Uno de cada dos contratos firmados en abril fue indefinido

«La reforma laboral funciona», afirma Yolanda Díaz sobre el descenso en la temporalidad. El paro registrado se ha situado en 3.022.503 personas, la cifra más baja en un mes de abril desde 2008

La temporalidad tiene menos peso en el mercado laboral. Al menos esa es la conclusión de los últimos datos del paro, facilitados esta mañana por el Ministerio de Trabajo. «Esta es la rueda de prensa que siempre he deseado dar», confesaba Joaquín Pérez Rey, el secretario de Estado de Empleo y Economía Social. El pasado mes de abril se registraron 698.646 contratos indefinidos, lo que supone que uno de cada dos contratos se firmaron con pretensión de durar en el tiempo. Desde el ministerio que dirige Yolanda Díaz atribuyen este logro a la reciente reforma de la reforma laboral, que fue aprobada in extremis en el Congreso a causa de un error en el voto del Partido Popular.

El número de personas en paro registradas en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha descendido en 86.260 respecto al mes anterior. Y respecto a abril de 2021, el descenso ha sido de un 22,71%, aunque hay que tener en cuenta que en aquel mes la pandemia de la COVID-19 aún estaba lejos de estar controlada. Según los últimos datos, el paro registrado se ha situado en 3.022.503 personas, la cifra más baja en un mes de abril desde 2008. «En cierta medida, los datos son espectaculares… o increíbles», declaraba, exultante, Pérez Rey.

¿En qué basaba su júbilo el secretario de Estado? Pues en el carácter de los nuevos contratos firmados. Antes de la reforma laboral, si bajaba el paro era por causas estacionales: camareras en verano, dependientes en Navidad, personal hotelero en Semana Santa… Todos esos contratos tenían fecha de caducidad. Lo que cambia ahora es que casi la mitad de ellos son indefinidos, concretamente el 48,2%. «Piensen que esto es pulverizar una media que históricamente se situaba en el 10%», ilustraba Pérez Rey. «Esto es cambiar el paradigma en nuestro país», declaraba, por su parte, la ministra Díaz en los desayunos de Europa Press. «Aunque soy consciente de que queda mucho por hacer, hemos demostrado que esta reforma laboral funciona».

¿Es posible que esta buena noticia se deba a la impericia del diputado popular Alberto Casero a la hora de emitir su voto? Así parece. «España era un país de contratos temporales, de contratos eventuales, de contratos por obra y servicio donde la contratación indefinida constituía una verdadera extravagancia», explicaba el secretario de Estado. Cuatro meses después de la reforma laboral, se han firmado casi 700.000 contratos indefinidos, que se unen al casi un millón de los formalizados en los tres meses anteriores.

Este tipo de contratos fijos aumenta en todos los sectores, en todas las Comunidades Autónomas, en todos los tramos de edad y entre hombres y mujeres. Especialmente importante es para el grupo de población que de forma tradicional ha sido más golpeado por el paro: los jóvenes. Pero también para ellos hay buenas noticias: entre los menores de 25 años los contratos indefinidos alcanzan el 44%. Por sectores, el desglose también contiene datos excepcionales: en la agricultura hay un salto que va del 3% de contratación indefinida en diciembre de 2021 al 50% en el mes de abril. En la construcción se pasa del 23% de contratos indefinidos de diciembre al 74% en el mes de abril.

Pero las buenas noticias para los españoles no tienen por qué ser buenas noticias para el principal partido de la oposición. La frase acuñada por el ex ministro de Economía Cristóbal Montoro –«Que caiga España que ya la levantaremos nosotros»– sigue marcando la estrategia política del Partido Popular. Si en febrero se opuso a una reforma laboral que contaba incluso con el beneplácito de Ciudadanos y hasta con el de la ex ministra Fátima Báñez, hace una semana rechazó también el plan de medidas urgentes para afrontar las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania.

Aquella negativa implicaba, por ejemplo, que pescadores o camioneros, ya con el agua al cuello por la subida de precios, pagaran más caro el combustible con el que trabajan. ¿Qué valoración hacen ahora de los datos del empleo? Pues, por poner el ejemplo de la Comunidad de Madrid, se atribuyen el mérito de la bajada del paro y si hay algún dato que no les satisface (como el conocido hace una semana en la Encuesta de Población Activa) culpan de él al gobierno de Pedro Sánchez.

Esta postura antisocial, sin embargo, no parece hacer mella en el PP. Según un estudio de la agencia 40dB para El País y la Cadena SER, rozaría la mayoría absoluta gracias al cambio de líder en su formación. Alberto Núñez Feijóo, además, es el político mejor valorado por los españoles junto, precisamente, a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Precaución entre los agentes sociales

Los sindicatos, aunque celebran los datos, temen que esta tendencia se trunque en los próximos meses por la crisis económica provocada por la guerra de Ucrania. «El hecho de superar los 20 millones de personas cotizantes y la reducción del desempleo es algo bueno, pero hay que tener precaución ante la ralentización de la economía en el primer trimestre del año. No sabemos si esto no acabará afectando a la creación de empleo», declaró Unai Sordo, secretario general de CC.OO.

En la misma línea se ha manifestado la patronal a través de un comunicado. En la CEOE también valoran positivamente las cifras del paro, pero advierten de que «la evolución de los datos podría variar en función del crecimiento económico, cuyas expectativas se han corregido a la baja».

Fuente: lamarea.com
Foto: Ministerio de Trabajo

contratos indefinidosrecord cotizantessepeyolanda diaz