Ana Mª Matute, biblioteca de Carabanchel, que ahorra 11,78% de su energía en 2018

En 2018, las 16 bibliotecas municipales en las que se ha implantado un Sistema de Gestión de la Energía han ahorrado un 11,78% de su energía, unos 425.000 kWh/año, que se traducen en menos emisiones contaminantes y en el ahorro de unos 30.000 euros al año. Por ello, dicho sistema ha obtenido recientemente el certificado del segundo seguimiento del Sistema de Gestión Energética.

Esta iniciativa se enmarca dentro del trabajo en común de dos áreas de Gobierno, Medio Ambiente y Movilidad y Cultura y Deportes, y con la colaboración de los distritos implicados, que han materializado el compromiso con la sostenibilidad a través de la implantación de herramientas de gestión que permiten que sus actividades se desarrollen mediante procesos dirigidos a mejorar el comportamiento y desempeño energético, incluyendo la eficiencia energética y el uso y el consumo racional de la energía.

Las bibliotecas Iván de Vargas (Centro), Eugenio Trías (Retiro), José Hierro (San Blas-Canillejas) , La Elipa (Ciudad Lineal) , Gerardo Diego (Villa de Vallecas), Gabriel García Márquez (Usera), Manuel Vázquez Montalbán (Tetuán), Pio Baroja (Arganzuela), Francisco Ayala (Vicálvaro), Miguel Delibes (Moratalaz), Ana María Matute (Carabanchel), Ángel González (Latina), Mario Vargas Llosa (Centro), Pablo Neruda (Ciudad Lineal), Gloria Fuertes (Barajas) y María Lejárraga (Hortaleza) cuentan con un sistema de Gestión de la Energía conforme a lo establecido por la Norma Internacional UNE-ISO 50001:2011. Así se asegura que todas las actuaciones desarrolladas en estas instalaciones se gestionen mediante procedimientos y sistemáticas basadas en la eficiencia y confort energético.

La implantación de Sistemas de Gestión de la Energía en edificios municipales está contemplado en el los puntos 26 y 27 del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

En el caso de las bibliotecas, la implantación de estos sistemas, además del ahorro económico y de emisión de contaminantes tiene también un componente de sensibilización ambiental ya que, por su uso formativo y cultural, son entornos propicios y adecuados para la difusión de pautas de conductas encaminadas a la enseñanza del ahorro energético.

La gestión eficiente de las instalaciones y edificios municipales es una de las vías mediante las que el Ayuntamiento de Madrid contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la mitigación del cambio climático.

Y tú que opinas de esto...?

avatar
  Suscribir  
Notificar de