasado verano y la reforma fue adjudicada a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), de Carlos Slim, mismo constructor del estadio Wanda Metropolitano. Con la oferta más económica y de menor tiempo en la puja, la remodelación costará al club madrileño 470 millones de euros, convirtiéndose así en el mayor contrato de construcción en España por presupuesto de los últimos años, según reportaba Expansión.

Ha trascendido también a diversos diarios deportivos que, dado el parón en las competiciones, el club estaría aprovechando para acelerar el ritmo y terminar la remodelación antes del plazo, previsto para el mes de agosto de 2022. Sin embargo, la esposa de uno de los trabajadores de las obra del Bernabéu —que prefiere mantener su anonimato para evitar represalias—, denuncia las condiciones sanitarias dudosas en la que se encuentran unas 300 personas que, según la conversación con su marido, estarían trabajando actualmente en el estadio.

“Todos comparten un comedor común, en turnos de 100, cosa muy poco viable para que se guarden el metro y pico de distancia. El jefe de obra ya ha dado positivo y algún otro trabajador también. Me ha comentado que les han dado mascarillas, pero de una diaria, nada. Les han dicho que tienen que durar con ellas una semana o las que sean necesarias”, asegura esta familiar a El Salto. También recuerda que la mañana del jueves había estado la guardia civil en la obra indicando a los trabajadores que, si no había suficientes masacarillas, solo se la pusieran los que trabajan fuera del edificio.

Comisiones Obreras advierte que esta situación está siendo generalizada y que les han llegado varias quejas. Daniel Barragán, secretario de Acción sindical de Construcción y Servicios de CCOO, afirma que aunque mucho del trabajo se realiza al aire libre, que parece de menos riesgo, los trabajadores comparten zonas comunes “Hay muchísimas obras que son de edificios confinados que al final es imposible alejarse lo suficiente porque tienes que hacer determinadas actividades físicas muy cerca de otro trabajadores, y en vestuarios, comedores lo normal es que no se tengan esas distancias de seguridad mínimas que ahora son obligatorias”, afirma Barragán.

Según una carta que el dueño del Real Madrid envió el pasado martes a todos los socios del club, Florentino Pérez aseguraba que solicitó al club tomar todas las medidas de seguridad sanitaria y laboral para evitar al máximo el contagio del coronavirus entre los trabajadores, y que trasladó lo mismo a FCC. Sin embargo, no fue hasta el martes que en las obras del estadio dispusieron una cámara térmica para tomar la temperatura a los obreros, asegura la mujer del trabajador. Asimismo indica que se sabe está viniendo gente de otras comunidades a trabajar a la obra y que existe preocupación porque a nadie le realizan la prueba del coronavirus y puede que haya más casos.

El representante sindical de CCOO consultado por El Salto reconoce que el sector de la construcción tiene un alto índice de subcontratación “…no hace falta que sea el Bernabéu, te vas a encontrar con cientos de subcontratas, una en cada oficio, y en cada espacio físico por lo tanto tiene la dificultad de, por ejemplo, mantener las distancias”. Por ello, dice, “estamos exigiendo a todas las empresas, y a las administraciones públicas para que lo controlen, es que se den los EPI cuando sean necesarios pero que también se cumplan a rajatabla todas las medidas de seguridad porque esto es algo muy serio, está enfermando mucha gente y ya sería el colmo que tu centro de trabajo no se cubran las medidas mínimas”.

Preguntado por si se vería conveniente interrumpir este tipo de obras, Barragán responde: “Estimamos que podría ser una solución importante el paralizar las obras que no sean excesivamente urgentes, siempre y cuando se hagan en condiciones como se ha hecho en otros sectores con las medidas del real decreto en cuanto a facilidades en ERTES por fuerza mayor, para que la gente no se vaya de cualquier manera, por tanto la última palabra la tiene que tomar el gobierno”. El delegado sindical se reafirma en que la prioridad absoluta es la salud y mantener la vida manteniendo también el empleo y las condiciones laborales.

Este miércoles el ayuntamiento de Madrid anunció que ha redactado un protocolo que facilitará a la policía municipal verificar los medios de seguridad y salud que se están empleando en obras de edificios de viviendas de la ciudad y que, en caso de incumplimiento,  “instará al promotor o responsable de la obra para que la paralice”. Sin embargo no especifica si este protocolo se aplicará también en obras como la del estadio Bernabéu. Fuente: Susana Albarrán en elsaltodiario.com



CGT reitera su exigencia al Gobierno para que cierre todos los centros de trabajo no esenciales durante la crisis del Covid-19

La organización anarcosindicalista considera que las medidas de confinamiento obligatorio para la población no tienen sentido si se permite a miles de personas desplazarse para realizar actividades prescindibles.

CGT insiste en que las medidas de seguridad para las personas trabajadoras, de obligado cumplimiento, no pueden quedarse a las puertas de los centros de trabajo.

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha vuelto a dirigirse al Gobierno del Estado español, a través de una nueva carta a la ministra de Trabajo, para insistir en la urgente necesidad de cerrar inmediatamente todos los centros de trabajo y unidades productivas que no sean fundamentales para la salud y la vida de las personas durante los días que dure el estado de alarma originado por el riesgo de contagio por “coronavirus”.

La CGT cree firmemente que se está exponiendo a un riesgo innecesario a muchas personas trabajadoras y a sus familias, obligándolas a desplazarse hasta sus lugares de trabajo en transportes públicos en los que no se consigue cumplir con las recomendaciones sanitarias de las autoridades. También, en este sentido, este sindicato ha señalado que en esta primera semana de estado de alerta, se han dado casos de empresas que han incumplido la ley respecto a los derechos laborales de sus plantillas.

Existen, señalan desde CGT, muchos centros de trabajo donde las personas están realizando sus labores sin protección o sin mantener las distancias mínimas de seguridad entre el personal, como ha ocurrido en algunas empresas de telemarketing, del sector ferroviario o aeroportuario y el servicio de correos y mensajería o distribución de productos, entre otros. Y en este sentido, CGT también critica la actitud mantenida en muchas ocasiones por las autoridades laborales, donde en la mayoría de los casos han ignorado las numerosas denuncias realizadas en los últimos días.

Desde CGT recuerdan que el RD 8/2020 de 17 de marzo obliga a las empresas, siempre que sea razonable y posible, a implantar el trabajo a distancia. Sin embargo, muchas empresas han optado por hacer caso omiso, obligando a sus plantillas a jugarse la salud en los días más duros en cuanto al contagio del Covid-19 entre la población.

CGT también ha querido reclamar equipos de protección individual para aquellas personas que tengan que atender durante esta crisis las líneas de atención telefónica de emergencias y una mayor atención al personal sanitario de la sanidad pública, el verdadero escudo que en estos momentos tiene nuestras sociedad ante el avance de la pandemia, cuyo pico todavía está lejos de alcanzarse y que ya ha ocasionado la muerte a más de 1300 personas en nuestro país. Fuente: tercerainformacion.es