Un pabellón del Zendal no reúne las condiciones de seguridad necesarias, según CC OO

Cables de electricidad expuestos o antiguos desagües de WC al aire. Un equipo de inspección del sindicato ha detectado graves deficiencias en la instalación improvisada de puestos de vacunación en el pabellón tres del madrileño hospital de pandemias.

La improvisación llega de nuevo al madrileño Hospital Enfermera Isabel Zendal, la apuesta de Isabel Díaz Ayuso para sofocar la pandemia. Según denuncia CC OO, el pabellón tres del complejo hospitalario se ha desmantelado con urgencia para acondicionarlo como un centro de vacunación.

En la tercera visita que realizan los delegados de CC OO a las instalaciones del Hospital, y en la primera al pabellón tres, han encontrado que no reúne las mínimas condiciones de seguridad ni para pacientes ni para trabajadores, y así lo han denunciado al coordinador del hospital, Javier Marco. “Se han relacionado graves deficiencias como: cables de electricidad expuestos, tuberías de agua seccionadas y a media altura, cajas de jeringas apiladas en el suelo, extintores en el suelo o antiguos desagües de WC al aire”, denuncian.

“La estructura estaba acondicionada para ser zona de hospitalización y han puesto unos paneles de madera con unos soportes con los que la gente puede tropezar. Han montado una estructura de forma rápida sin valorar los riesgos para los trabajadores y para los pacientes”

“Ayer hicimos una visita a unos puestos nuevos en el pabellón tres. La estructura estaba acondicionada para ser zona de hospitalización y han puesto unos paneles de madera con unos soportes con los que la gente puede tropezar, tuberías al aire libre… Han montado una estructura de forma rápida sin valorar los riesgos para los trabajadores y para los pacientes”, denuncia Jesús López, delegado de CC OO Sanidad Madrid.

Las instalaciones, que hasta hace poco eran intransitables para los sindicatos, han abierto sus puertas a las visitas sindicales desde hace unas semanas. “Llevamos tres semanas entrando. Antes no nos dejaban. Como mucho a una salita para que algún afiliado o algún trabajador pudiese hablar con nosotros, pero no podíamos acceder a sus puestos de trabajo”, explica López.

Ayer encontraron puestos de trabajo que consideran inadecuados. “La zona que utilizan para descansar, tiene la mesa al lado de un cuadro eléctrico lleno de cables y al lado de una tubería donde había un WC. Las estanterías no están ancladas, hay muchas cajas por el suelo y cualquier fuga de una tubería las mojaría. Además, los contenedores de riesgo biológico no están separados, están al lado de todo el material fungible, jeringas, guantes…”, describe López.

“Llevamos tres semanas entrando. Antes no nos dejaban. Como mucho a una salita para que algún afiliado o algún trabajador pudiese hablar con nosotros, pero no podíamos acceder a sus puestos de trabajo”

Para los pacientes, asegura el delegado sindical, el mayor riesgo es la intimidad ya que “no hay ni siquiera biombos”. “Una mujer que tenga que destaparse el hombro para recibir la vacuna y tenga que quitarse la camiseta y quedarse en sujetador puede ser vista por otros pacientes”, alerta.

Para los pacientes, asegura el delegado sindical, el mayor riesgo es la intimidad ya que “no hay ni siquiera biombos”. “Una mujer que tenga que destaparse el hombro para recibir la vacuna y tenga que quitarse la camiseta y quedarse en sujetador puede ser vista por otros pacientes”, alerta.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Fotos: Álvaro Minguito

chapuzasHospital Isabel Zendalimprovisacioninseguridadzendal