Una sentencia anula la licencia de las cocinas fantasma situadas junto al colegio Miguel de Unamuno de Arganzuela

“Las emisiones de humos de las doce cocinas industriales próximos a un colegio público hace extremar el deber de vigilancia municipal” asegura una resolución judicial contundente que invalida la licencia de estas instalaciones en Alejandro Ferrant 8. El fallo todavía no es firme y puede ser recurrido por el Ayuntamiento de Madrid.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha anulado la licencia concedida a unas cocinas industriales ubicadas en la calle Alejandro Ferrant, 8, junto al CEIP Miguel de Unamuno, después del recurso presentado por el Ampa del centro. La sentencia supone un auténtico mazazo para este tipo de establecimientos, ya que el juez es rotundo al afirmar que “es indiscutible que se trata de una actividad industrial, situada en una zona residencial, con emisiones de las cocinas y ruido por el aumento de movilidad, que tiene repercusión en el medio ambiente”.

En el auto, al que ha tenido acceso Somos Madrid, el juez indica que es “indudable” que hay “perjuicios a los vecinos” derivados de la limpieza y tratamientos de residuos; “perjuicios derivados de la contaminación acústica, dado que el proyecto no ha valorado el ruido provocado por los vehículos y o motocicletas destinadas al reparto de comida a domicilio a establecimientos de restauración, comercios y particulares”, y ocasionados por la afección a la movilidad urbana.

“Las emisiones de humos de las doce cocinas industriales próximos a un colegio público hace extremar el deber de vigilancia municipal. Todo ello exige un estudio exhaustivo por la Administración demandada y la adopción, en su caso, de medidas correctoras necesarias”, señala el juez.

El fallo aún no es firme y puede ser recurrido por el Ayuntamiento de Madrid, pero las familias del colegio Miguel de Unamuno y los vecinos de Delicias esperan que el equipo de Almeida “sea responsable y consecuente con la regulación que ha propuesto para este tipo de negocios industriales y que no recurra la decisión de la justicia, ya que esto condenaría a los niños y niñas del colegio y al vecindario a seguir sufriendo por un tiempo prolongado los efectos perjudiciales de esta industria”, aseguran en un comunicado.

Las familias han solicitado una reunión al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, para tratar este asunto y manifiestan “su confianza en que el Ayuntamiento de Madrid acepte y ejecute esta rotunda sentencia”. El consistorio ha seguido concediendo licencias para este tipo de negocios, pese a la moratoria existente. “En caso de que el Ayuntamiento decida recurrir la pesadilla de olores, ruido y tráfico continuará para las miles de familias de Delicias afectadas por la instalación de este negocio industrial, reconocido por un juez como indudablemente perjudicial, al lado de sus casas y del colegio de sus hijas e hijos”, aseguran.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha hecho público el fallo judicial y asegura que con la modificación de la normativa urbanística propuesta por el actual Gobierno de la ciudad de Madrid “estas cocinas tampoco serían legales por ubicarse en una manzana que por norma zonal ya no aceptaría en ningún caso la instalación de negocios industriales en espacios superiores a 350 metros cuadrados”. Según su punto de vista, no podrían solicitar una nueva licencia para instalar este negocio industrial y las cocinas de Alejandro Ferrant estarían obligadas a cerrar de manera definitiva, han asegurado desde la Federación.

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ha celebrado que la justicia ratifique lo que llevaban tiempo diciendo, que “las cocinas fantasmas son peligrosas para la salud”. “El Ayuntamiento tiene la obligación de acatar y quitar esta cocina de una vez. Un alcalde decente no gastaría dinero público en recurrir esta sentencia”, ha aseverado Maestre.

Fuente: SomosMadrid en eldiario.es
Foto: Cabecera de la última manifestación contra las cocinas fantasma en zonas residenciales | Somos Madrid

Arganzuelacocinas fantasmaColegio Miguel Unamunosentencia