Ayuso contrató 7 veces a Cruz Roja en 2020 para servicios sanitarios que costaron 1.224.000 euros

Además del famoso contrato para la vacunación contra la COVID-19, la CAM ha recurrido a Cruz Roja para realizar test antígenos y para la campaña de la vacuna de la gripe

El contrato ‘a dedo’ para la privatización de una parte de la campaña de vacunación contra la COVID-19 no ha sido la única licitación que la Comunidad de Madrid ha adjudicado a Cruz Roja durante el año 2020. Antes, la organización había intervenido en otras tareas sanitarias, una de ellas relacionada con otra campaña de vacunación: la de la gripe estacional. En octubre del pasado año, la Consejería de Sanidad de la CAM volvió a utilizar el procedimiento de “emergencia” –‘a dedo’– para encargar a Cruz Roja un “servicio de apoyo de dos unidades móviles” para vacunar a personas contra la gripe, una campaña que empezaba el 14 de octubre.

En total, el contrato tiene un valor de 85.100,16 euros y una duración de 4 meses, hasta mediados de febrero. Tal y como explicaba la propia CAM en su web, las dos Unidades Móviles de la Cruz Roja “se desplazarán para vacunar principalmente a mayores en las zonas rurales con dispersión geográfica, como la sierra madrileña y núcleos alejados de los recursos sanitarios”.

Según la resolución que tramita y adjudica el servicio –fechada en el 9 de octubre–, la utilización de la tramitación de urgencia se ampara en el artículo 120.1 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, que dispone que este procedimiento se podrá emplear “cuando la Administración tenga que actuar de manera inmediata a causa de situaciones que supongan grave peligro” y “podrá ordenar la ejecución de lo necesario para satisfacer la necesidad sobrevenida, o contratar libremente su objeto, en todo o en parte, sin sujetarse a los requisitos formales establecidos en la citada norma”.

Sin embargo, la campaña de vacunación contra la gripe estacional fue adelantada a la primera semana de octubre por el Real Decreto 555/2020, de 5 de junio, por lo que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso habría tenido más de cuatro meses para realizar una licitación abierta o para tratar de contratar a más personal y así hacer frente a ello con recursos propios. A pesar de ello, decidió solicitar “un único presupuesto a la organización Cruz Roja Española”. lamarea.com ha preguntado a la Consejería de Sanidad por esta cuestión sin haber obtenido ningún tipo de respuesta por parte de la administración madrileña.

Según la resolución, la organización debe contar “con un equipo profesional compuesto por un/a enfermero/a y un/a auxiliar de enfermería” en cada una de las dos Unidades Móviles, además de aportar cualquier material necesario. Desde el Sindicato de Enfermería (SATSE) en Madrid consideran que, en esta ocasión, Cruz Roja puede llegar a segmentos de la población a los que es difícil llegar desde los centros de atención primaria, por lo que ponen en valor la labor que realizan desde la organización.

“Entendemos que ellos pueden acceder a colectivos a los que nosotros no llegamos, como por ejemplo personas sin hogar. Pero no estaba justificado en el caso de la campaña de vacunación contra la COVID-19 porque es incongruente externalizar servicios que se realizan desde el sistema público, que lo puede hacer bien y más barato”, explican desde el sindicato. Y subrayan: “No es un ataque a Cruz Roja, que tiene un papel impresionante y lo hace de maravilla; es una critica a la administraciones”.

Desde la organización humanitaria defienden que, como “auxiliares de los poderes públicos”, realizan las labores que les asignan desde cualquier administración. “En muchos casos es la consejería la que nos dice cuál es el presupuesto y nosotros lo aceptamos, a veces incluso asumiendo nosotros parte de los costes y sin saber cuándo vamos a cobrar por ello”, explican. En el caso de la campaña de vacunación de la COVID, aseguran, están realizando las labores en pequeñas residencias alejadas de los centros de salud “a los que es muy difícil que llegue el personal de enfermería”.

