Ayer en Madrid se protestó por el #tarifazoeléctrico

Ayer en la Puerta del Sol cientos de madrileños protestaron por lo que se ha venido a denominar el #tarifazoeléctrico

Fué una lástima que las nubes dieran paso a la lluvia, y ésta terminara con la concentración que transcurría de manera tranquila…

Para darnos cuenta un poco más de como transcurrió la concentración es mejor recharle un ojo a las fotos, y ver y oir los videos incluidos en estos twits de manifestantes que aquí os insertamos.

https://twitter.com/iDiarioES/status/1401235000662450176


Aquí abajo os incluimos este interesante artículo de Martín Cúneo en elsaltodiario.com sobre el tarifazoeléctrico

PSOE y Unidas Podemos se quedan solos en la defensa del tarifazo eléctrico

Crece la oposición a una nueva factura que pone el foco en las familias —especialmente las más vulnerables— y no en el modelo energético y sus deficiencias. Hoy hay convocadas manifestaciones en decenas de ciudades españolas.

Día 4 del nuevo recibo de la luz. El kilowatio hora en la hora punta cuesta 29,99 céntimos, más que el doble que la media del año pasado. En los tres años que lleva Pedro Sánchez al frente del Gobierno pocas han sido las ocasiones en las que una medida ha despertado una crítica tan unánime y compartida entre organizaciones y partidos de todas las procedencias ideológicas. La nueva tarifa de la luz, que entró en vigor el 1 de junio, después de varios meses consecutivos de incrementos en el precio de la electricidad, apenas ha encontrado apoyos fuera del Gobierno. Las primeras manifestaciones de rechazo fueron convocadas para este sábado 5 de junio a las 18h en decenas de capitales españolas.

En el ámbito de la izquierda, Unidas Podemos se ha quedado sola defendiendo una medida que el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, definió para su escarnio posterior como un “ejercicio de pedagogía”. El eslogan del Gobierno —“ahorrar te será más fácil”— no resulta demasiado creíble cuando el propio ejecutivo confesó que el objetivo de la reforma no es “reducir el precio de la electricidad de manera inmediata”, sino buscar un consumo más eficiente y distribuido para evitar picos y costosas inversiones en infraestructuras.

Pero no es solo un problema de comunicación. Lo que hay detrás es un “tarifazo” en toda regla, que afectará especialmente a los consumidores más vulnerables y beneficiará, sobre todo, a las grandes eléctricas, denuncia Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua. Y este tarifazo no se limita a la reforma que entró en vigor el 1 de junio, sino que viene de antes. Según cuenta a El Salto, el nuevo recibo “va a provocar subidas directas a muchísimos consumidores”, pero a eso se le suma, acusa Sánchez, los incrementos en el precio de la electricidad “que venían planteando las eléctricas desde los meses anteriores de forma ajena al Gobierno”. 

“Cómo mínimo, la CNMC debería anunciar que se han producido precios anómalos e iniciar una investigación, pero hasta ahora no han dicho nada”, señala Rubén Sánchez, de Facua

En mayo, la factura de la luz creció un 45% con respecto al mismo mes de 2020, una subida que solo puede entenderse como una estrategia de las eléctricas para “inflar los precios de forma deliberada”, dice. Un aumento en los precios de la electricidad que fue especialmente “anómalo” en los días previos a la aprobación en el Consejo de Ministros, también el 1 de junio, del anteproyecto que pretende recortar en 1.000 millones los llamados “beneficios caídos del cielo” de las eléctricas. “Cómo mínimo, la CNMC debería anunciar que se han producido precios anómalos e iniciar una investigación, pero hasta ahora no han dicho nada”, señala. El resultado de esta combinación: un “tarifazo brutal” que afectará especialmente a los hogares con menos recursos.

El nuevo recibo, explica Sánchez, solo contempla posibilidades de ahorro para los “consumidores que puedan adaptar sus perfiles de consumo”. Y a mayor nivel adquisitivo mayor capacidad de adaptación, continúa, “porque una familia que tenga en su casa un acumulador eléctrico podrá acumular la electricidad en horario valle para luego utilizarla en el horario punta y llano, pero la inmensa mayoría no tiene acumuladores; también hay muchas familias de bajo nivel adquisitivo que no tienen lavadoras y lavavajillas programables para ponerlas a funcionar de madrugada”. 

Uno de los principales argumentos del Ministerio de Transición Ecológica para defender el nuevo recibo, el hecho de que se reducirá la parte fija de la factura para darle más protagonismo a la parte del consumo, no resulta suficiente para compensar el incremento del precio medio del kilovatio hora que viene con este nuevo sistema. La bajada de la parte fija de la factura es “muy reducida”, se lamenta Sánchez, sobre todo si se tiene en cuenta que durante el Gobierno de Mariano Rajoy esta ya había subido más de un 100%.

