Ayuso abre tres nuevos centros de salud desplazando a personal desde otros

Desde CC OO denuncian que estos centros estarán infradotados y los profesionales atenderán a más de 1.500 pacientes por cabeza, incumpliendo la recomendación de la OMS

CentroSaludLasTablas
Centro de Salud Las Tablas. / Comunidad de Madrid

En 2007 Esperanza Aguirre prometía construir 55 centros de salud en su campaña electoral. Han tenido que pasar 15 años para que tres de ellos vieran la luz: el Centro de Salud Navalcarnero II, el Centro de Salud Las Tablas y el Centro de Salud Parque Oeste (Alcorcón). Estos centros, que abrían sus puertas a finales de 2023 impulsados por el gobierno de Isabel Díaz Ayuso y tras una inversión de 22,3 millones de euros, han comenzado a trabajar sin una plantilla suficiente y tirando de la técnica del desdoble de personal: trasladar a profesionales desde los antiguos centros de referencia a estos nuevos. Este jueves y en mesa sectorial, los sindicatos presentes pedían información sobre los desdoblamientos de personal.

Desde CC OO expresan su “oposición” a esta decisión y reclaman que se contrate más personal en atención primaria “para abrir centros que cubran las necesidades urgentes de la ciudadanía”. Sergio Fernández, responsable del área pública de CC OO Sanidad Madrid avisa: están desvistiendo un santo para vestir otro. “Prometen nuevas contrataciones pero son insuficientes porque a su vez hay desdobles”, explica Fernández. Y estos desplazamientos suceden en centros que ya de por sí son deficitarios.

Pone el ejemplo de Las Tablas, donde el nuevo dispositivo se está cubriendo con personal proveniente del Centro de Salud de San Chinarro: “Si tú tienes un déficit de profesionales en centros que atienden a una población elevada y aminoras la plantilla en San Chinarro para trasladarla al nuevo centro de Las Tablas, incrementas la sobrecarga en San Chinarro. Ellos te dicen que se van 30.000 pacientes al nuevo centro pero dejas otros 20.000 en el otro lado”, explica.

Según los datos recabados por CC OO, hacia el Centro de Salud de Las Tablas han sido trasladados cinco médicos, un pediatra, cinco enfermeras, una TCAE y dos auxiliares administrativos desde el Centro de San Chinarro. En Navalcarnero II hay cinco médicos y todos proceden de Navalcarnero I. Y en Parque del Oeste (Alcorcón) hay cinco médicos de familia procedentes del centro de salud Miguel Servet, así como dos pediatras, seis enfermeras, cinco auxiliares administrativos y un celador.

“Han puesto en funcionamiento los centros con el mínimo posible y con alguna contratación puntual. Primero se anuncia, se inaugura y luego se completa”

Mientras tanto, las nuevas contrataciones que se prometen aún no se han realizado, porque están pendientes de negociación en la mesa sectorial, explica Fernández. “Han puesto en funcionamiento los centros con el mínimo posible y con alguna contratación puntual. Primero se anuncia, se inaugura y luego se completa”, relata.

Déficit estructural

Desde CC OO denuncian que la previsión de personal con la que nacen estos centros, una vez estén completados, seguirá siendo insuficiente. “En Las Tablas y con la previsión de personal que hace la consejería ya nace con déficit estructural”, explica Fernández. La dotación anunciada en diciembre por la Consejería era de siete médicos de familia, tres pediatras, diez enfermeras y siete auxiliares administrativos para un centro que atenderá a 30.000 personas. Tanto el personal de enfermería como el de medicina tendrán a su cargo más de 2.000 pacientes por profesional, mientras la OMS recomienda un profesional por cada 1.500 tarjetas sanitarias asignadas. Desde CC OO calculan que serían necesarios 15 médicos, así como otro centro de salud en esta zona.

Situación similar se vive en el resto de centros, donde con la plantilla ideal fijada por la consejería se superarán las 1.500 tarjetas sanitarias asignadas por profesional. “Ahora mismo la atención primaria madrileña sigue estando en la UCI. Hay una situación agonizante y la Consejería de Sanidad siempre hace una huida hacia adelante en lugar de parar y asumir la problemática para cambiar el rumbo. Y esto es intencionadamente, quieren destruir la atención primaria que es la consecuencia de años de recortes”, zanja Fernández.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com

.
También podría interesarte