¡¡BASTA YA!!, grita Madrid: Otro modelo de residencias es posible

Protesta en Madrid por un nuevo modelo de residencias

«Inexistencia de personal suficiente, y cualificado; deficiencia de la atención médica; práctica abusiva de sujeciones físicas y químicas; funcionamiento ausente de los servicios de inspección; alimentación escasa y pobre en valores nutricionales…»

35.000 personas muertas en residencias durante la pandemia reciben voz y recuerdo. Una sociedad avanzada no puede permitirse un sistema genocida de residencias.

Miles de personas han llenado la Gran Vía madrileña para exigir un cambio en el modelo de gestión de las residencias. En una marcha que ha trascurrido entre la Plaza de España y la Plaza de Callao, quienes se manifestaban han reclamado elevar el ratio de personal cuidador para garantizar que las personas mayores reciben una atención correcta. Han reclamado también más inspecciones para garantizar que las normas se cumplen en la práctica, así como la gestión pública de los centros.

También se reivindicaba en la marcha un incremento del número de centros a nivel estatal, además del fin de las macrorresidencias, cuyas deficiencias quedaron evidenciadas durante la peor parte de la pandemia de covid-19.

Gentes venidas de todos los puntos de estado dejaban manifiesta su indignación ante esta vergüenza nacional que es el trato que se daba, se da y esperemos que no se siga dando a personas dependientes y ancianas, algo a lo que también contribuye la justicia, que no responde a las denuncias de las familias ni tampoco abre ninguna investigación ante estas muertes (¿asesinatos?).

Gritos de “¡Nada, nada para la privada!”, “¡Basta Ya!”, “¡Ayuso dimisión!”, “¡Comisión de investigación!” se han coreado durante la marcha, que una vez llegada a la Plaza de Callao ha sido recibida con la música del Himno a la Alegría, de Miguel Ríos, y donde se ha leído el comunicado conjunto de las Plataformas, en voz de la periodista Rosa María Artal. Un minuto de silencio por todas las muertes ha sido el punto final de esta jornada reivindicativa.

Manifiesto de la movilización del 17Sde la
Plataforma Estatal de Organizaciones de Familiares y Usuarias de
Residencias para Mayores y para Personas Discapacitadas

Bona tarda, arratsalde on, boas tardes, buenas tardes a todas y todos los que procedéis de las distintas nacionalidades y comunidades del Estado español… Buenas noches, pueblo de Madrid.

Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos, símbolos notorios de nuestra cultura reciente, están inmersos en sendas giras, Serrat ya como despedida definitiva de los escenarios y Ríos promocionando su último álbum, en el que está incluido El blues de la tercera edad, un sentido homenaje a las personas mayores. Tanto uno como otro se han puesto en contacto con nuestras organizaciones de Catalunya y Castilla y León.

Quieren transmitiros, a las personas que hoy estáis aquí, su apoyo decidido en esta lucha titánica y desigual por la justicia y los derechos humanos; y quieren también enviar cariño y fuerza a las miles de personas mayores y personas con discapacidad que padecen y sufren un modelo de residencias caduco e impropio de una sociedad avanzada. Gracias Joan Manuel, gracias Miguel.

Gracias también a todas aquellas personas que desde su conciencia crítica, desde su especial sensibilidad, se han sumado a este acto histórico… Y gracias sobre todo a las familias y a las usuarias, y a sus organizaciones, que hoy lanzan un mensaje inequívoco a la sociedad española: «Ya no tenemos fuerzas para rendirnos».

Hoy queremos indicar a la ciudadanía que nos encontramos en un momento crucial. Las diferentes Comunidades Autónomas, que ostentan plenas competencias sobre las diversas materias de los servicios sociales, tienen que elaborar en estos próximos meses las nuevas normativas que regirán el funcionamiento de las residencias. Nos tememos que una gran mayoría de estas autonomías pretenden perpetuar el actual modelo inmundo, privatizado, mercantilista, humillante y vejatorio que prima en las residencias españolas desde hace ya lustros.

Por eso también, las familias y las usuarias de residencias diseminadas por todo el Estado español nos hemos citado hoy aquí, en las calles de Madrid, para decir en voz alta que estamos HARTAS; nos hemos citado para gritar, al unísono, ¡¡BASTA YA!!

¡¡BASTA YA!! a la conculcación de los derechos humanos y de los derechos fundamentales de las personas mayores y de las personas con discapacidad. ¡¡BASTA YA!! a la violación de los derechos laborales de las trabajadoras.

¡¡BASTA YA!! a la inexistencia de personal suficiente, y cualificado, para atender las infinitas necesidades de los residentes, la inmensa mayoría personas vulnerables y castigadas por enfermedades graves. ¡¡BASTA YA!! a las ratios de personal miserables.

