“Para la privada, nada, nada, nada”, gritaba una veintena de colectivos frente al centro de vacunación de El Corte Inglés

“Fuera las empresas de la sanidad”. Un grito unánime de medio centenar de activistas ha reclamado el refuerzo de la atención primaria ante la colaboración-público privada que ha impulsado la presidenta regional, Díaz Ayuso, para inocular dosis contra el covid-19 en centros privados.

Escrache al centro de vacunación de El Corte Inglés en Madrid

“Fuera las empresas de la sanidad”. “Es un derecho, no un negocio”. “Para la privada, nada, nada, nada”. Con estas proclamas, medio centenar de activistas en un espacio angosto acotado por un furgón policial y ubicado frente al centro de vacunación de El Corte Inglés han denunciado hoy la “privatización encubierta” de la administración de dosis contra el covid-19. Convocados por una veintena de colectivos han sacado pecho en favor de la atención primaria frente al centro comercial, estandarte de la colaboración-público privada que ha impulsado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, para vacunar en centros privados.

Desde el pasado lunes 5 de julio las sedes de Acciona, Grupo Santander y El Corte Inglés están suministrando parte de las vacunas que tiene asignadas la Comunidad de Madrid, autonomía que es colista en porcentaje de vacunación. Según los datos del Ministerio de Sanidad, a 6 de julio, esta comunidad solo ha administrado el 81,7% de las dosis que dispone y cuenta con casi 1,4 millones de unidades guardadas.

Madrid, colista a escala nacional, solo ha administrado el 81,7% de las dosis que dispone y cuenta con casi 1,4 millones de unidades guardadas.

Los colectivos se quejan de que se desconoce la letra pequeña del acuerdo alcanzado. “Ahora sabemos por qué estaban almacenando 1,4 millones de vacunas, era para esto. Capacidad para poder vacunar en el servicio público sanitario hay más que de sobra, lo que no hay es voluntad por parte de los partidos políticos que están actualmente apoyando el gobierno de la Comunidad de Madrid”, expresa Joaquín Villena, de la Plataforma de Centros de Salud de Madrid y en representación de todos los colectivos presentes, entre ellos asociaciones sanitarias, vecinales, sindicatos y partidos políticos.

“Y aunque fuera gratis, el marketing que esto les supone a las empresas privadas ya les sale rentable”, expresa Joaquín Villena, de la Plataforma de Centros de Salud de Madrid

“No vamos a parar hasta que se dé cuenta la administración de que lo está haciendo mal. Pero el objetivo de estas concentraciones es que la población sepa que están pagando el doble por una cosa que ya tenían pagada dentro del sistema sanitario”, recalca Villena quien insiste en que este servicio suministrado por El Corte Inglés no es gratis. “Y aunque lo fuera, el marketing que esto les supone a las empresas privadas ya les sale rentable”.

A su lado, Fuensanta Abad, de Unidas Podemos, insiste en que la parte negativa del marketing se la lleva la sanidad pública. “La atención primaria está solicitando vacunas y no se las dan, están, retenidas. Mientras, la gente ve que en la pública cuesta mucho tiempo conseguir la cita y en las instalaciones de El Corte Inglés te la dan enseguida, pues se van a El Corte Inglés. Así se va deteriorando la imagen de la pública y se va favoreciendo a las empresas privadas”, afirma.

“No estamos aquí para oponernos a que haya más puntos de vacunación, sino para denunciar que no hay más porque la consejería decidió limitarla en la red de más de 200 centros de salud de atención primaria, y no aceptó la oferta de vacunación de los Centros Municipales de Salud Comunitaria”, declara Javier Segura, vicepresidente de la Asociación Madrileña de Salud Pública (Amasap). Para Segura, no reforzó los recursos de la red de atención primaria , bajo el argumento de que no había profesionales disponibles , pero, sin embargo, “las empresas privadas que ahora se permiten vacunar no han tenido problemas para contratar enfermería”.

Javier Segura, de Amasap, denuncia la creación de una  “agenda oculta” por parte del gobierno regional para “restar protagonismo a la atención primaria, desviando sus funciones a la sanidad privada”

Agenda oculta

Segura incide en la creación de una  “agenda oculta” por parte del gobierno regional para “restar protagonismo a la atención primaria, desviando sus funciones a la sanidad privada, incluso ahora a empresas comerciales ajenas al sector sanitario”, en su “afán de estrechar el campo a la sanidad publica y aumentar el mercado de la sanidad privada”, con el aumento del 40% en la contratación de seguros privados.

“Hemos hecho preguntas por escrito en la Asamblea de Madrid para saber cómo se paga este acuerdo público-privado pero tardan semanas en responder y hay opacidad”, expresa Diego Figuera, de Más Madrid

El diputado de Más Madrid, Diego Figuera, presente en la concentración, ha afirmado que desde su formación ya han pedido cuentas a la Asamblea de Madrid para conocer los pormenores del acuerdo público-privado alcanzado con las empresas. “Hoy presentamos una Proposición No de Ley (PNL) por la atención primaria y ya hemos presentado preguntas por escrito en la Asamblea de Madrid para saber cómo se paga. Pero hay opacidad y cuando hacemos una petición de información, o tardan dos o tres semanas en responder, y a veces más, o la información luego es tan escueta que realmente no nos podemos enterar. Pero vamos a insistir en pedir los contratos, si los hay, porque sabemos claramente que al final estas cosas no son gratis”, advierte.

Lo único que se sabe es que el acuerdo, enmarcado en el Plan Sumamos de la Fundación CEOE, posibilita a las empresas inocular entre 25.000-30.000 vacunas a la semana durante los meses de julio y agosto, empezando por la plantilla y siguiendo por la ciudadanía en su totalidad.

Una iniciativa que presentaba Díaz Ayuso el pasado 30 de junio en un foro de El Economista, presumiendo de un modelo “reconocido en todo el mundo” en el que se hacía compatible “la salud y la economía”.

Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com

Fotos: Montaje con fotos de Rodrigo Minguez

Comunidad de Madridconcentracionesel corte inglesescracheprivatizacion sanidadvacunación