Un 41% de los inquilinos paga alquileres excesivos

  • Unos 3 millones de inquilinos pagan un alquiler abusivo, es decir, supone más de un 30% de sus ingresos
  • Esto supone que tengan dificultades para abordar el resto de los gastos básicos, que van desde la calefacción hasta los gastos de los niños
  • En 2019, la mitad (48%) de los hogares cuya persona de referencia tiene menos de 30 años vive de alquiler a precio de mercado

Hay una generación que aún no ha salido de la crisis de 2008 y para la que la precariedad es una rutina. No conocen otra cosa que no sea paro, contratos temporales, bajos salarios o responsabilidades excesivas y no pagadas. Esa generación ha sufrido otro golpe esta semana con el borrador de la nueva Ley de Vivienda en la que no se fija un tope en la subida de los alquileres.

Los números ayudan a dibujar la magnitud del problema. El 41% de los inquilinos e inquilinas soporta un alquiler excesivo, según el informe ‘La vivienda del alquiler en España’  del sindicato CCOO. Es decir, dedican más del 30% de sus ingresos al alquiler. “A partir de esa cantidad, hay un esfuerzo excesivo que pone en riesgo hacer frente a otros gastos necesarios para subsistir”, explica Luis Zarapuz, miembro del Gabinete Económico de las Comisiones Obreras.

Cuando un sueldo de 1.000 euros destina más de 300 euros al alquiler, comienza a correr el riesgo de poder pagar otras facturas, como la calefacción en invierno, la luz, la comida, los gastos de los niños o cualquier imprevisto que pueda surgir. En zonas tensionadas como Madrid, ese máximo es el precio de una simple habitación en el centro de la ciudad.

No es un problema aislado. En el informe ‘La vivienda del alquiler en España’  se cifran en 3 millones de inquilinos aquellos que pagan un alquiler abusivo en España y advierte de que puede agravarse con las crisis sanitaria y económica de la covid-19. Según el documento, dos de cada tres personas que residen de alquiler se concentra en cuatro comunidades: Cataluña (23%), Madrid (18%), Andalucía (13%) y Comunidad Valenciana (10%).

El informe se publicó antes de que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, propusiese esta semana bonificar hasta en un 90% los alquileres en zonas tensionadas si el propietario rebaja el precio al menos un 10%. Aún así, el citado documento refleja una desigualdad entre los inquilinos y los propietarios: “Los propietarios arrendadores tienen ingresos superiores al resto de la población (el 51% de los arrendadores gana más de 40.000 euros al año) y sufren un riesgo de pobreza muy inferior”.

Los jóvenes, los más afectados

El problema de la vivienda en España es estructural. En lugar de un derecho ha sido tratado por los poderes públicos españoles como un bien de consumo hasta el punto de convertirlo en una “de las piedras económicas del sistema económico”. “Por eso hay resistencias. Está muy vinculado a decisiones políticas, recalificaciones, etc”, aun así no entiende que los “partidos de izquierdas” que representan a los trabajadores no se pongan del lado de la mayoría social.

El informe cita la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), que cifra en 76% de los hogares reside en viviendas de propiedad, el 15% de alquiler a precio de mercado, el 3% de alquiler inferior al precio de mercado y el 6% en cesión gratuita. Sin embargo, la imposibilidad de acceder a una hipoteca y, por tanto a una vivienda en compra han hecho que el alquiler gane peso entre la población joven: “En 2019 la mitad (48%) de los hogares cuya persona de referencia tiene menos de 30 años vive de alquiler a precio de mercado, el 4% de alquiler inferior al precio de mercado, el 23% en cesión y solo el 25% en propiedad. Entre los hogares encabezados por personas de 30 a 44 años, un tercio ya reside de alquiler”.

Por ello, la parte juvenil del sindicato, Jóvenes CCOO, lanzó este lunes una campaña en la que pide al Gobierno una regulación de la vivienda para la mayoría social.

Y los que se quedan fuera

“El mejor convenio colectivo es regular el precio de la vivienda y garantizarla”, explica Luis Zarapuz. En los últimos años, los ciudadanos se han tenido que enfrentar a estos precios en la vivienda con salarios que se han visto congelados o han tenido subidas mínimas. El resultado es que no solo hay  inquilinos que viven agobiados, también hay otros que se quedan sin el acceso a la vivienda.

De hecho, desde Jóvenes CCOO recuerdan que las personas de entre 16 y 29 años lleven liderando la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social en España desde el año 2012 (31,7% frente al 25,3% del conjunto de la población”.

En este mercado, son muchos los que se quedan fuera, entre ellos, los jóvenes, que no pueden abandonar el hogar familiar hasta pasados los 29 años, lo que implica un retraso en todos sus proyectos vitales. La covid-19 puede agravar la situación. El Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España observó en el primer semestre de 2020 que la tasa de emancipación residencial de la población joven en España “se redujo en 1,3 puntos porcentuales, pasando del 18,7% al 17,3%, el peor dato desde 2001″, tal y como recuerdan Jóvenes CCOO en el comunicado de la campaña.

En la pirámide del problema de la vivienda, la estimación de más de 32.000 personas que sufren  sinhogarismo.

Fuente: cuartopoder.es

#ViviendaXDerechoalquileresinquilinosley de la vivienda