CCOO denuncia que hospitales de Madrid acumulan residuos que son “bombas biológicas”

En esta segunda ola de COVID-19, los centros sanitarios han multiplicado los desechos de equipos de protección personal (EPI) y también los residuos biológicos procedentes de pacientes con coronavirus.

Desde hace semanas, algunos hospitales de la Comunidad de Madrid vienen acumulando residuos considerados peligrosos sin que la Consejería de Sanidad haga nada por solucionar este problema.

Así lo ha denunciado CCOO de Madrid que aporta imágenes de la acumulación de residuos biológicos, así como equipos de protección individuales que ya han sido utilizados con pacientes COVID-19, en almacenes interiores y también en zonas exteriores que pueden ser accesibles a personal del propio hospital e incluso a cualquier transeúnte.

La razón de que esto ocurra, según las informaciones facilitadas a CCOO por los responsables de los hospitales, es que la empresa CONSENUR, concesionaria del servicio, no dispone de espacio para almacenar estos residuos, no da abasto debido al incremento de desperdicios y la normativa de recogida de residuos es tan estricta que, fuera del estado de alarma, la empresa no puede y no tiene obligación de hacerse cargo del excedente.

Según estos argumentos esgrimidos por los responsables de los hospitales, es la Comunidad de Madrid la que tendría que haber actualizado el contrato para permitir que la empresa tuviera autorización y compensación para recoger el excedente de residuos contratado, asegura el sindicato.

Con el incremento de presión asistencial, en esta segunda ola de COVID-19, los centros han multiplicado los desechos de equipos de protección personal (EPI) y también los residuos biológicos procedentes de pacientes con coronavirus, a los que se unen los residuos peligrosos habituales procedentes del tratamiento de otras patologías.

Getafe, Móstoles, La Princesa

En el Hospital de Getafe, La Princesa y en el Hospital Universitario de Móstoles, CCOO ha pedido a la Dirección que agilice la retirada de los residuos, porque lo consideran “bombas biológicas”. Sin embargo, los centros insisten en que se trata de un asunto que supera sus competencias y que debe afrontarlo la Comunidad de Madrid.

En Getafe, los contenedores de residuos peligrosos se encuentran dispersos en varias áreas. En el exterior del centro hay contenedores en palets, en una zona que puede ser accesible a cualquier persona que transite por allí y conlleva un riesgo claro para la salud pública. También se almacenan en la zona de descarga de lencería y bajo la rampa de Urgencias, en bolsas rojas que se identifican como residuos COVID.

En el Hospital de Móstoles los residuos se acumulan en el antiguo mortuorio habilitado para almacenar estos residuos de forma temporal, pero «ya casi al límite», afirma CCOO.

En el Hospital Universitario La Princesa los contenedores con residuos de EPI y biológicos estaban apilados en la planta menos 2, a la intemperie, en la zona de entrada al hangar de descarga de suministros. CCOO reclamó a la Dirección la retirada inmediata de dichos contenedores porque suponía un riesgo tanto para los profesionales del centro, al tratarse de un lugar de tránsito, como para los profesionales de empresas externas de suministro de mercancías que, a diario, acceden por ese lugar.

CCOO denuncia que “esta situación no solo vulnera la norma de almacenamiento de residuos peligrosos por su carga biológica sino que supone un riesgo de caída de los contenedores que pueden provocar accidentes, al encontrarse éstos apilados en zonas de tránsito de personas y en zonas de acceso no restringido”.

Fuente: nuevatribuna.es