¡¡BASTA YA!! a la deficiente atención médica y a la falta de coordinación con la sanidad pública. ¡¡BASTA YA!! a la práctica abusiva de sujeciones físicas y farmacológicas. ¡¡BASTA YA!! a la alimentación escasa, pobre, mezquina.

¡¡BASTA YA!! a la ausencia de los servicios de inspección. ¡¡BASTA YA!! a las continuas violaciones de las normativas por parte de las empresas operadoras.

¡¡BASTA YA!! a las amenazas, coacciones y expulsiones de residentes y familias que simplemente quieren hacer valer sus derechos. ¡¡BASTA YA!! a los continuos obstáculos para la formación de consejos de representación y participación de familias y usuarias en el desarrollo de la vida cotidiana en las residencias.

¡¡BASTA YA!! a la ausencia de la iniciativa pública en beneficio de una parásita trama de empresas privadas usureras. ¡¡BASTA YA!! a la supervivencia de las macror-residencias. ¡¡BASTA YA!! a la trasmutación de estos centros como meros aparcamientos de personas desvalidas.

¡¡BASTA YA!! a este inaceptable modelo hoy vigente de residencias, alejado de la calidad y de la dignidad deseables, paradigma del maltrato institucionalizado, foco de malas prácticas.

Por lo tanto, en este momento crucial apelamos a la sociedad, al pueblo español, para que exija a los diferentes Gobiernos de las Comunidades Autónomas un cambio de actitud y de talante que derive en la conformación de un nuevo modelo de funcionamiento de las residencias (y de los demás servicios de la Dependencia también) en el que la participación activa de usuarias, familiares y trabajadoras, como representantes legítimos de la ciudadanía, sea inexcusable. Un nuevo modelo donde la iniciativa pública sea sólida, donde los servicios se ofrezcan en el entorno familiar, bien financiados, de calidad suficiente, dotados de personal adecuado en número y formación, y a un precio razonable para la realidad actual de las pensiones.

Nadie es ajeno a vivir su último tramo de vida o su discapacidad en una residencia. Todos y todas somos susceptibles de ocupar una plaza residencial en un momento determinado. Por eso decimos que esta situación bochornosa e inhumana que se da con el actual sistema de residencias en el Estado español tiene que transformarse radicalmente YA; el respeto a los derechos humanos, los derechos de las personas mayores y personas con discapacidad, no puede esperar. 

De lo contrario, estamos alimentando una sociedad enferma, edadista, cruel. En su maravillosa canción Llegar a viejo dice Joan Manuel Serrat que precisamente «llegar a viejo» debería ser «todo un progreso, un buen remate, un final con beso»… pero en lugar de ello (nos dice Serrat) los viejos «son arrinconados en la historia, son convertidos en fantasmas». 35.000 personas mayores y personas con discapacidad han muerto en las residencias, fruto de la deleznable gestión de la pandemia en esos centros. Hemos matado a 35.000 personas. La sociedad entera seremos responsables de conducta criminal si pasamos la página en blanco en la investigación “de la masacre” que se vivió en las residencias españolas.

No podemos volver a poblar nuestra historia contemporánea de más cadáveres en las cunetas o en los armarios. Las víctimas y sus familias necesitan reposo digno, reparación moral, que solo puede venir dado por la investigación, por las explicaciones y también por la asunción de responsabilidades de quienes las tuviesen. Una tragedia que no han querido ver los distintos Parlamentos y la Justicia, que 30 meses después, ni han entrado en las residencias ni han levantado el culo de sus confortables sillones para hilvanar un relato exhaustivo de lo que allí sucedió.

Pedimos, exigimos, por enésima vez, que Parlamentos y Justicia entren en las residencias para construir ese relato imprescindible que posibilite un cambio de rumbo para dejar atrás de una vez por todas la situación inmunda que soportan y sufren las personas mayores y las personas con discapacidad en las residencias.

Decía Pablo Neruda: «Despierto cada cien años, cuando despierta el pueblo». Aquí está hoy despierto el pueblo, el pueblo dolido, herido, advirtiendo a la sociedad y a las Administraciones que no dejaremos que la historia vuelva a arrinconar, a abandonar a las personas más vulnerables e indefensas. Por eso nuestro deseo último, nuestro grito liberador: ¡¡BASTA YA!! Otro modelo de residencias es posible.

Gracias, Madrid.
Gracias, Pueblos y Naciones de España.

#17S #ManifestaciónResidencias #EdadismoNO #ResidenciasPúblicasSI
#MacroResidenciasNO #MásPersonalResidencias #Residencias

Fuente: Agencia Mp3 | loquesomos.org

También podría interesarte