“Es hora de que el Gobierno deje de poner el peso de la transición ecológica en los hogares más vulnerables y afronte una verdadera reestructuración del sistema energético”, dice Lorena Cabrerizo, de Anticapitalistas

Lorena Cabrerizo, de Anticapitalistas, señala que esta medida supone “un nuevo incumplimiento del Gobierno de coalición, que “premia a los más ricos y castiga a los que menos tienen”, mientras las ganancias de las grandes eléctricas aumentan: “Es hora de que el Gobierno deje de poner el peso de la transición ecológica en los hogares más vulnerables y afronte una verdadera reestructuración del sistema energético”, dice. Para 2023, prometen acabar con los “beneficios caídos del cielo” de las eléctricas, pero “la realidad es que desde hace dos días estamos pagando un 41% más en nuestra factura”, concluye Cabrerizo.

“La casa por el tejado”

Para la Alianza Contra la Pobreza Energética (APE) el nuevo recibo va a traer “un incremento exponencial de las primeras facturas”. La opacidad del modelo y del sector eléctrico, así como la falta de preparación previa de la ciudadanía y un desconocimiento generalizado sobre el nuevo modelo puede llevar a la paradoja de que los mayores aumentos se den entre las familias más vulnerables. La APE pone un ejemplo sobre el grado de conocimiento de la población sobre elementos básicos del mercado eléctrico: tres de cuatro hogares desconocían hace medio año la diferencia entre el mercado regulado y el mercado libre.

Este previsible aumento en el recibo de la luz en las familias más vulnerables puede derivarse en un aumento de los impagos y de las deudas, algo que puede llevar a que estos hogares “queden aún más desprotegidos” una vez que termine la moratoria de cortes de suministros el 9 de agosto. “También se abre la posibilidad de que muchas familias que han ido pagando sus facturas con apuros no puedan hacer frente a las próximas”, advierten.

Para la Alianza contra la Pobreza Energética (APE) el nuevo recibo va a traer “un incremento exponencial de las primeras facturas”, y con él, un posible aumento de las deudas, los impagos y la desprotección de las familias más vulnerables

La APE sostiene que el nuevo recibo —que persigue disminuir la demanda de electricidad en las horas punta— es claramente discriminatoria ya que se sustenta, en la práctica, en “quienes más difícil lo tienen”: los hogares con más recursos pueden elegir si utilizan los tramos o no, pero en ambos casos podrían pagarlo; las familias vulnerables están obligadas a utilizarlos si no quieren pagar más, una diferencia que podría ser “determinante”, dicen desde APE, en su capacidad de afrontar el pago de los recibos y la continuidad de los suministros.

El ahorro —si no se vuelve a disparar el precio mayorista de la electricidad, claro— es posible con esta nueva estructura del recibo, pero requiere concentrar entre el 40% y el 50% del consumo en el horario valle, es decir, por la noche o los fines de semana. Algo que puede chocar con el hecho de que 64% de la población vive en pisos, recuerdan desde la APE: “Le estamos diciendo a una familia que para ahorrar debe poner la lavadora o el lavaplatos por la noche o los fines de semana sin tener en cuenta la convivencia con el vecindario del bloque y los problemas asociados a los ruidos, pared con pared, suelo con techo. Se trata de la clásica medida tomada en los grandes despachos sin conocer la realidad de los barrios”.

“Quizás el Gobierno debería haber trabajado desde el principio en las  reformas de calado [del sistema eléctrico] antes de situar toda la responsabilidad en la ciudadanía de a pie, que a duras penas va a adentrarse en una nueva crisis socioeconómica a raíz de la pandemia”, dicen desde la Alianza Contra la Pobreza Energética

La nueva factura, denuncia este colectivo, sitúa “gran parte de la responsabilidad en el precio final de las facturas en las familias y no en el modelo energético y sus deficiencias y los periodos horarios no tienen en cuenta la realidad social de la ciudadanía”. Algo que para esta entidad supone “empezar la casa por el tejado”. El Gobierno debería haber comenzado, más bien, con las otras dos medidas que ha anunciado casi al mismo tiempo: terminar con los “beneficios caídos del cielo” de las eléctricas, que podría reducir en un 4,8% la factura eléctrica, o con la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema eléctrico, con el que pretende sacar fuera de la parte fija del recibo 7.000 de los 17.000 millones de costes regulados, algo que abarataría el recibo de la luz. 

“Quizás el Gobierno debería haber trabajado desde el principio en estas dos reformas y preparar otras de calado antes de situar toda la responsabilidad en la ciudadanía de a pie, que a duras penas va a adentrarse en una nueva crisis socioeconómica a raíz de la pandemia”, apuntan.

También podría interesarte