Una de las mayores gestoras de fondos admite los daños del capitalismo a la sanidad, educación o cambio climático

La suiza Pictet predice una mayor intervención de los gobiernos en la economía durante la próxima década como consecuencia de las crisis de los últimos años

La suiza Pictet, una de las mayores gestoras de fondos de inversión del mundo, reconoce, en las perspectivas para la próxima década de su división de banca privada, los daños del capitalismo en la sanidad, la educación y su impacto en la aceleración del cambio climático o en una mayor desigualdad.

Pictet WM publicó este martes la décima edición de “Horizon”, un informe de previsión global a 10 años, en el que, entre otras tendencias, predice el regreso del “gran gobierno”, según lo denomina. Es decir, de una década de mayor intervención pública en la economía, favorecida por “las sucesivas crisis”.

Más intervención estatal tras la pandemia

“La pandemia ha obligado a los gobiernos a intervenir, restringiendo las libertades económicas y sociales en interés de la salud pública”, explicó en la presentación del informe Christophe Donay, director de asignación de activos e investigación macro de Pictet WM, quien advirtió de que “la probabilidad de que los gobiernos continúen interviniendo es uno de los principales factores que consideramos en las previsiones a largo plazo”.

“El sistema económico capitalista ha generado externalidades negativas: cambio climático, obstáculos para una atención sanitaria de primera clase, eficacia decreciente de los sistemas de educación públicos y desigualdades en el reparto de renta y riqueza”, recalca el informe de la gestora de fondos de inversión con sede en Ginebra.

Por estas razones, proyecta “el regreso del gran gobierno”. Y, según añade, “la necesidad de la transición ecológica y la confrontación geopolítica también favorecen la intervención estatal”.

Julien Holtz, economista de mercados emergentes de Pictet WM, incidió en la misma presentación en que este regreso del “gran gobierno” podría estar “en cierto modo relacionado con el populismo”, que “aumenta la deuda y la regulación y reduce las expectativas de rentabilidad [financiera] y crecimiento a largo plazo”.

Pictet aborda otros grandes temas de cara a los próximos años. Por una parte, una ola de gran de innovación. “La revolución tecnológica ha alcanzado madurez y una nueva ola de innovación puede estar a un par de años vista”, reflexiona.

Una mayor inflación estructural

Por otro lado, un periodo de “inversiones para hacer frente al cambio climático”, que “deben impulsar el crecimiento a largo plazo”. Por último, observa “una mayor inflación estructural”. 

“Tras cuatro décadas de inflación en constante declive, la aceleración de precios que comenzó a mediados de 2020 por desequilibrios temporales de oferta y demanda esconde una dinámica estructural”, detalla la gestora de fondos de inversión.

Nadia Gharbi, economista para Europa de Pictet WM, ha comentado —también en la presentación del informe— que, efectivamente, “hay factores cíclicos que favorecen una mayor inflación, incluyendo la normalización de los servicios tras la pandemia, aumento de los costes de la energía y materias primas y exceso de demanda con el apoyo gubernamental”.

“Además, la guerra de Ucrania tiene efecto inflacionista, sobre todo en Europa. A corto plazo genera incertidumbre y a largo plazo puede afectar al crecimiento económico, con mayor gasto en defensa y energía, a nivel de países y de la Unión Europea, en su intento de ser independiente energéticamente, lo que se puede traducir en mayor deuda pública”, concluye el informe de Pictet.

Fuente: Daniel Yebra en eldiario.es
Foto: CC BY-SA 3.0, commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=243386

daños del capitalismo en el cambio climaticodaños del capitalismo en la educaciondaños del capitalismo en la sanidadinflación estructuralPictet