Realización de tests de antígenos

Solo un día antes de la anterior adjudicación, el 8 de octubre, la CAM ya había recurrido a Cruz Roja para servicios sanitarios, en esta ocasión relacionados con la pandemia de la COVID-19. Ese día le fue adjudicado un contrato por valor de casi 220.000 euros para la realización de tests de antígenos durante 31 días –desde el 9 de octubre hasta el 8 de noviembre de 2020–. Apenas una semana después, le cayó una nueva resolución por algo más de 5.000 euros para los mismos servicios, en ese caso durante solo 5 días, desde el 14 de octubre hasta el 18 de octubre. En ambas ocasiones, el procedimiento fue el mismo otra vez: tramitación de emergencia. En ninguno de los dos contratos existe un desglose presupuestario ni una explicación detallada de los servicios a realizar.

Un tercer contrato fue resuelto el 6 de noviembre por valor de más de 90.000 euros “para la gestión de un dispositivo de realización de test antígenos y una unidad básica de salud” desde el 9 de noviembre hasta el 30 de noviembre, es decir, un día después de terminar el primer periodo de 31 días. De nuevo, no se especifica en la orden los medios que Cruz Roja pondrá a disposición ni las tareas exactas que se llevarán a cabo.

La CAM ya había contado en mayo con los servicios de Cruz Roja para la realización de tests rápidos de COVID-19. Los dos contratos –del 13 y del 27 de mayo– suman prácticamente 20.000 euros en total, tuvieron un periodo de vigencia de un mes y medio en total y fueron adjudicados a través de la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas de Enrique López. Preguntados al respecto, desde la Comunidad de Madrid no han respondido a las cuestiones enviadas por lamarea.com.

Sí lo ha hecho Cruz Roja, que ha asegurado que se trata de contratos que “en función de las necesidades, se van renovando” mes a mes. “No se detalla el desglose presupuestario porque es algo que la propia administración te da cerrados”, explican. Y vuelven a incidir: “Lo que nosotros cobramos está por debajo del coste del servicio. Además nosotros ponemos los recursos y luego ya cobraremos cuando sea”.

Estos dos primeros contratos del mes de mayo, junto a todos los mencionados hasta ahora, rozan los 420.000 euros. Si se añade a estos la privatización de una parte de la campaña de vacunación contra la COVID-19, la CAM habría contratado a Cruz Roja –solo durante 2020– por 1.224.000 euros para servicios sanitarios, la mayoría de ellos relacionados con el coronavirus.

Desde el SATSE Madrid consideran que la sanidad pública “debe ser la principal arma de trabajo y, cuando sea imprescindible contratar a otros, que se haga”. Denuncian, sin embargo, que Madrid es la región con menor número de enfermeras por habitantes. “Toda España tiene mayor ratio de personal de enfermería que Madrid, excepto Ceuta y Melilla, que están al mismo nivel”, señalan. Además, critican la escasa retribución que tienen este tipo de profesionales en Madrid: “Somos los terceros por la cola en cuanto a sueldo y además tenemos que vivir en una ciudad muy cara. A ellos súmale el agobio que se vive en los grandes hospitales de la comunidad”, denuncian.

Contratos con otras consejerías

La consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad también ha echado mano de Cruz Roja para “la atención de población vulnerable de la Comunidad de Madrid” y para el “servicio de alojamiento de emergencia para personas sin hogar o familias en exclusión residencial”. En ambos casos se trata de poner en marcha dispositivos que permitan acoger a personas sin hogar –en ocasiones con sintomatología relacionada con la COVID-19– por diferentes casuísticas, muchas de ellas derivadas de la pandemia.

La primera licitación –dividida en tres contratos diferentes– supera el millón de euros y el periodo de vigencia acabó el 31 de julio. La segunda, asciende a 1.692.500,10 euros. En este caso, Cruz Roja fue contratada para la organización de un dispositivo que “contará con un máximo de 100 habitaciones para un total de 120 plazas máximo” y que venció el 31 de diciembre. Desde Cruz Roja aseguran no haber seguido prestando el servicio desde entonces, aunque con la subida de la incidencia acumulada “es posible que volvamos a tener que hacerlo si así lo requiere la Comunidad de Madrid”.

Fuente: Dani Domínguez en lamarea.com

También podría interesarte