Carabanchel lleva 21 meses manifestándose semanalmente por la defensa de su sanidad pública y sus centros de salud

Comunicado

La Comunidad de Madrid sigue con su política de desmantelamiento de la Atención Primaria, pese a que se trata de la base del sistema sanitario público madrileño. No se puede entender de otra forma la extensión y generalización de la reducción y recorte de horarios de atención médica y pediátrica en los centros de salud.

Ahora le ha tocado al distrito de Villa de Vallecas, uno de cuyos barrios se ha quedado sin médicos y médicas por la tarde. Según denuncia la Asociación de Vecinos de los Pinos de San Agustín, el centro de salud de La Paloma, cuenta con un único médico de guardia para un área de 16.000 personas y sólo puede atender casos leves o derivar a las urgencias del hospital. Hasta ahora eran cinco los médicos y médicas de familia que pasaban consulta por las tardes.

Para la asociación vecinal, esta decisión se enmarca dentro de los intentos de la Comunidad de Madrid de cerrar por las tardes las consultas de Atención Primaria. La propia Consejería de Sanidad reconoce que tres médicos que pasaban turno de tarde han optado por trasladar su atención al turno de mañana, en dos casos, y por un turno bisagra (mañana/tarde). Reconoce que, por las tardes, hay una vacante y otras dos bajas laborales (que suman 4.500 tarjetas, es decir persona que se han quedado sin médico o médica asignada). La Consejería afirma que “la atención sanitaria está garantizada en el Centro de Salud” ya que todas las plazas de enfermería “están cubiertas así como con otros profesionales de Primaria”. Pero esto es obviar que una enfermera no puede recetar ni prescribir tratamientos.

La Comunidad de Madrid reconoce que a partir de las 17:30 horas se deriva a los y las pacientes que requieren de atención médica a los centros de salud cercanos.

Ante este recorte de horarios, la asociación vecinal ha convocado una protesta ante el centro de salud.

Hay que recordar que en el distrito de Carabanchel, sus ocho centros de salud -el de Abrantes incluido- ya han perdido 20 médicos y médicas de familia en estos últimos meses.

Hay que resaltar el año y nueve meses de protestas protagonizado por los vecinos y vecinas en defensa del centro de salud Abrantes. Y aunque gracias a estas constantes protestas ha recuperado algunas profesionales, este centro de salud sigue en una situación muy difícil. Si este ambulatorio, que atiende un área con una población de 30.000 personas, tenía en febrero 2020, justo antes de la pandemia, 16 facultativos/as, ahora hay, de una forma más o menos estable, unos 10 (aunque su número puede variar si hay bajas, traslados, etc). Es decir, que tras dos años de pandemia, los recortes en sanidad han dejado a este centro con un tercio menos de mé[email protected] de familia.

Por todo esto, animamos a que venga el mayor número de personas posible a las manifestaciones de los jueves y demostrar no sólo que no hemos parado si no que no lo haremos hasta que revertamos el desmantelamiento de la sanidad pública madrileña.

Luchemos por una sanidad pública, universal y de calidad, no sólo para el barrio, sino para toda la Comunidad de Madrid. ¡Por ti, por el barrio!

Fuente: tercerainformacion.es
Foto: @asamcarabanchel

spcbnet
También podría interesarte